Convento Jerusalén y Linterna reciben los premios a la tradición valenciana

Convento. La directiva de la falla con el director de Marketing de LAS PROVINCIAS, Carlos Rial. :: torres/
Convento. La directiva de la falla con el director de Marketing de LAS PROVINCIAS, Carlos Rial. :: torres

Las dos comisiones agradecen el reconocimiento de LAS PROVINCIAS por tener las mejores fallas costumbristas

IRENE CALVO

En las comisiones de Convento Jerusalén y Linterna-Na Robella costaba ayer distinguir si había más alegría o agradecimiento durante el acto de entrega de los premios de la sexta edición del concurso a la tradición valenciana, que impulsa el diario LAS PROVINCIAS.

La falla grande de Convento Jerusalén, que lleva por lema 'El millor el meu', fue la ganadora del primer galardón, que supone la entrega de un estandarte y un cheque de 1.500 euros, por contar con un detallado monumento que tiene como piezas centrales figuras que recrean a la perfección la típica relación entre una abuela y su nieto.

Tras recibir el reconocimiento, el presidente de la comisión, Santiago Ballester, expresó su «satisfacción» por haber conseguido un premio con el que «estábamos muy ilusionados» porque «el monumento encaja a la perfección con la filosofía del concurso con ese lema de 'El millor el meu'». Y es que para este presidente de Especial, el premio del diario es «muy importante», razón por la que no dudó ayer en revelar la intención de la comisión de seguir trabajando intensamente para conseguir de nuevo este mismo reconocimiento en futuras ediciones. La entidad ya lo logró el pasado año cuando se alzaron con el galardón que otorgó LAS PROVINCIAS en su 150 aniversario.

Del mismo modo, sonriente y «muy feliz» se mostraba ayer la fallera mayor de Convento, Esther Alcalá, por ser los agraciados de un premios «que no esperábamos, pero que nos hace mucha ilusión». Sobre todo después de que la estructura de la comisión se quedara rozando el oro, algo que sorprendió a la representante de Convento porque «tenemos la falla más bonita de toda Valencia y la mejor pintada».

El monumento, con otras referencias costumbristas de la cultura valenciana, como escenas dedicadas a las fiestas fallas y a los problemas de la ciudad, nació de la mano del artista Pedro Santaeulalia, que cierra este ejercicio su ciclo en la comisión fundada en 1893.

Emoción con el accésit

La falla Linterna-Na Robella recibió ayer también su reconocimiento, que cumple 135 años, pero en su caso además del estandarte un cheque valorado en 500 euros al haber sido la agraciada con el accésit de la sexta edición del concurso a la tradición valenciana de LAS PROVINCIAS.

La falla infantil de esta comisión, que lleva por lema 'Els bults de San Vicent', cautivó al jurado pese a estar en quinta categoría y competir con las grandes, por presentar una temática eminentemente valenciana. La estructura recrea el bautizo de San Vicente y contiene 'ninots' tan costumbristas como los típicos padrinos roñosos de las ceremonias.

Para el presidente de esta comisión, Francisco Maestre, ser los ganadores de este accésit «es importantísimo porque para nosotros es la primera vez que hacemos una falla temática sobre cuestiones valencianas».

Además, Maestre expresó su emoción por recibir el reconocimiento de «un periódico decano de la región valenciana, que es una seña de identidad y trabaja por el fomento de la labor fallera».

Otro tanto indicó la fallera mayor, Alicia Quiles, aunque los que más ilusionados estaban ayer en el acto de entrega fueron los máximos representantes infantiles de la comisión. La fallera mayor infantil, Carlota Rosilla, señaló que «es una alegría porque es mi fallita y tener premio me ha encantado». El presidente infantil, Samuel Ventura, también estaba contento «porque es el primer premio que recibo».

 

Fotos

Vídeos