Almirante se abona al indulto

La comisión saca por la puerta grande el ninot indultat de este año./
La comisión saca por la puerta grande el ninot indultat de este año.

Una escena costumbrista de un abuelo con su nieta conquista el favor del público, al igual que la figura de Convento que quedó en segundo lugar

ISABEL DOMINGO

valencia. Si hay un nombre propio en la historia de la Exposició del Ninot, ese es el de Manolo Algarra. El artista logró ayer su cuarto ninot indultat con Almirante Cadarso-Conde Altea, lo que les convierte en un tándem imbatible pues los cuatro indultos han sido con esta falla. Y en seis años, por cierto.

Y si el año pasado Algarra logró un doblete histórico, pues obtuvo la plata de los ninots más votados con Maestro Gozalbo, este ejercicio lo ha rozado, ya que su creación para esta comisión que milita en Primera A ha quedado en tercer lugar.

Más datos para la historia: al igual que el ejercicio anterior, un abuelo con su nieta (en 2015 fue una abuela en la cocina con un nieto) logra el cariño del público que ha visitado la Exposició del Ninot y que ha decidido salvarlo de las llamas con 9.044 votos, 1.400 más que la comisión que quedó segunda, Convento Jerusalén.

Fue precisamente cuando el secretario general de la Junta Central Fallera, Pepe Martínez Tormo, pronunció el nombre de esta última comisión el momento en que los gritos de júbilo y los aplausos resonaron en el Museo de las Ciencias, ya que miembros de la comisión de Almirante Cadarso estaban en la misma sala en la que se leyó el resultado. No las tenían todas consigo (de hecho, el artista no quiso acudir al acto para conocer en directo el veredicto) pero en el ambiente sonaba el nombre de Algarra.

En realidad no hubo sorpresas en las votaciones, si acaso el orden, pues tanto las dos figuras de Algarra como las de Na Jordana (cuarto puesto) y Convento estaban en las quinielas para ser indultadas por el público.

Lo reconocía el propio presidente de la falla Almirante Cadarso, Vicente Fuster, que reconoció que tenía «tres rivales importantes para competir» y agradecía a las personas que han votado «su cariño hacia nuestra figura».

Raíces valencianas

La escena, de carácter costumbrista, representa a un labrador valenciano que toca la guitarra mientras su nieta, apoyada en una rodilla, lo escucha atentamente. Próximo a la otra rodilla, un perro. La figura, además, está situada debajo de una parra y junto a una pared pintada de blanco. Ternura y raíces valencianas a partes iguales para el ninot indultat de este ejercicio que podrá verse desde hoy en la falla que lleva por lema 'Festum Bacchus' (compite en la sección Especial) y, posteriormente, en el Museo Fallero.

Preguntado por si hay que apostar por una escena costumbrista para triunfar, Fuster no tuvo dudas. Fue rotundo (y sincero) al afirmar que sí, que es lo que el público quiere. «El ninot que opta a indultat siempre es la pareja de abuelos, de niños, de valencianos... Nosotros hemos apostado por un tema así pero también Convento y Na Jordana, con una pareja muy parecida. Es el tema que el público más vota y nosotros hemos optado por traer un ninot de esas características».

Muy emocionado, el presidente de Almirante, que reconoció vivir «sensaciones muy agradables», insistió de nuevo en la competencia existente este año y quiso felicitar a Convento, Na Jordana y Maestro Gozalbo «porque han sido dignísimos rivales y sus ninots valían tanto como el nuestro. Pero alguien tenía que ganar».

Y aprovechó que pasaba por allí el presidente de Convento, Santiago Ballester, para fundirse en un emotivo abrazo y trasladarle la felicitación por el segundo mejor ninot. «Es buen amigo y compañero de fatigas», decía Fuster sobre Ballester. El presidente también apuntó otro hándicap al destacar «la dificultad del cambio de sitio», por lo que «no podíamos saber qué iba a ocurrir con escenario y público distintos».

De hecho, ante la expectación generada durante la lectura del veredicto, algunos visitantes nipones decidieron quedarse y compartir la fiesta con las comisiones que acudían a recoger sus ninots. En el caso de Almirante Cadarso, la entrega del reconocimiento de manos del concejal de Cultura Festiva, Pere Fuset, y de la fallera mayor, Alicia Moreno, estuvo amenizada por el pasodoble 'Valencia'.

Exultante estaba también la fallera mayor de Almirante, María Ángeles Ortiz, quien aún no se creía haber conseguido el ninot indultat. «El momento de ver en la pantalla nuestro nombre ha sido muy grande», aseguró e invitó a los valencianos a visitar la falla tras el castillo de fuegos. «Estamos muy cerca y no hay excusa», sonrió.

Fotos

Vídeos