Las mujeres se reivindican

Debate fallero organizado por el PSPV. / irene marsilla
Debate fallero organizado por el PSPV. / irene marsilla

Cuestionan la escasa participación de las falleras mayores y la desigualdad en altos cargos en la primera jornada de debates

MAR GUADALAJARA

valencia. «Tenemos una clara desventaja porque nuestra función es representativa y en está fiesta impera una exigencia protocolaria», argumentó ayer Pepa Esbrí, de la falla Els Somnis, que ejerció de presidenta y fue corte de honor.

Esbrí junto a Xelo Salavert, presidenta de l'Antiga de Campanar; Estefanía de Julio, ex-vicepresidenta de la Junta Central Fallera; Julio Torras, de la falla Sant Marcelí; y Rafa Martí, presidente de la falla El Cid, fueron los encargados de abrir la segunda edición de 'Las Fallas a debate', organizadas por el grupo PSPV.

El papel de las falleras mayores fue uno de los temas más controvertidos de esta mesa de discusión, ante los representantes de diferentes comisiones y participantes de la fiesta. Los ponente criticaron la escasa voz que se les otorga a las máximas representantes en los actos institucionales. «El rol de las falleras aún está en cuestión, pueden decir algo más que un discurso cerrado o un 'gracias' y un 'adiós', debemos dejar que expresen su opinión», cuestionó Esbrí, que recibió réplica de algunos de los asistentes que se mostraban su disconformidad con esta idea porque «podrían politizarse las fiestas», tal como alegaron.

Solo el 12% de las presidencias son mujeres y únicamente son mayoría en las secretarías «Hay que escuchar las preocupaciones reales de los falleros», afirma la socialista Sandra Gómez

Xelo Salavert, como presidenta junto con Rafa Mengó y Quique Soler, introdujo en el debate otra de las preocupaciones: la desigualdad en los altos cargos de las comisiones. Sólo el 12% de las presidencias son mujeres y únicamente aumenta su representación en las secretarías, donde son un 67%.

«Yo he tenido que lidiar con obligaciones con las que no cuentan los hombres, la conciliación es una de las causas de la escasa presencia femenina, hacen falta referentes para que en las asambleas empiecen a sentarse también mujeres», argumentó Salavert, poniéndose a sí misma como ejemplo».

Por su parte, Pepa Esbrí se mantuvo en su postura: el protocolo y la tradición son la barrera que nadie quiere traspasar. «Si una fallera desfila junto a una presidenta el dilema sería, cómo vestimos a esa niña', y además sería criticado porque no quedaría estético. Esa tradición es lo que nos impide avanzar», explicó.

«La pregunta no es qué podemos hacer para animarlas sino qué nos está impidiendo acceder», matizó Estefanía de Julio.

Sandra Gómez, secretaria general del PSPV, destacó la importancia de estos debates para «hacer unas fiestas mejores y escuchar las preocupaciones reales de los falleros», pero estás jornadas han sido criticadas por el PP, que las ve «con un evidente carácter electoral». Les acusa de «haber estado cuatro años poniéndose de perfil y obviando las fiestas y ahora las están descubriendo».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos