Laura Bennasar, corte de honor de la fallera mayor: «Soy una apasionada de la fiesta y capaz de transmitirlo a la gente»

Laura Bennasar (derecha) con Celia Vicedo./ irene marsilla
Laura Bennasar (derecha) con Celia Vicedo. / irene marsilla

25 años | Falla Rodrigo de Cepeda | Enfermera

Lola Soriano
LOLA SORIANO

Laura le dijo a su madre de pequeña que quería que le apuntaran a la comisión de una amiga y vive al máximo cada acto fallero. Esta enfermera tiene muchas ganas de vivir en persona la crida.

-¿Cuántos años pertenece a su comisión y por qué se apuntó?

-Mi abuela y madre fueron falleras. En mi colegio había una compañera que era fallera mayor infantil y yo le dije a mi madre que me quería hacer fallera. Al final nos apuntamos los cuatro de casa.

«He jugado muchos años al balonmano en Algirós»

-¿Cuántos trajes se hizo como fallera mayor?

-Me hice cuatro completos y me adapté a una falda un corpiño y a un cuerpo otra falda. Soy más de colores oscuros. Aposté por un burdeos, un gris, verde y me hice uno blanco porque me hacía ilusión.

-¿Su madre fue fallera mayor?

-Sí. Nos apuntamos entre 2002 y 2003 y ella fue fallera mayor en el año 2007.

-¿Qué le gusta más de su oficio de enfermera?

-A mí, tratar a la gente y cuidar a las personas. He trabajado con personas mayores y con niños y ambos son los extremos de la vida más necesitados. Las personas mayores son muy agradecidas.

-¿Cómo combinará el trabajo con el cargo?

-Hablé con mi jefa de este tema y me dijo que cuando tuviéramos que cruzar el puente ya hablaríamos y ya lo estamos cruzando. Estamos barajando posibilidades.

-¿Quiere ser fallera mayor? ¿Qué cualidades tiene?

-Me encantaría. Y soy una persona empática, muy cercana, realista y una apasionada de la fiesta. Soy capaz de transmitirlo a la gente que me rodea y logré este año que hasta mis amigos se hicieran falleros.

-¿Sabe idiomas?

-Sí, me manejo en valenciano y también en inglés.

-Dígame sus aficiones de ocio y deporte.

-He jugado a balonmano desde pequeña, en el club Balonmano Algirós, pero estos años por trabajo no lo he podido compaginar tanto, pero sigo fiel. Y de ocio, me gusta mucho viajar y la gastronomía.

-¿Cuál es su plato preferido?

-Mi plato preferido es un bocadillo de lo que sea.

-¿Qué cambiaría de las Fallas y qué mejoraría?

-Yo no cambiaría nada, pero me gustaría promover que más valencianos conozcan la fiesta y también lograr que todos los valencianos se apunten falleros.

-¿Está la mujer bien representada en la fiesta?

-Yo creo que sí. D0e hecho somos 13 mujeres y 13 niñas las embajadoras de la fiesta, pero igual más mujeres deberían de animarse a ser presidentas en las comisiones.

-Último viaje que ha hecho y un libro...

-Este verano fui a pasar un día a Formentera. Cogimos un ferry y contratamos una moto y vimos playas como Ses Illetes, que es un lugar espectacular. Y el último libro que me he leído es el de la trilogía de Baztán, pero el que más me ha marcado en la adolescencia es el de 'Memorias de Idhún'.

-¿Tiene raíces en otra ciudades?

-Sí, muchas. Mi abuelo era mallorquín, pero como era militar y lo destinaron a Madrid, allí conoció a mi abuela. Mi padre nació en Asturias, pero ha vivido en Madrid y por temas de la Facultad se vino a Valencia. Mi madre es valenciana, pero su padre era aragonés.

-¿Qué acto tiene ganas de vivir?

-La crida porque debe ser brutal estar en las torres de Serranos con miles de falleros esperando que digan que estamos ya en Fallas. Siempre llevo el blusón y en la comisión uno coge el bombo, otro la trompeta y yo siempre llevo el altavoz para poder cantar y animar.

Más noticias de las Fallas 2019

Fotos

Vídeos