La Junta identificará a la corte antes de salir al escenario tras el error de la Fonteta

Las elegidas de la corte de honor./Jesús Montañana
Las elegidas de la corte de honor. / Jesús Montañana

Tendero, joven que accedió al creer oír su apellido, dice que «no hay nadie que saque a la candidata» que coincide con el nombre

Lola Soriano
LOLA SORIANO

En la gala de Fonteta nadie pudo poner freno a la cadena de errores que hizo que una candidata subiera al escenario al creer oír su nombre por la coincidencia del nombre y el parecido del apellido. Unos dicen que dentro no se escuchaba el veredicto por los gritos de las preseleccionadas. Otros explican que el sonido no fue bueno y que dentro no hay altavoces o que la lectura del fallo, con el parón al decir el apellido, trajo confusión en la sala de espera. Lo que sí se puede afirmar es que no había nadie de la organización de la Junta Central Fallera que comprobara la identidad de las elegidas antes de subir al escenario.

En la Junta explicaron que siempre se había hecho así, pero tras el error registrado por primera vez en la historia de las Fallas -ya que salió una chica que no correspondía y se tuvieron que esperar al final del himno para corregir el fallo-, la Junta anuncia que tomará medidas.

El concejal de Cultura Festiva, Pere Fuset, se reunió ayer de urgencia con su equipo, y anunciaron que «se comprometen a minimizar cualquier incidencia futura, contando con la colaboración directa del jurado y la asistencia notarial para una verificación de la identidad de las candidatas previa a su salida al escenario».

Desde la delegación de Festejos justificaron que nunca han tenido una copia del veredicto porque sólo tienen conocimiento del mismo el jurado, el notario y el secretario general cuando abre el sobre. Tanto el secretario general de la Junta, Ximo García, como desde Protocolo explicaron que siempre se ha hecho así para primar la custodia del secreto.

Ahora detallan que serán el jurado y el notario, de cara al próximo año, los que verificarán la identidad. Como explicó ayer el concejal Pere Fuset, de esta manera, «se continúa respetando la confidencialidad y que nadie conozca el resultado más que ellos».

Los organizadores también estudiarán la opción de poner más altavoces dentro, para que las candidatas lo escuchen mejor.

En la Junta recuerdan que el secretario general leyó los nombres correctos, pero «ante la similitud de los nombres y apellidos -Marta Tejedo y Marta Tendero- se produjo una confusión que no debe atribuirse a la preselecionada en ningún caso». También agradecen su «entereza y elegancia y comprensión».

Piden respeto a las candidatas y añaden que quieren destacar la «diligencia y buen hacer de las personas voluntarias de la Junta en la ágil respuesta».

Aviso del jurado y familia

El error se detectó por una doble vía. Por un lado, el jurado cuando vio salir a la candidata de Camino Nuevo de Picanya y vieron su imagen en las pantallas, se dieron cuenta de que no era la de Arquitecto Alfaro. Pronto avisaron a Fuset y al vicepresidente de Incidencias, Javier Tejero.

Por otro lado, el padre de Marta Tejedo, viendo que su hija había sido nombrada y no salía, acudió a pedir ayuda a su presidente de la agrupación del Marítimo, Pepe Pastor, que muy diligente hizo señales al secretario general. Tanto Tejero, como Pastor, bajaron a comunicarlo a la organización, y fue entonces cuando se retiró a las jóvenes del escenario. Llevaron a las jóvenes a una sala y el jurado y el notario comprobaron los nombres ante las chicas.

Marta Tendero, cuando acabó la gala, explicó en su casal que había mucho ruido y no se oían los apellidos ni el nombre de la falla y que compañeras y hasta Marta Tejedo «habían entendido que era mi apellido». «Allí no hay nadie de la Junta que saque a la candidata que corresponde con el nombre». Lo explicó de forma natural, sin lloros ni enfados ante sus falleros y un vídeo con esta información circuló ayer por mensajes de móvil. Recordó que antes nombraron a una joven llamada Jessica, «había dos posibles, pero en este caso, sí se oyó el apellido». Indicó que no fue adrede y contó el detalle que tuvo la corte al darle una flor cada una para consolarla.