Hoteles, apartamentos y restaurantes esperan un lleno total los días grandes

Locales de las zonas más concurridas de la ciudad imponen un máximo de 90 minutos por mesa para comer o cenar

GUADALAJARA/SERRANO VALENCIA.

Hosteleros, hoteles y restaurantes esperan un lleno total estas Fallas. Suele ocurrir siempre en la semana grande, pero este año, la particularidad de que el día 19 caiga en martes y sea festivo sólo en algunas comunidades del norte había preocupado en el sector. Pero esos miedos eran infundados: la Federación Empresarial de Hostelería de Valencia destaca que el pasado fin de semana tuvieron un 90% de reservas, que esperan superar a partir de hoy; la Unión Hotelera prevé el mismo porcentaje de ocupación a expensas de las reservas de última hora para colgar el cartel de «no hay habitaciones»; y la Asociación de Apartamentos Turísticos de la Comunitat Valenciana (Apartval) asegura que ya es «imposible» encontrar un alojamiento en la ciudad.

Según la federación de hostelería, «el hecho de que las fiestas caigan en fin de semana permitirá que se concentre mayor número de visitantes durante los días de la fiesta, esperando mayor afluencia viernes, sábado y domingo. Además al ser festivo el martes en la Comunitat Valenciana se alarga la presencia de público en la ciudad más allá del fin de semana». La entidad espera «muchos visitantes de otros puntos de la Comunitat», aunque apunta que el hecho de que el 19 no sea fiesta en Madrid «sí afectará de manera negativa». José Benavent, presidente de Apartval, señala que hoy en día «ya es imposible» encontrar un apartamento turístico en la ciudad.

Y es que ya sea por teléfono o a través de internet, realizar una reserva para comer o cenar durante de la semana de fiesta es ya una misión imposible. «Sábado completo, domingo completo y en San José, con un menú especial». Así responden a la llamada en hasta tres lugares distintos. Los hosteleros, eso sí, han decidido adaptarse a la fiesta porque «compensa»: ahora su horario es el que marca la mascletà. «Nos obliga a ampliar el turno de comidas y a servir menos arroces al día, porque es complicado con tantas mesas y con menos tiempo disponible», asegura el encargado de Fum de Llum en la calle Conde Altea, en el que estos días han tenido que cerrar la web a las reservas porque están «desbordados».

«Hemos tenido que ampliar el horario porque nos compensa», aseguran en Fum de Llum

Ahora mismo lo más probable es que la disponibilidad implique límite de tiempo; lo más habitual, si busca una mesa para los días de Fallas, es que le obliguen a abandonarla tras un periodo de 90 minutos. Es así como se puede comer o cenar de los días 15 al 19 en los lugares de moda de la ciudad, como en la mayoría de restaurantes del Grupo Saona, en el que tan solo tienen disponibilidad completa en las horas más complicadas. «Estamos doblando mesas y haciendo turnos a tope», comenta la encargada de arrocería La Valenciana, donde siguen atiendo llamadas, aunque están completos.