Del homenaje al hombre a la elección de fallero mayor

Cena. José Antonio Montesinos (d), Manuel Romero, junto a la fallera mayor de 2017, Helena Hervás. / lp
Cena. José Antonio Montesinos (d), Manuel Romero, junto a la fallera mayor de 2017, Helena Hervás. / lp

Telefónica, Artes y Oficios y Blanquerías ensalzan a un componente masculino pero no se plantean sustituir la representación de la mujer Borrull-Socors llevará su nuevo estatuto, que da opción a los varones a formar parte del cuadro de honor, a la Junta para que revise su propuesta

LOLA SORIANO

La decisión de la comisión Borrull-Socors de abrir la puerta a la posibilidad de que en su casal se pueda nombrar a un fallero mayor ha causado al mismo tiempo reconocimientos e incredulidad.

Ahora han dado el paso de cambiar sus estatutos, pero el próximo lunes enviarán la documentación a la Junta Central Fallera y este organismo que rige la fiesta tendrá que ver si encaja o contradice el reglamento fallero, ya que cualquier cambio de este marco legal fallero tendría que pasar por un congreso.

No es la primera comisión que ensalza la figura masculina, pero hasta ahora siempre se había hecho a modo de homenaje y como acto interno, no planteado como un fallero mayor que hiciera las mismas funciones de representatividad que la fallera mayor de una comisión.

En Ribera son las mujeres las que eligen al fallero y en Artes y Oficios es por sorteo

Dos de las comisiones que son veteranas en hacer homenajes a un representante de la comisión masculina son Ribera-Convento Santa Clara (Telefónica) y Artes y Oficios-Actor Llorens.

En ambos casos dejan muy claro que «es un evento interno, de puertas a dentro del casal, y que en realidad es un homenaje que se hace a un fallero por su dedicación a la comisión, pero nada más», comenta Enrique Fraile de Telefónica. Fraile recuerda que «toda la fiesta es una exaltación a la figura de la mujer».

Para conocer cómo funciona el homenaje a los falleros que viene haciendo desde hace unos 35 años esta comisión, recalcan que «no representa a la falla en presentaciones ni en la Ofrenda o actos oficiales, sino que es una figura interna».

La decisión de quién recibe el homenaje como fallero mayor es cosa de las mujeres. «Se hace una votación con urna durante dos días. Se vota entre los componentes de la comisión masculina», indica Fraile.

La elección del fallero mayor se hace pública el día 19 de marzo, justo después de la cremà de la falla. Es el último acto del ejercicio . «Se elige a un personaje representativo y se reconoce su implicación en las tareas y proyectos de la comisión», matizan. Ese mismo día de San José se le impone la banda tras hacer el recuento de votaciones. A mí, por ejemplo, el año que fui, como había organizado una capea, el día que me hicieron el homenaje me disfrazaron de torero», reconoce Fraile.

En esta comisión que milita en Primera A el primero en ostentar el cargo interno fue Vicente Pitarch, que era bibliotecario y archivero. El presidente de la Federación de Primera A y miembro de esta falla, Francisco Romero, fue en 2004. También ha sido el indumentarista y fallero, Álvaro Moliner, y el pasado ejercicio fue Santiago Nagore, vicepresidente del área de Infantiles y Festejos. Después todos los que han tenido reconocimiento forma parte de lo que han denominado como cofradía de falleros mayores.

Una comisión que también lleva años homenajeando a un componente de la comisión masculina es Artes y Oficios-Actor Llorens. Como explica el secretario fundador de la falla, José Tarazona, «se comenzó en 1981, en el décimo aniversario. Lo planteamos como la culminación de un festejo, pero de ningún modo representa a la falla en actos».

El primer hombre al que se le rindió homenaje, elegido por las mujeres, fue José Fides, que era el presidente que cerraba el ciclo. Al año siguiente fui yo, que también era el presidente. Y en la tercera edición ya se hizo por sorteo», añade Tarazona. En años posteriores se ha reconocido el esfuerzo de falleros como José Antonio Montesinos; Manuel Romero o Manuel Marcilla.

Esta comisión está ahora presidida por una gestora con Juan Antonio Alcusa; Diego Román; M.ª Ángeles Bosch y Manuel Marcilla. Explican que celebran el homenaje al fallero mayor una o dos semanas antes de Fallas. «Va con blusón y se le impone la banda y estos últimos años se le entrega un ramo de chucherías», indican. Diego Román opina que «es un acto más, pero opino que no creo que se pueda sustituir la figura de la fallera mayor».

De estreno

Otra de las comisiones que también se estrena este año en hacer reconocimiento a los hombres es Blanquerías. Tendrán su primer fallero mayor, pero también han dejado claro que es un reconocimiento, nada más. «Un día salió a la conversación en un viaje el ejemplo de fallas que hacían un acto de fallero mayor y lo llevamos a nuestra junta y se aprobó. Es un cargo interno», indica la presidenta Gloria Martínez, fallera mayor de Valencia de 2008.

Por San Juan realizaron el nombramiento de Guillermo del Mar, «porque es vicepresidente de Festejos, está muy implicado en la falla y se lo merecía», según Martínez.

En febrero se hará un homenaje y su cuadro figura en punto destacado del casal. Gloria Martínez detalla que este año «no tenemos fallera mayor porque no hay ninguna joven que se haya presentado, pero se queda vacante y ya está».

Sobre la propuesta impulsada por Borull de que pueda haber falleros mayores representando a la falla, opina que «hay unas normas de la Junta Central Fallera y no se pueden saltar porque si no la gente iría infringiendo normas. Otra cosa es que se vaya avanzando poco a poco».

Desde Borrull-Socors confían en que su decisión haga reflexionar. «En el casal nos hemos adaptado al siglo XXI, pero a nivel general, si no hay un congreso fallero y no se adapta este tema a la realidad social, estaremos anticuados», indicó Sebas Marín, presidente de la comisión.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos