El gremio pide a los artistas que no superen el precio firmado de las fallas

Premios. Entrega de reconocimientos en el hemiciclo, ayer. / irene marsilla
Premios. Entrega de reconocimientos en el hemiciclo, ayer. / irene marsilla

El maestro mayor recuerda que la solución pasa por «hacer presupuestos acordes a los gastos y no ir sólo a ganar un premio»

LOLA SORIANO

El maestro mayor del gremio de artistas falleros, José Ramón Espuig, puso ayer el cascabel al gato. Durante la gala de entrega de galardones a los artistas que obtuvieron las pasadas Fallas un primer premio en cada sección pidió a los compañeros sentido de la responsabilidad para no poner más trabajo del que dicta la lógica.

El discurso estaba cargado de razón, ya que son muchas las ocasiones en las que el gremio ha manifestado que el oficio está en vías de extinción porque los presupuestos en muchos casos son similares a los de hace quince años, pero en cambio las fallas que se plantan en la calle tienen unos tamaños y una meticulosidad que hacen casi imposible cuadrar los números en los talleres.

Espuig recordó que tanto los que han obtenido un primer premio como el resto de compañeros han hecho un gran esfuerzo «por cumplir de más con el presupuesto con el que cuentan para todo el año en el taller, pero los premios tienen eso, sólo unos reciben el máximo galardón». Indicó que «un año más hemos trabajado y padecido, horas y horas de nuestra vida familiar y personal para intentar poder acabar sin tener deudas y pagar a todo el mundo, luchando por no cerrar y abandonar un trabajo que debería de darnos alegrías».

Juanjo García no firmará fallas para recuperarse tras el accidente de la plantà

Argumentó que «no podemos quedarnos aquí, llorando, pidiendo ayudas cuando la solución no la tiene nadie más que nosotros». Hizo un llamamiento a los artistas y recordó que «tenemos que hacer números, presupuestos coincidentes a los gastos que tiene un taller y hacer únicamente lo que se debe, no ir a ganar tan sólo un premio, ir a sacarle una rentabilidad, como en cualquier empresa, que es lo que somos».

Por eso, exigió utilizar el sentido común. «Tenemos a nuestras manos hacer rentable el oficio, un trabajo maravilloso, que nos gusta sí, pero que también nos agobia y estresa, pues estamos obligados a producir volúmenes y figuras, más por crear y disfrutar de lo que hacemos».

Para cerrar su discurso propuso a los artistas tener «más sentido e intentemos vivir mejor, sin tanto agobio y vivamos más. La vida es el objetivo y se va demasiado deprisa».

Una vez realizada la autocrítica, dijo que es necesario que el oficio de artista tenga más reconocimiento. «Recordemos que ya somos Patrimonio de la Humanidad y eso se debe de hacer notar de una manera u otra, al menos defendiendo este oficio, el de artista fallero, para que se mantenga y sea reconocido al fin como una cosa nuestra y única».

Ya en un tono reivindicativo añadió que es momento de «pedir de nuevo a las autoridades ayudas y apoyo para que todo esto sea posible y así estemos todos los valencianos orgullosos de tener esta fiesta tan bonita».

El vicepresidente de la Junta, Javier Tejero, leyó un discurso del concejal Fuset, que estaba convaleciente. Dijo que si el discurso del año pasado fue reivindicativo, el de este año también. «Hay que tomar medidas, nuevos acuerdos para recoger la reivindicación de los artistas para establecer límites». Añadió que es un sector «que necesita estar protegido» y emplazó a una próxima reunión con todos los agentes «para ver las líneas de actuación que garanticen la protección del sector».

Una de las imágenes más repetidas fue la de Manuel Martínez Reig recogiendo los premios, ya que fue reclamada su presencia en ocho ocasiones. Obtuvo un primer premio en la falla grande de Músico Espí y otro en la infantil; un primero infantil y de Ingenio y Gracia en Corretgería; el mismo resultado en Plaza del Negrito y primero en L'Eliana-El Cid y Daroca-Padre Viñas.

Manifestó estar contento de conseguir tantos premios. «Es un honor que reconozcan tu trabajo». Comentó que los premios luego siempre se traducen en recibir llamadas para buscarle. A pesar de ello, indicó que este año no hará 25 fallas, como el pasado ejercicio. Firmará ocho grandes y ocho infantiles.

Otro de los artistas que subió varias veces a por el premio fue Iván Martínez Vello. Cosechó cuatro primeros premios: en 7B en Doctor Gómez Ferrer, 5B en Mercado de Ruzafa, además de ninot de sección indultat; otro primero en 4A con General Asensio-Marqués de Malferit y un primero de Ingenio y Gracia en Alameda-Avenida de Francia.

Se da la circunstancia de que Martínez Bello lleva ocho años en el oficio que comenzó como una afición y estas pasadas Fallas superó el primer examen de los tres años de prueba para entrar en el gremio. «No somos conscientes de lo complicado que es sacar un primer premio y más todavía dos años seguidos».

Abandonos temporales

También consiguió cuatro 'estatuillas' Juanjo García, en este caso tres por primeros premios de Ingenio y Gracia en Carretera de Barcelona-Camino de Moncada grande e infantil; en Sanchis Bergón-Turia y un primer premio de sección en Carretera de Barcelona. Este artista sufrió un accidente laboral en plena plantà tras caer de una escalera y se rompió tres costillas. Ahora anuncia que este año «estaré en recuperación y no haré fallas de comisiones. A mis clientes habituales les he dicho que no podré firmar. Necesito cuidarme y posiblemente sólo haga la falla de las Fuerzas Armadas que patrocina Reino de Valencia-Duque de Calabria porque quiero cumplir los 20 años haciendo esta falla infantil».

Otro de los artistas que tampoco estará en el mundo de las Fallas es Iván Tortajada. El ganador de Especial infantil cerró esta etapa con Maestro Gozalbo y en septiembre tiene previsto empezar un curso de animación e ilustración. «Todavía no se ha cerrado el plazo de inscripción, pero mi idea es ir a Dinamarca», indicó. Ayer este licenciado en Bellas Artes recogió su primer premio y estaba muy emocionado. «Empecé en 2011 en Paiporta. En Valencia entré en Jesús-San Francisco de Borja y en Corretgería y en Maestro Gozalbo he conseguido un segundo y dos primeros y en Alicante tres primeros». Reconoció que ahora quiere «salir de la zona de confort, explorar el área de la ilustración y animación. Me encantaría colaborar en un estudio de animación». Además reconoce que «siempre llevaré las Fallas como bandera y es un paréntesis, siempre puedo volver».

También recibió con emoción el primer premio de Especial con L'Antiga Carlos Carsí. Es el segundo que logra en dicha categoría «y obtener premio marca. Siempre tienes que estar ganando o entre los primeros. Es importante y hacemos mucho esfuerzo», comentó. El pasado ejercicio firmó diez fallas y ahora afirma que se centrará en cinco, entre ellas L'Antiga y Telefónica en Primera A.