Fallas sostenibles que ponen rumbo al futuro

Proceso. Miguel Arraiz, en uno de sus proyectos para la comisión de falla Castielfabib. / Noel  Arraiz
Proceso. Miguel Arraiz, en uno de sus proyectos para la comisión de falla Castielfabib. / Noel Arraiz

Miguel Hache, el artista de la falla municipal infantil de 2018, hará por primera vez un proyecto grande y experimental en Mossén Sorell-CoronaMiguel Arraiz vuelve a firmar en Castielfabib y los hermanos García crearán este año los dos monumentos de Plaza de Patraix

LOLA SORIANO

valencia. Las comisiones que juegan con la baza de crear proyectos experimentales e innovadores ya han confiado los diseños de 2019 a sus artistas. El factor sorpresa de la temática se mantendrá hasta el final, pero no dudan en narran con entusiasmo las líneas que quieren seguir y los fichajes que tendrán.

Una de las novedades más destacadas es que Mossén Sorell-Corona ha embarcado en su iniciativa a Miguel Hache, después de sus éxitos cosechados en Especial infantil en la Malvarrosa y en la falla municipal dedicada a El Principito.

«El presidente llevaba años comentándome que plantara con ellos. Sé que el listón está alto, porque siempre plantean fallas de gran calidad con creadores de primer nivel, y la comisión por sí misma ya es una marca», indica Miguel Hache.

Borrull-Socors reciclará material de la basura y dedicará la temática a la perspectiva de género Anna Ruiz repetirá en Lepanto, donde apuestan desde hace 20 años por las fallas experimentales

Además, se da la circunstancia de que será la primera vez que Miguel Hache desarrolle una falla grande y también se estrena en diseño experimental. El artista que había centrado hasta ahora su faceta en fallas infantiles, argumenta que «como irá dirigida a un público adulto, haré un concepto más maduro. El objetivo será sacar punta a la crítica».

En cuanto a materiales, adelanta que primará la madera y buscará el impacto visual. Y añade que como también firmará la falla infantil, vinculará las dos propuestas.

El presidente de Mossen Sorell-Corona, Miguel Ángel Pérez, asegura que buscaron a Hache «porque su trabajo es muy personal, con estilo propio. Es un claro ejemplo de autor de falla». La comisión ya no concursa en innovadoras «porque pensamos que antes de experimentales somos falla y en cualquier categoría se debería de innovar».

Por esta plaza han pasado diseñadores como Escif, con ejecución de Emilio Miralles y Javier Jáen con el artista José Lafarga, «un trabajo que fue viral porque el día de la cremà tuvo 1,5 millones de visitas en redes sociales», según Pérez. También han contado con Isidro Ferrer, premio nacional de diseño, y con Fermín Jiménez Landa, en ambos años con ejecución de Manolo Martín. Además, Pérez recuerda que la revolución estética de Corona empezó en el año 2000 con Joan S. Blanch.

En Castielfabib regresa la firma de Miguel Arraiz. Este arquitecto y fallero de esta comisión ha hecho varios proyectos en esta plaza, el último en 2013 junto con David Moreno. Una falla que estaba repleta de formas hexagonales para las que emplearon 2.500 cajas de cartón. En 2014 hizo la falla infantil con los niños de la comisión y ahora contará con la colaboración de un agremiado, José Luis Pérez Ballester. «Como curiosidad el padre de este artista ya hizo una falla para Castielfabib hace cuarenta años», afirma Arraiz.

A nivel gráfico colaborará con el arquitecto José Francisco Carsí «que cuenta con dos premios Soler i Godes de llibrets de falla», destaca Arraiz. «Utilizaré material sostenible, sobre todo madera y quiero dar relevancia a la crítica fallera e investigar sobre este asunto», añade.

En Borrull-Socors triunfaron el pasado ejercicio con la cúpula integrada por cientos de sillas que habían recogido de las calles de Valencia y su presidente, Sebas Marín, adelanta que «para este año vamos a recoger determinadas cosas que no podemos desvelar de la basura».

En cuanto a la temática, explica que se centrarán en la perspectiva de género. «En cada escena de la falla habrá dos opciones y cada persona que la visite podrá apostar por una o por otra», indica. Y habrá 21 escenas «porque somos la falla de censo 21 y porque en 2021 celebraremos el centenario».

Marín indica que en la recogida del material colaboran sobre todo los jóvenes y destaca a dos falleros que son estudiantes de Bellas Artes, Marina Marín y Andrea Oliva. Además, vincularán la temática de la falla con un club de las historias contadas por hombres y por mujeres.

En La Vall d'Albaida ya llevan cinco años apostando por fallas con innovación. «Entendemos que la falla debe apostar por la crítica, la sátira y la innovación», indica Francisco Ortega. El año pasado contaron con el artista foguerer Pedro Espadero y ahora están ultimando el cierre del contrato con otro artista.

Ripalda-Beneficencia contará este año para la falla infantil con Fet d'Encàrrec (Paco Pelllicer y Marisa Falcó) y para la grande han fichado a Giovanni Nardin. «La madera tendrá protagonismo en los dos diseños», indica el presidente, Óscar Miralles. En la temática apostarán por la solidaridad y realizarán actividades y charlas sobre las fallas.

La falla Lepanto lleva más de 20 años apostando por las fallas experimentales, como indica la presidenta Carmen Sabater. «Tenemos ya un público fiel. Hay gente que tras pasar por la Ofrenda pasa por nuestra falla y se oyen comentarios como 'a ver qué han plantado este año'. El pasado ejercicio el proyecto que hicimos con la equilibrista gustó mucho e incluso había gente que se ponía junto a los ninots que estaban sosteniendo una lona para hacerse una foto». Un año más contarán en la plaza con la artista Anna Ruiz.

Plaza de Jesús tuvo en 2018 a Ramón Solaz, con una falla que representaba una neurona, y este año siguen con la innovación con los Hermanos García. «Este año nos harán su quinta falla infantil y por primera vez firmarán la falla grande», comenta Juanjo Medina. La falla será toda de madera «y hablaremos de la fiesta de las Fallas, pero no podemos avanzar más cosas».

En Plaza del Patriarca también han dado un giro a sus proyectos. «No son experimentales, pero sí tratamos de innovar. Este pasado ejercicio el vagabundo en tonos grises con toques de verde esperanza que firmó Víctor Navarro llamó la atención. Hicimos una cena solidaria y colaboramos con una oenegé», comenta Juan de la Torre. Este año se centrarán en la intolerancia y sus múltiples perspectivas y se plantearán actividades sobre este tema.

Más

Fotos

Vídeos