Ribó cierra el mandato sin reformar la Ciudad Fallera

Visita. Marina Civera y Sara Larrazábal, junto a su corte y autoridades, en el taller de Latorre y Sanz. / jesús signes
Visita. Marina Civera y Sara Larrazábal, junto a su corte y autoridades, en el taller de Latorre y Sanz. / jesús signes

Los artistas piden más espacio para las naves y la nueva Junta | Latorre y Sanz trasladan las primeras piezas de la falla municipal que será escenario el sábado de una pintada colectiva

LOLA SORIANO

valencia. La foto fija de la Ciudad Fallera no ha variado en décadas, pero tampoco durante el mandato que está muy cerca de terminar a pesar de que en 2015 se firmó un acuerdo de los cinco partidos con representación municipal para apostar por la revitalización de este parque temático único en el mundo.

El mandato de los tres partidos que comparten la dirección del Ayuntamiento, con el alcalde Joan Ribó a la cabeza, terminará sin el ansiado cambio. Las naves donde trabajan los artistas siguen desfasadas, no se han buscado espacios para que los artesanos puedan almacenar o crear más fallas y para el deseado traslado de la sede de la Junta Central Fallera. También está pendiente hacer un impulso real y no a cuenta gotas para que sea foco de atracción del turismo.

De momento, sólo se han hecho parches como unos carteles con la historia de los talleres de grandes firmas; el mural con el grafiti de los artistas PichiAvo y la mejor accesibilidad del museo del gremio.

En diciembre desde el Consistorio culparon a la Conselleria de Cultura de la parálisis, alegando que están a la espera de que les conteste si precisan unos suelos grafiados de uso escolar o si pueden cambiar la utilidad para ampliar la Ciudad Fallera, pero la realidad, es que en el presupuesto municipal de 2019 no se ha previsto ni un euro.

Sobre las críticas de la falta de iniciativas, el alcalde Joan Ribó dijo: «Eso de que no se ha hecho nada es relativo y depende de quien lo juzga. Estamos trabajando en eso. Pensamos que es importante consolidar la zona para los artistas y también con voluntad turística, como atractivo de la ciudad». Acto seguido reconoció que «aunque se han hecho cosas en este camino, se tienen que hacer más y seguir trabajando en esa dirección».

Una de las cosas que quieren conseguir es el cambio de uso del suelo escolar para ampliar los talleres y crear el gran 'casal faller', con un auditorio, oficinas y la nueva sede de la Junta. Ribó aseguró ayer que está en estudio en el área de Planeamiento Urbanístico. Desde la concejalía de Desarrollo Urbano indicaron que «se está redactando el documento de planeamiento tras el proceso de participación ciudadana». El edil Vicent Sarrià explicó que están esperando la respuesta de Cultura. «No es un tema fácil porque un cambio del mapa de suelo educativo afecta a toda la ciudad. En función de los que respondan, podremos tramitar el plan especial y se recogerá en la modificación del planeamiento».

Desde el gremio de artistas quisieron ser ayer prudentes, como anfitriones de la visita, por eso el maestro mayor, José Ramón Espuig, dijo que críticas «hay muchas, pero ya las enumeraremos después de Fallas». A la pregunta de si se sentían apenados, comentó que «no se ha hecho nada o casi nada, pero creo que la voluntad es buena». También reconoció que ha subido la subvención del gremio de 48.000 euros a 70.000 euros «que servirán para ir rehabilitando el museo del gremio».

Asuntos pendientes

A pesar de ello, añadió que lo más urgente es «adaptar las naves, hacer más talleres en los solares y la sede de la Junta y que continúen la calle Ninot hasta la ronda Norte para que puedan entrar los camiones. Después de Fallas entraremos en las reivindicaciones y, como vienen elecciones, queremos que se mojen».

Su compañero y portavoz, Ximo Esteve, comentó a Ribó en la recepción de autoridades «que vais a poder comprobar cómo muchas piezas de los artistas están en la puerta de los talleres porque dentro no caben. Necesitamos naves para almacenar y talleres adecuados a las necesidades para que vengan más artistas».

Quien también se sumó ayer a las críticas fue el portavoz de Ciudadanos, Fernando Giner, que acusó al equipo de gobierno, en especial al área de Cultura Festiva y Desarrollo Urbano, «de frenar el desarrollo de la Ciudad Fallera al hacer sólo acciones de escaparate».

Giner hizo referencia al acuerdo de 2015 de todos los partidos. «Hace cuatro años dimos a Ribó un cheque en blanco y no lo ha sabido aprovechar. Los compromisos eran bien claros y algunos de escaso montante económico, pero aún así se han limitado a hacer lavado de cara».

El edil de Cultura Festiva, Pere Fuset, insistió en que quieren poner en valor el trabajo de los artistas y «ubicar la fiesta de las Fallas en el escenario del mayor festival de arte público en la calle». Explicó que han aumentado el presupuesto a los artistas y también las comisiones con la nueva clasificación.

Cabe destacar que en la tarde de ayer y de hoy saldrán a la calle nuevas piezas de la falla municipal. «Es una falla colosal, no va a caber en la plaza», bromeó Fuset. Y avanzó que en la tarde del sábado, durante la plantà, se hará un acto colectivo de pintar la falla, evento al que se invitará a colectivos falleros, vecinales, empresariales y autoridades.

En el recorrido visitaron el taller de Manolo Algarra, donde se vio el homenaje a las mujeres de la falla Almirante Cadarso. «Saldrá desde Frida Kahlo hasta Mafalda», dijo. Este artista empezará a transportar piezas el jueves, Día de la Mujer.

La fallera mayor de Valencia, Marina Civera, se declaró fan de Algarra y dijo que ella y su corte están encantadas de descubrir los secretos de taller de José Latorre y Gabriel Sanz. La falla lucirá mucho en la plaza porque combina el arte clásico con el contemporáneo».

Más