El diario personal de Marina y Sara

El diario personal de Marina y Sara

Las falleras mayores de Valencia harán un guiño a los artistas en su discurso de despedida en la gala de la Fonteta | Las jóvenes retoman sus estudios de Primero de la ESO y máster en Odontología tras un verano de visitas a fiestas hermanas

LOLA SORIANO

Esta tarde en la gala de la Fonteta, que comenzará a las 20 horas, Marina Civera y Sara Larrazábal se despedirán de su reinado, pero ambas aseguran que se llevan experiencias enriquecedoras.

A la pregunta de si volverían a ser falleras mayores de Valencia, la respuesta es clara. «El acto de la llamada del alcalde fue impresionante. Lo volvería a repetir 1.000 veces. Estoy orgullosa de haber cumplido mi sueño». Marina Civera detalla que recuerda ese día «como algo ya lejano. Es una experiencia que me encantaría repetir, pero a la vez la magia es que todo vuelva a empezar».

A modo de confesión personal, la fallera mayor infantil de 2019 detalla que le ha sorprendido durante todo el reinado «la cantidad de fotos que nos solicitan. He firmado muchas bandas y estoy encantada. Y una señora nos creó para todas las niñas un trajecito para las mascotas, unas ratitas que llamamos 'Marisol'».

Las dos máximas representantes de la fiesta aseguran que han aprendido mucho de las fallas. Marina explica que ya era una apasionada de la indumentaria, «pero he aprendido mucho del arte de los sederos, de cómo se crea, de cómo funcionan los telares, las combinaciones de colores o la maestría de los orfebres».

También le ha llamado la atención «la cantidad de participación que hay en el teatro fallero. Demuestran la ilusión que tienen los actores o los poetas festivos por expandir la cultura del teatro y la poesía».

Sara, antes de ostentar el cargo, era una gran bailarina de playbacks y se estaba iniciando en la dansà. Asegura que cuando regrese al casal va a continuar con las coreografías «para volver a salir en los playbacks y seguir con el grupo de dansà que ha creado mi falla». Uno de sus sueños es volver a bailar en la plaza de la Virgen con su comisión. Marina ya llevaba años bailando con su grupo del casal y ahora asegura que tiene ganas de volver a ensayar.

Este verano las dos jóvenes han coincidido en visitas como en Caudete; en Xàtiva, en la procesión de Benaguacil y, por ejemplo, Sara y su corte visitaron ala junta local fallera de Bunyol, población de su familia materna. «Nos disfrazamos de flor, por el lema de la paraeta de flores de la falla municipal y lanzamos confeti y chucherías», comenta. Precisamente esa misma 'artillería dulce' utilizaron Marina y su corte en Requena, donde pasarán a la historia por ser la primera fallera mayor y corte en visitar la localidad.

Como anécdota previa ala gala de la Fonteta, cabe destacar que Sara y Marina empezaron a preparar el discurso en julio. Se llevaron el ordenador portátil y la cita fue en la horchatería Daniel de Alboraya. Habrá muchos agradecimientos, pero confiesan que harán un guiño a los artistas falleros «para que sepan que tienen el apoyo de todo el mundo fallero», indica Marina. Sara este año seguirá sus estudios de Primero de la ESO y Marina ya ha comenzado un máster de Odontología.

Sentimientos de la corte

Las jóvenes de la corte de Marina aseguran que han aprendido mucho. Elena Rivero reconoce que fue emocionante participar en la entrega de premios y ahora retomará las oposiciones de Enfermería y estudiará el título superior de valenciano. Paula Santarrufina afirma que ha hecho un máster en fallas y ahora combinará el trabajo con la preparación de la especialidad de Enfermería. Laura Carballeda añade que el mejor regalo que han tenido es conocer personas y que seguirá trabajando por la fiesta en Albacete-Marvá.

Neus Lozoya reconoce que el mejor regalo son las doce compañeras de la corte y recibir el cariño de los falleros. Andrea López añade que se lleva muchos actos grabados en la memoria y que seguirá participando en los playbacks de su falla. Laura Bennasar indica que está muy agradecida por esta experiencia y se lleva mil sentimientos en el corazón. Ana Ebri confiesa que los falleros le han demostrado el gran amor a nuestra tierra y tradiciones y que ahora toca retomar el trabajo.

María Cavero afirma que ha podido apreciar lo generosos que son los falleros al organizar multitud de actos solidarios. Marta Alacreu afirma que la verdadera magia ha sido compartir el sueño con los falleros. Ahora cursará un máster en educación bilingüe y preparará oposiciones. Azahara Vallet explica que los valencianos les han hecho sentir especiales y que toca retomar los proyectos personales y volver al casal. Susana Yagüe indica que ha sido un privilegio notar el cariño de las personas y sentir emociones al sonar el Himno en la plaza de la Virgen. Ahora seguirá con su estudios.

Raquel Avivar comenta que han realizado una carrera de fondo y que han vivido un aprendizaje continuo del mundo fallero y que seguirá trabajando en el casal y formándose.