Una corte con mucho nivel y lista para triunfar

Laura Carballeda, junto a su madre, M.Carmen Mollá (FMV), y corte. / lp
Laura Carballeda, junto a su madre, M.Carmen Mollá (FMV), y corte. / lp

Las jóvenes son enfermeras, maestras, ingenieras y odontólogasLas comisiones afortunadas lanzan castillos y reciben a fallas vecinas y representantes históricas de la fiesta para compartir el éxito

LOLA SORIANO VALENCIA.

La corte de la fallera mayor de 2019 es más de ciencias que de letras. Ocho de ellas son estudiantes o graduadas de carreras sanitarias o de ingeniería. Entre las representantes de las Fallas está Marina Civera, que es odontóloga y Raquel Avivar, estudiante de quinto curso de esta misma rama. María Cavero es ingeniera Química y máster en esta rama. Ana Ebri es ingeniera de Edificación y trabaja en una empresa de interiorismo.

Azahara Vallet tiene un puesto de investigadora de la Universitat de València, en Biología celular, y estudia un máster. En la corte de este año hay tres enfermeras. Paula Santarrufina ejerce en el hospital de Manises; Laura Benassar, en La Salud; y Elena María Rivero, en el Clínico.

Marta Alacreu ha terminado Educación Primaria, la especialidad de Inglés. Susana Yagüe ha realizado el máster de Abogacía en inglés. Andrea López es licenciada en Arte Dramático y profesora de extraescolares; Laura Carballeda, máster en Diseño web y comunicación digital, y Neus Lozoya cursa Relaciones Laborales.

Como curiosidad, Neus estaba festejando la noche del sábado en la Fonteta su elección y ayer cumplió con su obligación laboral, ya que es azafata en el Levante U. D.

Tras la gala de la Fonteta todas las candidatas, tanto las elegidas como las que no, recibieron agasajos en sus casales. Laura Carballeda, además de recibir el cariño de sus falleros de Albacete-Marvá, contó con la presencia de una corte histórica. Su madre, Mari Carmen Mollá, que fue fallera mayor de Valencia en 1987, tuvo la visita de sus compañeras de la corte. La comisión tiró una pequeña traca y cañones de confeti. Otra casualidad es que el jurado eligió como primera componente de la corte a Azahara Vallet, componente de la falla del secretario general de la Junta, Ramón Estellés.

Otro momento especial tras la gala fue la coincidencia de dos cortes, mayor e infantil, cuyos padres son presidentes. César Rivero estaba encantado de presumir de su hija Elena. «Se siente alegría. Su hermana pequeña, Sara, fue corte mayor en 2015». En Obispo Amigó, el presidente Pablo Guillén, estaba emocionado con su hija Daniela. «Tuvimos corte infantil hace 41 años».

En Conde Salvatierra, cien falleros aplaudieron a Celia Vicedo, entre ellos, su tía Lola Flor (FMV 2000). La primera en recibirla fue su fallera mayor, que también era candidata, Belén Rueda.

Marina Rivera ya fue corte infantil en 2006 y por la noche le visitaron compañeras como Andrea Arnau, Nuria Llopis, Laura Ballester o Marta Puig, entre otras. Su hermana Paula Civera, que fue corte en 2011, también le arropó. Estaba muy nerviosa porque ella se casa justo diez días después de la llamada del alcalde. Otra de las fallas que se volcó con la elegida fue Virgen de Lepanto-Castellar. Ayer tenían comida de agrupación Poblats al Sud y todos felicitaron a Marta Alacreu. La noche de la gala tiraron hasta una caja de castillo.

Más

 

Fotos

Vídeos