Ana Duggan, corte de honor 2020: «Cuando fui corte infantil dejé Inglaterra y nos vinimos a Valencia»

Pertenece a la falla Almirante Cadarso

L. SORIANO / M. GUADALAJARAVALENCIA.

Anna Duggan posa en esta imagen con Amelia Ricart, niña de la falla Malvarrosa, a la que Anna también perteneció cuando fue corte de 2008.

-Fuiste de la corte infantil de 2008. ¿Qué aprendiste?

-Muchas cosas, como relacionarme con la gente; a amar nuestra fiesta todavía más; a ir a muchos actos y conocí muchos sitios de Valencia.

«De pequeña dibujaba telas de valenciana. Luego me he decantado por diseñar edificios como arquitecta»

-¿Recuerdas alguna gamberrada colectiva?

-Nuestra mascota era un almohadón con Dumbo y en los coches nos escondíamos la cara de los chóferes con este cojín para cuchichear.

-Has vivido en Inglaterra. ¿Dominas el inglés?

-Sí y me saqué el C2 de Cambridge. Estudié francés en el colegio, pero sé muy poquito.

-¿Que rincón te gustó del territorio británico?

-Mi pueblo, que es Whitchurch.

-Tienes a tu padre y hermano viviendo allí. ¿Cómo viven el tema del Brexit?

-Allí la cosa está muy dividida. Hay gente con miedo, otros ansiosos de que llegue. Yo soy partidaria de que el mundo es de todos.

-Cuando fuiste corte infantil te quedaste a vivir en Valencia. ¿Lo dejó todo por las Fallas?

-En principio la gala era en la plaza de Toros y vine desde Inglaterra, pero como llovió, se retrasó y mis padres y hermano tuvieron que regresar. Yo me quedé para participar en la Fonteta y salí elegida. Luego mi familia se trasladó aquí un año. Fue una locura, pero demuestra lo que sentimos por las Fallas.

-¿Tienes ahora más opciones de ser la fallera mayor?

-Vivirlo de pequeña es diferente. Tenía 10 años. Ahora eres más consciente porque ya lo he vivido y sí quiero ser la fallera mayor.

-¿Alguna fallera mayor referente para ti?

-Gloria Martínez, que fue de mi año. Nos trató de maravilla. Y admiro lo que ha sabido hacer con la fama de fallera mayor, por los eventos solidarios que hace Blanquerias.

-¿Cómo viviste la Crida?

-Llovía muchísimo. Veía a mis padres abajo con los paraguas. Mi corte mayor, Isabel Conejero, me abrazó, y me encantó ver la cantidad de gente que fue a pesar de la lluvia. Ese es el milagro de las fallas.

-¿Crees que las fallas de Manolo Algarra en Almirante, tu comisión, no se valoran lo suficiente?

-A mi falla de este año le hubiera puesto el primer premio. Además de los detalles que crea, el mensaje de 'Votes for women' me encantó. Es complicado ganar en Especial porque hay mucho nivel, pero la hubiera valorado más.

-¿Tenías claro desde pequeña que querías ser arquitecta?

-Sí, desde los 8 años. Siempre me ha gustado diseñar. Empecé a dibujar telas de valenciana y luego me decanté por los edificios.

-¿A quién diseñarías una casa?

-A mi hermano. Le gustaría que le hiciera una en Torre en conill, como los futbolistas. Vivimos allí una temporada y nos encanta.

-¿Qué aficiones tienes?

-Me dejé el baile hace unos años, el hip-hop y me arrepiento. Competía y todo. Algún día volveré. Y de ocio, me gusta jugar a los bolos.

-¿Cómo solucionarías el tema de las pateras?

-Cada país tiene su visión, pero el mundo es de todos. Y si la gente huye de donde vive es porque lo necesita. Eso sí, siempre que entiendan los la suerte que han tenido al acogerlos y que ayuden a la sociedad que les acoge.