Cambio drástico del tiempo en Valencia en los dos últimos días de Fallas

Cambio drástico del tiempo en Valencia en los dos últimos días de Fallas
EFE/Kai Försterling

La temperatura cae más de 10 grados en la ciudad | El viento es enemigo natural de la fiesta, ya que pone en riesgo la estabilidad de los monumentos falleros

EP

Los termómetros de Valencia han llegado a marcar este domingo máximas de hasta 29,8 grados, la segunda temperatura más alta en un día de Fallas en la ciudad de los últimos 69 años, cuando el 19 de marzo de 1940 el calor llegó a 30,8 grados.

El ranking de las jornadas falleras más calurosas sigue en tercer lugar con el 19 de marzo de 2002 con 19 grados, el 18 de marzo de 1948 (28,7 grados), también el 18 de marzo de 1988 (28,6), el 19 de marzo de 1997 (28,4) y el 18 de marzo de 1997 (28), según los datos históricos de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) en el observatorio local.

No es muy frecuente tener una temperatura como la de este domingo en Valencia en un día de Fallas. De hecho, desde 1900 solo ha habido un día grande de las fiestas, del 15 al 19 de marzo, en el que se ha superado el registro de 2019, y fue en 1940, destaca Aemet en su cuenta de Twitter.

La situación cambiará drásticamente en los dos últimos días de Fallas, este lunes y martes 18 y 19 de marzo. La previsión para hoy lunes indica un descenso extraordinario de hasta 14 grados de la temperatura máxima en la Comunitat Valenciana. La Agencia Estatal de Meteorología prevé además nubosidad, que podría dejar algo de lluvia en el tercio sur.

El cielo de la Comunitat presentará mañana martes 19 un aspecto nuboso, con posibilidad de precipitaciones débiles en la mitad sur, temperaturas con pocos cambios o descenso locales y viento del noroeste moderado en el norte de Castellón.

De hecho, el calor cambió ya en la ciudad de Valencia desde las cuatro de la tarde, cuando se cortó el viento de poniente y comenzó a entrar con fuerza viento fresco del mar. En poco más de hora y media la temperatura descendió casi diez grados hasta marcar 19,9 a las cinco de la tarde.

El viento y la lluvia son enemigos naturales de la fiesta, ya que ponen en riesgo la estabilidad de los monumentos falleros.

Más sobre el cambio del tiempo en Valencia