La Biblioteca Histórica de la UV exhibe llibrets únicos y el más antiguo de Bernat i Baldoví

L. SORIANO

valencia. La Biblioteca Histórica de la universitat de València expone en su sala Duque de Calabria sus mejores tesoros literarios de las Fallas: llibrets de comisiones del siglo XIX.

Estos tesoros estaban en cajas pendientes de documentar y analizar y ahora salen a la luz para que puedan tener acceso curiosos o investigadores a través de la web somni.uv.es y en la muestra expuesta en el edificio de La Nau.

Esta propuesta se podrá visitar hasta el 7 de abril y lleva por título 'Cinc cèntims valia el llibret!: tresors fallers la Biblioteca Histórica'. Como explica la directora de la Biblioteca Histórica de la Universitat, María Jesús García Mateu, «se ha podido documentar el llibret más antiguo que se conoce escrito por Bernat i Baldoví y data de 1855». Se trata de un llibret que se realizó para la comisión Plaza del Almudín y que se titulaba 'Historia de la falla de Sen Chusep'.

En esta exposición se pueden conocer mas de 200 llibrets de la época y se ha calculado «que un total de 90 son ejemplares únicos, es decir, que no hay documentado ninguno más conservado», añade García.

Entre los ejemplares figura un llibret de la falla de la calle Calabazas de 1880 y algunos que reproducen el esbozo de la falla en la cubierta, como es el caso de un ejemplar de la falla Tros-Alt de 1880. También se exhiben algunos testigos de la acción ejercida por la censura por parte de autoridades, como el libret 'La creu del matrimoni, escrito en 1866 por Blai Bellver o el de Maximiliano Thous de 1904 que criticaba la red de agua potable. Hay otros títulos de fallas como Plaza del Ferrocarril; calle San Vicente; Doctor Collado; Sogueros o El Pilar.

Muchos de estos tesoros literarios llegaron a la Biblioteca Histórica sin cortar ni coser, en folio completo, previo al pliegue que daría lugar al llibret, es decir, recién salidos de las imprentas.

Los comisarios que han asesorado a los técnicos en esta exposición son Josep Lluis Marín y Javier Mozas. Medio centenar de los llibrets ya han sido digitalizados y en breve se hará lo mismo con el resto.