Artistas infantiles se sumarán al equipo del accidentado Juanjo García para terminar la plantà

ANA CORTÉS

valencia. El equipo de taller de Juanjo García, artista accidentado con la rotura de tres costillas y una contusión en la cabeza mientras plantaba en Ripalda, recibirá hoy el refuerzo de artistas infantiles.

Mientras el artesano se recupera de la caída en el hospital La Fe, la mujer, Ana Fuertes, confirmó ayer que «los artistas se están volcando con nosotros. De hecho, varios compañeros que plantan infantil nos han dicho que irán voluntarios a ayudar hoy a poner escenas de fallas, ya que ellos ya habrán plantado sus fallas». Entre los compañeros que irán hoy está por ejemplo Vicente Almela, que planta la falla infantil de Sanchis Bergón-Turia, ya que García planta en este mismo espacio la grande. Y también se puede citar a Óscar Villada.

La esposa también quiso reconocer el apoyo del gremio de artistas, «ya que nos conseguido una grúa para poder seguir con el trabajo en distintas plazas».

Por otro lado, cuatro comisiones conocieron ayer que sus fallas no estaban acabadas. El artista Vicente Llácer Fortuny anunció a las fallas Murillo-Palomar, Grupo Antonio Rueda, Avenida dels Furs de Lliria y a una última en la Vall d'Uixò; que no podría acabar el encargo por su estado de salud. Los falleros acudieron a su taller para rescatar las piezas y realizar el montaje.

Según fuentes consultadas, no es la primera vez que le ocurre. Al parecer la gran cantidad de trabajo por realizar y la falta de tiempo provocaron un empeoramiento.

Desde la falla de Llíria aseguran que lo bueno de los falleros es la unión y agradecen el apoyo prestado por decenas de comisiones. Se disponen a pintar y adecentar las piezas entre ellos mismos.

El presidente de Murillo-Palomar, Jesús Sánchez-Gómez, dijo que Llácer les dejó las llaves del taller y comenzaron a trabajar. El monumento principal fue el gran afectado. Al no poder alzarlo, decidieron pintar los ninots en blanco y colocar un cartel que reza: «Hasta aquí llegó la fiesta». Pese al triste contratiempo, todo el sector se ha volcado con la comisión afectada y Murillo-Palomar afronta la situación con humor.