Sergio Amar: «Una federación de fallas de sección Especial serviría para dar más visibilidad a las fallas infantiles»

Sergio Amar, en su taller./Jaume Lita
Sergio Amar, en su taller. / Jaume Lita

El artesano inicia el proceso creativo de la falla de Maestro Gozalbo para las Fallas 2020

Jaume Lita
JAUME LITA

Sergio Amar juega con sus ninots: idea un tema y a partir de ahí se inicia una sucesión de perspectivas, situaciones, objetivos y figuraciones que acaban dando forma a la falla que en la noche del 14 de marzo planta en la demarcación correspondiente. Desde 2007 en sección Especial, Amar ha vivido la decadencia del sector y el último subidón que se ha vivido, especialmente, en las fallas infantiles. «Una sección de fallas de Especial infantiles, como ya existe en mayores, serviría para dar más visibilidad a nuestros trabajos», propone el artesano que ya ha empezado el proceso creativo de la falla de Maestro Gozalbo, la demarcación en la que aterrizará en las Fallas 2020.

En estas pasadas Fallas 2019 las redes sociales se llenaron de secretos, de caras conocidas de la fiesta que aportaban su granito de arena para, poco a poco, ir desvelando el proyecto que Sergio Amar tenía preparado para la Falla Gayano Lluch. Llegó el día de la plantà y los secretos de Amar quedaron al descubierto. Un viaje por la historia, por los rincones del mundo e incluso por la fiesta fallera. Este método de Sergio Amar es clave para gustar tanto a mayores como pequeños, teniendo guiños diferentes. En 2020 esta forma de hacer falla se verá en la demarcación que lleva saboreando dos años consecutivos el oro de especial infantil. Maestro Gozalbo-Conde Altea disfrutará de la magia de Amar.

Aún queda lejos la plantà de las Fallas 2020, pero Sergio Amar ya lleva encaminado el proceso creativo de su próxima joya fallera. El artesano recibe a LAS PROVINCIAS en su propio taller cerca de un mes después de la cremà. El espacio de trabajo está practicamente vacío, en unas semanas empezará a surgir la foguera de plaza Santa María de Alicante. Sergio Amar comenta la situación del sector, sus sueños y trayectorias, futuro y pasado.

El artesano no se corta a la hora de valorar cómo se encuentra el amplio gremio de artistas falleros: «Fastidiado. Es cierto que confluyen varias situaciones: las comisiones falleras, con sus presupuestos, quieren volúmenes grandes y acabamos teniendo poca rentabilidad de nuestro trabajo. Es necesaria una educación para conseguir valorar todo lo que hacemos». Y es que el trabajo de los artesanos no atraviesa su mejor época. En los tiempos de las redes sociales, la imagen fácil y el amplio conocimiento de falleros y no falleros, los trabajos infantiles viven una etapa de auge, de mayor conocimiento pero «si se hiciera una federación de fallas de especial infantil, como existe en mayores, serviría para aumentar más aún la visibilidad de nuestros trabajos. Hay que hacer todo lo que sea por ayudar», propone Sergio Amar.

Propuesta de jurados

Como artesano que durante todo el año trabaja por un proyecto que después valora un jurado, Amar también está capacitado para proponer una simple modificación o concreción a la hora de determinar quién forma parte de los equipos que juzgan las fallas: «Esto es muy complicado. El objetivo debe ser que salga gente que sepa lo que va a valorar. Simplemente, con ganas de salir y que sea un jurado honesto y objetivos ya que en sus deliberaciones va nuestro trabajo».

«Cada vez se cuidan más los trabajos. El volumen es el que hay y gusta, la decoración ahora se ha profesionalizado y se han añadido diseñadores al trabajo de una falla y eso es muy bueno», analiza un Sergio Amar que ha visto durante su etapa en Especial infantil, desde 2007, cómo ha cambiado la fiesta y los métodos de trabajo artesanos.

«Hacemos un trabajo para un público infantil valorado por mayores»

A la hora de analizar su trabajo y su trayectoria a Sergio Amar ni le cambia el semblante ni le sube la vanidad. Ha ganado premios bien diversos, aunque le falta el primer premio de Especial, y su único objetivo es que año tras año «intentar que la falla nunca se parezca al año anterior. Además de intentar que el trabajo tenga un mensaje y contenido. Pretendo siempre disfrutar con lo que hago sin perder la perspectiva de que es un trabajo infantil valorado por mayores».

Tras unas Fallas 2019, de las que acabó «muchísimo más contento» que años anteriores, Amar ya trabaja su desembarco en la falla que lleva dos años ganado el máximo galardón de las fallas infantiles de Valencia. «No quiero una falla pesada» se limita a avanzar el proyecto de Maestro Gozalbo 2020, pero además de esta dura empresa, Amar compartirá trabajo con Óscar Villada en la Falla Corregería, una comisión a la que vuelve 6 años después de cumplir un largo ciclo de siete ejercicios initerrumpidos como artesano. Así que la cabeza de Sergio Amar ya echa humo para las Fallas 2020, pronto en su taller crecerán una hoguera y dos fallas, unos trabajos realizados con una técnica que le ha servido para llegar al máximo reto de un artista: ganar la sección Especial infantil de las Fallas de Valencia.