La Paz de Aristófanes ya descansa en la plaza

Efigie del remate de la falla, ayer en la plaza del Ayuntamiento. / manuel molines
Efigie del remate de la falla, ayer en la plaza del Ayuntamiento. / manuel molines

Un séquito de esclavos romanos tira de la carroza que lleva la cabeza del remate de la falla municipal de Latorre y Sanz

Á. S.

La cabeza del remate de la falla de Latorre y Sanz para la plaza del Ayuntamiento ya descansa en su demarcación, donde arderá dentro de 16 días. La efigie de la Paz, como protagonista de un monumento que se basa en la obra de Aristófanes, el primer «humorista» de la historia según los ideólogos del monumento, los valencianos PichiAvo, entró en la plaza al término de la cabalgata tirada por decenas de falleros de distintas comisiones que hacían de esclavos romanos. La comitiva iba acompañada de una orquesta de viento que entonaba las fanfarrias más conocidas de la película de 1959 Ben Hur.

La cabeza de la figura central es una mujer de belleza clásica con un rostro y curvaturas del peinado realizados con miles de pieza de vareta que ya mostraban el arte del grafiti. «La clave está en pintar los grafitis y luego realizar veladuras de color, es decir, distintas capas muy transparentes que logran contrastes», explicaron los artistas PichiAvo el pasado mes de diciembre durante una visita de la corte de honor a los talleres donde la falla cobró vida.

Para el monumento se emplearán más de 15 metros cúbicos de pino de Suecia; 9 metros cúbicos de chopo y entre seis y siete de vareta. Si bien la pieza central va toda de vareta, al igual que los cuerpos de los personajes, luego la cabeza, manos y pies de Hermes, Poseidón y las mujeres que representan la cosecha y la fiesta en el mundo clásico están hechas con cartón piedra y se verá la capa sobre capa, para que se perciba la diferencia del material, según explicaron Latorre y Sanz.

'Procés creatiu' es el lema escogido por el equipo que une tradición y modernidad y la creación del artista fallero con el moderno grafiti. En la falla mostrarán cómo es el proceso creativo de una obra de arte. A partir de figuras del arte clásico grecorromano presentarán una reflexión sobre el valor artístico y el poder de la sátira de las Fallas.

El monumento, además, será interactivo. Así, un 'timelapse' de cubos en la base permitirá ver el proceso de creación. Se moverá gracias a unas bicicletas a las que podrán subir los ciudadanos y pedalear para que el tren con esas escenas coja impulso y ruede. También se elaborará un mural en directo para que la gente pueda contemplar cómo se crea un trabajo de estas características. También habrá una escultura satírica con espíritu fallero y gamberro que será una sorpresa hasta que el monumento esté plantado.