JCF obliga a la corte a comprometerse a no llevar transparencias ni faldas cortas

Raquel Alario, fallera mayor de Valencia, y su corte, en la presentación de las telas de Vives y Marí en el Colegio de la Seda. :: artur part/
Raquel Alario, fallera mayor de Valencia, y su corte, en la presentación de las telas de Vives y Marí en el Colegio de la Seda. :: artur part

Fuset se ve forzado a publicar, tras la presión de presidentes y políticos, las normas que por primera vez han firmado las jóvenes

LOLA SORIANO VALENCIA.

Nada de transparencias, faldas cortas, escotes pronunciados o colores llamativos. Las cortes y las falleras mayores de Valencia tendrán que cumplir por primera vez unas normas de protocolo e indumentaria que la Junta Central Fallera les ha obligado a firmar, ya que si no lo hacían cuando eran candidatas, no podían seguir adelante con el proceso de elección.

Si bien el concejal de Cultura Festiva, Pere Fuset, recordó el martes en el pleno que estas indicaciones ya se venían haciendo desde 2003, esta es la primera vez que las recomendaciones han pasado a normas de obligado cumplimiento y con la exigencia de firmarlas por contrato.

Inicialmente el documento no se quería hacer público, pero finalmente la Junta lo mostró al presidente de Isabel la Católica y a los partidos de la oposición tras reclamarlo en varias ocasiones. Y ahora, además, se ha colgado en la web de la Junta.

Muchos presidentes se han mostrado indignados por las exigencias de vestuario que se marca a las jóvenes, ya que se incluyen prohibiciones explícitas como «evitar las transparencias y los escotes excesivos». También se exige que a la hora de vestir faldas, «que la longitud sea como mínimo por encima de la rodilla». Y se recomienda que «preferentemente utilicen colores sobrios».

En los complementos, se fija que deben utilizar preferentemente zapato de tacón, «evitar bolsos de grandes dimensiones y complementos extravagantes».

Uno de los puntos que más malestar ha suscitado, ya que muchos presidentes han confesado que «no debería ser propio de un gobierno progresista» hace referencia a la posibilidad de obligar a cambiarse de ropa a la corte o fallera mayor. En la página séptima dice que «si la indumentaria que llevan se considera indecorosa o no apropiada al acto al que se asiste, el acompañante que les recoja tendrá la facultad de obligarles a cambiarse y, en caso de negativa, y previa consulta con la vicepresidenta correspondiente, dejarlas en sus domicilios».

Para ver la versión en iOS, picha aquí

Sobre la asistencia a título particular a cualquier otra manifestación festiva, las normas dicen que «su participación quedará sujeta a la condición de que dicha componente pueda justificar su pertenencia al menos dos años a la comisión organizadora de la fiesta».

También se recoge que «se evitará la participación en procesiones y actos de otras fiestas o municipios en los que, aunque participen como invitadas, los organizadores les den el tratamiento de falleras mayores de Valencia o cortes y puedan restar protagonismo a la propia fiesta».

Y otro de los puntos que ha enfadado a los presidentes, porque ya implica incluso a los casales, y que ha motivado la presentación de firmas para tratar una moción de reprobación en la asamblea del próximo martes, es la relación que la Junta marca entre la corte y sus comisiones. Como se recoge, «en ningún caso podrán actuar como falleras mayores salientes de sus comisiones, ni para actos internos ni para la presentación de su comisión, ya que el cargo de fallera mayor de Valencia y corte es superior a cualquier función que pueda tener en sus comisiones».

Se marca que si en los actos oficiales el público quiere fotografiarse con ellas, «deberán ser autorizadas por el vicepresidente». Y hablando de fotos, les han prohibido «compartir fotografías o vídeos tomados de forma personal por las niñas, señoritas o familiares, durante los actos y en los coches oficiales».

Sanciones

En las normas incluso se contemplan sanciones, aunque el secretario general de la Junta, Pepe Martínez Tormo, aseguró que no hay intención de sancionar. «El incumplimiento del deber de asistencia de alguna componente, sin la debida justificación, podrá ser sancionado con la no asistencia a los actos que se determinen». Y si incumplen los horarios «podrá sancionarse con la no recogida de la niña o señorita, dejándolas en su domicilio». El olvido de cualquier complemento para vestirse de valenciana «dejará a la componente fuera de la comitiva».

Otro punto curioso es que «las parejas deberán mantenerse obligatoriamente alejados de ellas en todo acto protocolario».

Si bien Fuset aseguró en el pleno que, de cara al año que viene, creará una mesa de trabajo con diversos colectivos para consensuar las normas, el hecho de que se haya saltado la aprobación en la asamblea no ha sentado bien. Por su parte, Ciudadanos pidió ayer a Fuset que cumpla el reglamento fallero cuando redacte las normas de 2017. «El concejal ha obviado al consejo rector y al pleno de la Junta. Eso es incumplir las normas. Nosotros no politizamos, sencillamente le pedimos que cumpla el reglamento, nada más», dijo la concejal Amparo Picó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos