El dirigismo de Compromís solivianta al mundo fallero

El dirigismo de Compromís  solivianta al mundo fallero

El segundo plante de presidentes agudiza el malestar de las comisiones

ISABEL DOMINGOValencia

Fue un asunto trivial (el reparto de palets de las fallas infantiles) pero acabó convirtiéndose en un plante de presidentes, el segundo que sufre el concejal de Cultura Festiva y presidente de la Junta Central Fallera, Pere Fuset, en poco menos de un mes. Como aseguraban los responsables de las comisiones que abandonaron la asamblea celebrada el martes por la noche en el Palau de la Música, votar por segunda vez algo que ya se había aprobado en la reunión anterior «sienta un mal precedente» porque deja «en entredicho» todos los acuerdos que puedan adoptarse.

Un plante que podría considerarse la gota que colma el vaso de la paciencia de las comisiones, que han visto cómo aquella frase de «las fallas serán lo que quieran los falleros» que proclamó Compromís al asumir la cartera de las fiestas se ha quedado en papel mojado. La supresión de los poemas de Lo Rat Penat del libro fallero, los recortes en las ayudas a la iluminación, las restricciones a los mercadillos artesanales o la eliminación de la bandera de España de las asambleas de presidentes son algunas de las medidas adoptadas por el Consistorio que han generado malestar en las fallas, ya que ninguna iniciativa ha sido consensuada. Y eso que, según ha reiterado el alcalde, Joan Ribó, en varias ocasiones, «los tiempos del ordeno y mando han pasado a la historia».

1. Las actividades de Lo Rat Penat, excluidas

Es una de las asociaciones centenarias del cap i casal y, también, de las que más actividades promueve para las fiestas. En el caso de las Fallas, es conocido el concurso de los llibrets, que realiza desde 1903, cuya subvención está en el aire por la exigencia del Ayuntamiento de que los escritos se realicen en el valenciano que marca la Academia Valenciana de la Lengua (AVL). Una polémica que surgió el pasado julio y a la que la entidad que preside Enric Esteve contestó asegurando que no se excluye a ningún llibret de los premios.

No ha sido la única polémica de Compromís con Lo Rat Penat, pues en septiembre levantaba el telón del teatro fallero a la AVL, que entraba como patrocinadora de una actividad en la que las comisiones empleaban las normas de Lo Rat Penat, generando así incertidumbre entre los falleros por si esto perjudicaba a las clasificaciones.

El último agravio a esta institución ha sido la decisión de excluir del libro fallero los poemas que se dedicaban a las falleras mayores y que eran obra del ganador del premio Bernat i Baldoví del concurso del Jocs Florals, lo que ha suscitado protestas. ¿El motivo alegado por Fuset? Que serán las falleras mayores quienes harán un saluda y que los textos de la publicación deben estar en valenciano normativo.

2. Tijeretazo a la iluminación

La vuelta al 'cole' traía para las Fallas el primer tijeretazo a la partida de las subvenciones. El Ayuntamiento decidía mantener la subvención al 25% del monumento (aspecto que el concejal confirmó a la Federación de Especial para toda la legislatura) pero anunciaba una reducción del 2% en las ayudas a la iluminación, lo que implicaba un duro golpe para las comisiones, especialmente las de Ruzafa. El dinero del recorte se destinará a otros apartados, como la organización de actos conjuntos o la contratación de música en directo.

CRONOLOGÍA

1 de julio

Políticos en la fiesta: Comrpomís incumplía su promesa de despolitizar la fiesta y situaba en la directiva de Junta Central Fallera a afines al partido.

22 de septiembre

Reducción de ayudas: El Ayuntamiento anuncia una rebaja de las ayudas a la iluminación que posteriormente aplaza a 2017 tras las quejas de las comisiones.

28 de octubre

Sin la bandera de España: El emblema nacional desaparece de la asamblea de presidentes celebrada en el Palau porque no hay ninguna legislación que obligue a ello.

2 de noviembre

Restricción a los mercadillos: Los puestos se reducirán a 20 y sólo podrán instalarse entre siete y diez de alimentos envasados y sólo dos con elaboración directa.

20 de noviembre

Sin poemas de Lo Rat Penat: La Junta excluye del libro fallero los poemas de Lo Rat Penat. En julio había anunciado que exigirá el valenciano normativo en los llibrets.

De nuevo se escucharon las críticas de «nos dijeron que se optaría por el diálogo y no se ha consultado». El anuncio causó tal revuelo, pues los contratos para las luces ya estaban firmados, que incluso se organizó una recogida de firmas. Finalmente, la comisión negociadora para este fin logró que Fuset rectificara. A medias, eso sí. No habrá bajada el próximo año pero se endurecerá para 2017, por lo que «será mayor del 2% y no superior al 5%».

3. Coto a los mercadillos al limitar los puestos

Tras las luces, llegó el turno de los mercadillos artesanales o medievales, que se han constituido en los últimos años como una importante fuente de ingresos para las comisiones. Aquí el tripartito acordó reordenar su instalación con varias medidas. Por un lado, ubicándolos en un único lado de la calle y no en los dos. Por otro, limitando el número de puestos permitidos a 20. Restricción también a las paradas de comida: entre siete y diez de alimentos envasados y sólo dos con elaboración directa de productos. Aunque las comisiones de Especial han pedido a la concejalía que autorice dos puestos más, de momento han obtenido el silencio como respuesta.

4. Baja la partida para las mascletaes

Comienzos de julio. Sintonía de Compromís con los pirotécnicos al reconocer que las mascletaes no están bien pagadas. Se anuncia la voluntad de revisar la actual tabla de precios. Apenas cuatro meses después el anuncio queda en nada, pues los presupuestos de la Junta Central Fallera (JCF) no contemplan la subida, motivo por el que Ciudadanos y PP se abstienen en la aprobación de las cuentas de la institución. Un vistazo a los números revela que, por ejemplo, el coste de la elección de la corte en la Fonteta sube para 2016, al contrario de los anunciado.

En el caso de los disparos en la plaza del Ayuntamiento, Fuset se comprometió la semana pasada a aumentar el dinero un 10%, por lo que los pagos pasarían de los 4.000 a los 4.400 euros.

Pero el dinero no ha sido el único tema del que se ha hablado en las mascletaes. La canción previa al disparo también se modificará y correrá a cargo de un grupo valenciano cada año, como recoge el programa electoral de Compromís. Además, la clásica 'Valencia en Fallas' de Vicente Ramírez, tarareada por toda la plaza, dejará paso a una versión a cargo de Bajoqueta Rock.

5. La asamblea salta del hemiciclo al Palau

Resonaban aún los coletazos del anuncio, con posterior marcha atrás, de la prohibición de aparcar en el carril bus durante la noche cuando la JCF remitía una carta a los presidentes falleros para recordarlos que, durante la celebración de la asamblea mensual, no podrían aparcar en la explanada de la plaza del Ayuntamiento, como se les permitía hasta entonces de manera excepcional.

La medida se enmarcaba como paso previo de la decisión del organismo fallero de cambiar la ubicación de estas reuniones, habituales en el hemiciclo municipal desde hace 25 años. Finalmente fue el Palau de la Música el lugar escogido, alegando motivos de seguridad por cuestiones de aforo y mayor comodidad. Además, se dio autorización para el aparcamiento en el carril bus de la zona.

A pesar de eso, las fallas protestaron ante una nueva decisión adoptada unilateralmente, contradiciendo una vez más la tan alardeada participación ciudadana que pregona el tripartito. La primera, celebrada en octubre, arrancó con un plante de 60 comisiones en la puerta del edificio durante diez minutos.

6. La bandera de España se queda en casa

Fue en esa primera asamblea de presidentes en el Palau donde se vivió otra escena que dejó perplejos a muchos presidentes. La bandera de España se quedó en casa, o mejor dicho, en la sede de la Junta, según la versión dado por la entidad.

Una cuidada puesta en escena en la que sólo se colocaron dos Senyeras y la bandera de la Junta y que no pasó por alto a los asistentes pues hubo interpelaciones sobre ello. En la noche del martes la escena se repitió aunque esta vez sólo figuró la Senyera. Que no se incumple ninguna ley fue la respuesta dada en las dos ocasiones por Pere Fuset mientras que el secretario general de la entidad, José Martínez Tormo, explicó el mes pasado que las banderas empleadas eran las mismas que se usan para la gala fallera, la exaltación de las falleras mayores o la entrega de bunyols y recompensas. Sin embargo, la hemeroteca demostró que el emblema nacional sí que estuvo en estos actos.

7. Baile de fechas para la instalación de carpas

Los permisos para la instalación de carpas también provocaron una rectificación de fechas por parte de la concejalía. Si bien se anunció que se darán el 10 de marzo (cinco días más tarde que este año) para aquellas que no cortaran calles o se montaran en solares y luego se fijó el 9, al final el día 8 lo harán aquellas que no impidan el paso de autobuses de la EMT y las que sí cortan, el 10. Aceptaba así una petición de la Interagrupación para facilitar el montaje.

8. Afines a Compromís en la Junta Central

Aquella premisa de que los políticos no deberían tener protagonismo al frente de las fallas se quedó en una promesa electoral de Compromís a las primeras de cambio, ya que el concejal de Cultura Festiva asumía la presidencia de la Junta Central Fallera a la semana de tomar posesión de su acta. Fuset prometía entonces «una transición hacia donde los falleros quieran» y, como le recordaban algunos, lo incumplía desde el minuto uno de la legislatura al asumir él mismo el cargo de la Junta.

Además, Compromís decidía situar a sus afines en la directiva del organismo fallero, empezando por el secretario general, José Martínez Tormo, que participó en la elaboración del programa electoral de este partido. La decisión provocó malestar entre los falleros e, incluso, entre las filas del PSPV, compañero de gobierno junto a València en Comú, porque los nombres no habían sido consensuados.

9. Cambios en la Exposición del Ninot

La última tecla que ha tocado Compromís en las Fallas ha sido la Exposición del Ninot, que cambia de ubicación y pasará de la explanada de Nuevo Centro a la Sala Arquerías del Museo de las Ciencias. Una decisión justificada en el aumento de la zona expositiva y en la presencia de turistas, entre otros aspectos, que no acaba de convencer al mundo fallero por las escasas conexiones de transporte público y se preguntan si afectará a la afluencia de visitas. Se añade el incremento del precio de las entradas, que pasa de 2 a 3 euros la general y de 1 a 1,5 euros para niños para niños, personas mayores y socios.

Fotos

Vídeos