Nuevos desfibriladores para los espacios públicos de Aldaia

Nuevos desfibriladores para los espacios públicos de Aldaia
El Consistorio ha instalado siete nuevos aparatos y preparado a 16 trabajadores municipales
REDACCIÓN

Aldaia completa su inclusión en la red de municipios cardioprotegidos con la adquisición de siete nuevos desfibriladores que estarán disponibles en los principales centros públicos de la localidad. Esta iniciativa incluye la formación que han recibido 16 trabajadores municipales.

Los dispositivos están disponibles en el Ayuntamiento, casa de Coladores, centro de convivencia de la calle Mayor, Matilde Salvador, piscina cubierta, pabellón polideportivo y Encrucijadas. Se trata de desfibriladores que están ubicados en zonas visibles, y son de fácil manejo e intuitivos. Según explica el alcalde, Guillermo Luján, «desde el consistorio queremos extender lo máximos posible el alcance de los desfibriladores en la localidad, ya que en algunas ocasiones, las paradas cardiorrespiratorias se pueden revertir si se actúa con rapidez, aunque por desgracia, aún no se haya inventado ningún método que sea 100% infalible».

En el primer minuto tras la entrada en parada existen un 90 por ciento de posibilidades de reversión. De ahí en adelante, por cada minuto que pasa se pierde un 10 por ciento posibilidades de éxito. Para facilitar la correcta utilización de estos desfibriladores ante una eventual parada cardiaca, desde el ayuntamiento explican que los aparatos que se han adquirido por el Ayuntamiento «son semiautomáticos, muy sencillos e intuitivos». Estas adquisiciones se suman a las primeras unidades de desfibrilación que ya se incorporaron a dos vehículos de la Policía Local y se dotó de formación a un total de 29 agentes.

Desde 2012 a 2017 los agentes realizaron más de 12 intervenciones en las que tuvo que usar maniobras de reanimación cardiopulmonar. Con todas estas acciones, se pretende ampliar la capacidad cardioprotectora de la red de asistencia municipal y, en definitiva conseguir que Aldaia sea una ciudad en la cual sus espacios públicos sean lugares cardioprotegidos. «Esperamos que no sea necesario el uso de los desfibriladores en ningún momento, pero llegado el caso, ahora estamos preparados para afrontar las situaciones de riesgo que se puedan presentar», puntualizan desde el consistorio.

Temas

Aldaia