El Consistorio reparte 75.508 kilos de alimentos entre familias necesitadas

El Consistorio reparte 75.508 kilos de alimentos entre familias necesitadas
Riba-roja de túria | El Banco de Alimentos ha permitido asistir a un total de 2.948 personas durante los últimos tres años
EXTRAS

El Ayuntamiento de Riba-roja de Túria ha repartido desde el año 2017 y hasta la actualidad un total de 75.508 kilos de productos alimenticios a través del Banco de Alimentos municipal que ha permitido dar asistencia a 2.948 personas de la localidad que cumplen los requisitos para acceder a este tipo de ayudas. En total se han beneficiado 1.116 familias en el citado periodo de tiempo. La función del Banco de Alimentos que se puso en marcha en Riba-roja en la anterior legislatura se enmarca en el programa de ayuda alimentaria que lleva a cabo el departamento de Políticas Inclusivas, Derechos Sociales, Igualdad y Mayores con el objetivo de atender a las familias más vulnerables y que necesitan de estos lotes para comer.

Los lotes repartidos entre las familias recorren una línea de actuación a partir de la compra directa de alimentos en el mercado, el suministro a los centros de almacenamiento y la distribución de las organizaciones asociadas de distribución (OAD). Finalmente, son las organizaciones asociadas de reparto autorizadas (OAR), en este caso el Ayuntamiento de Riba-roja reconocido como tal, quienes se encargan de repartirlo.

Por bloques, durante el año 2017 se repartieron 32.400 kilos de alimentos para 467 familias y un total de 1.304 personas. El siguiente año, en 2018, se repartieron otros 33.221 kilos para 1.286 personas de las que resultaron beneficiadas 506 unidades familiares. A lo largo del presente año se han repartido 9.887 kilos de alimentos para 143 unidades familiares y un global de 358 vecinos.

El departamento de Derechos Sociales y Políticas Inclusivas también ha concedido un total de 194 ayudas individuales a otras tantas familias de Riba-roja de Túria en lo que llevamos de año 2019 destinado al pago del alquiler de vivienda, el pago de las hipotecas y los suministros de agua o luz en función de la renta, las especificidades y la situación económica de cada solicitante. Las ayudas individuales están supeditadas -excluidas los lotes de alimentos- a la realización obligatoria de medidas para facilitar su inserción social y laboral posterior en asociaciones y entidades locales, consistentes especialmente en la realización de cursos de formación e inserción socio-laboral.

Políticas sociales

Además, se han dado a conocer las cifras de los programas de dependencia enfocado a todas aquellas personas que, por razones derivadas de la edad, la enfermedad o la discapacidad, sufren una pérdida de autonomía física, mental, intelectual o sensorial precisan de la atención de otras personas para su día a día. Por ello, el Ayuntamiento de Riba-roja ha valorado hasta 238 solicitudes durante el año 2018 y otras 125 valoraciones en lo que llevamos del presente ejercicio.

Por otra parte, se han tramitado 124 solicitudes de la renta garantizada de Inclusión Social en el año 2018 y otras 41 en el presente ejercicio mientras que las solicitudes de la renta garantizada de ingresos mínimos se elevaron a 12 en el pasado año y otros 3 en 2019. El acceso a estas ayudas tiene en cuenta la residencia, los recursos económicos de los demandantes, el patrimonio personal o el número de personas en el núcleo familiar, su mayoría de edad u otros ingresos.

El alcalde de Riba-roja de Túria, Robert Raga, ha afirmado que desde la legislatura anterior y la presente «el ayuntamiento ha realizado un esfuerzo ímprobo dedicado a las políticas sociales destinado a las familias y las personas que durante este tiempo lo pasan peor, y que por su situación económica y social necesitan una mayor atención por parte de la administración pública».