Entrevista A José Miguel Medina, Presidente De La Cooperativa Coviñas

«Los vinos cooperativos son garantía de calidad y de compromiso social»

El presidente de Coviñas, José Miguel Medina./V. R.
El presidente de Coviñas, José Miguel Medina. / V. R.
J. FALOMIR

José Miguel Medina, presidente de Bodegas Coviñas, además de presidente de la DOP Utiel-Requena, es uno de los artífices del gran impulso que los vinos de esta comarca han experimentado en los últimos años.

- Hace años pedía usted a las administraciones que incentivaran el consumo de vino en nuestro país. ¿Ha habido alguna evolución?

- La creación de la interprofesional del vino es una buena iniciativa. Una herramienta que está incidiendo en el ligero incremento del consumo de vino en nuestro país. Pedimos desde el sector un consumo moderado y responsable, como no puede ser de otra manera. Porque lo que es realmente preocupante es que un país como España con una media de producción de 42 millones de hectólitros anuales tenga un consumo interno de escasamente 10 millones. Si tenemos en cuenta que el vino forma parte de nuestra cultura y nuestra dieta mediterránea, el mensaje no lo hemos sabido enviar correctamente. Hay que disfrutar del vino con responsabilidad. Sería una frivolidad olvidar que es un producto alcohólico, pero también se debe destacar su importancia en la economía de muchos territorios donde no se entiende la no existencia de este cultivo.

- Lo que es evidente es el esfuerzo promocional que están haciendo Coviñas y la DOP. ¿Se pueden cuantificar de alguna forma los resultados?

- En cuanto a Coviñas en menos de una década hemos pasado de comercializar 3 millones a 35 millones de litros. En lo referente al embotellado, el año pasado terminamos comercializando 12.8 millones de botellas de vino y cava. Lógicamente nuestro mayor interés está en el aumento de la comercialización embotellada, nuestro plan estratégico para los próximos años pasa por incrementar esas ventas de manera considerable. Es donde tenemos un mayor valor añadido y no solo en lo económico, también estamos reconociendo un territorio, así como a la gente que día a día trabaja por él. Garantizamos su futuro y el de sus familias, además de ser responsables de mantener un medio natural, luchando contra la desertificación y el despoblamiento.

- ¿Pero para el granel también se buscan fórmulas más productivas?

- Como granel, en 2017, comercializamos el resto, 25 millones, producto con el que estamos buscando nuevos mercados ya que el 60% lo dirigimos al exterior. No podemos olvidar el granel, sigue siendo nuestra realidad y lo que hicimos en su día fue concentrar la oferta en la sección de granel en Coviñas buscando un producto de más calidad. El año pasado entendimos que era necesario crear una empresa comercializadora gestionada por Coviñas, pero no solo para nuestras cooperativas, sino que sirviera de herramienta para el desarrollo de toda la comarca, por lo que creamos Bobal Wine Cellars y en la actual campaña comercializaremos 57 millones de litros de vino granel, lo que representa el 67% del granel producido en cooperativas de la comarca, de una manera más profesional y organizada.

En cuanto a la DOP, el incremento también es importante, pasando ya en la expedición de más de 30 millones de contra etiquetas, gracias a las campañas de promoción local, nacional e internacional. Este año hemos participado en numerosos foros buscando nuevos mercados en países como Suiza, EE. UU. o Japón. En 2018 además hemos participado en la feria Vinexpo de Hong Kong, un mercado, el asiático, en claro ascenso.

- Se trató hace un mes en una asamblea sectorial la evolución del viñedo ante el cambio climático. ¿Hay preocupación en ese sentido?

- Indudablemente, el cambio climático es algo que nos ocupa y preocupa enormemente. Vemos año tras año la evolución que va llevando, con importantes modificaciones que nos hacen estar alerta, por ello no paramos de tener reuniones y en todos los foros hay un apartado importante sobre el efecto que el cambio climático pueda ocasionar en el cultivo de la vid a corto y medio plazo. Son muchas las entidades que están analizando e investigando la influencia que pueda tener sobre el cultivo de la vid, no solo en nuestro territorio si no a nivel mundial. Los efectos pueden ser muy influyentes y se necesita definir estrategias.

- Como cooperativa de segundo grado que es Coviñas, ¿hay entidades que están más implicadas que otras o todas siguen las pautas?

- Como cooperativa nos regimos por los criterios de igualdad, democracia y el principio de equidad por lo que todas las cooperativas, dependiendo de su capital social, tienen la misma importancia. El compromiso con la entidad es total por parte de cada una de ellas y están participando indudablemente de la misma forma en todas las decisiones, mostrando una implicación inequívoca de cumplir con la misión que desde el plan estratégico nos marcamos para los próximos años, que no es otra que la de garantizar la sostenibilidad y rentabilidad del socio viticultor.

- ¿La relación precio/calidad sigue siendo una de las bazas de Coviñas. ¿Esto supone un esfuerzo adicional para los socios productores?

- Los socios viticultores de las cooperativas de base de Coviñas tienen un sobre precio con respecto a la media del vino que se comercializa fuera de Coviñas, por lo que no hay ningún esfuerzo adicional. Una de las normas que nos auto aplicamos es que las uvas de nuestros viticultores se tienen que pagar como mínimo un 10% más que el mercado. En 2017 el incremento del precio está en torno al 30 %. Nuestro esfuerzo es embotellar cada día más, buscando una mayor rentabilidad del socio, que sí se tiene que comprometer a tratar de hacer cada día mejores uvas.

- Da la impresión que la cooperativa no tiene un proyecto para desarrollar la producción de cava.

- Es una falsa impresión. Como cooperativa concentramos la oferta de todos nuestros socios, tanto en la comercialización de sus uvas como en el vino base que elaboramos en las tres cooperativas habilitadas para ello, además como comercializadores de cava el crecimiento es muy importante; en el año 2017 tuvimos un incremento del 38% y en lo que llevamos de campaña ha crecido un 37 %. Día a día nuestros cavas se conocen en más mercados.

- La iniciativa promocional bajo la marca de Territorio Bobal ¿está teniendo la repercusión esperada?

- De momento seguimos trabajando para ser reconocidos por Unesco como patrimonio de la humanidad, indudablemente nos gustaría que fuesen los trámites y gestiones mucho más rápidas pero es sabido que este tema es muy lento y costoso, la iniciativa es excelente, las bodegas la apoyamos porque vemos la enorme posibilidad que nos supondría ser reconocidos por Unesco. Es una forma extraordinaria de reivindicarnos, junto a las otras zonas que forman parte del proyecto, demostrando un arraigo, una continuidad de un cultivo y una singularidad que nos daría un prestigio que falta ser reconocido.

- Las cadenas de distribución valencianas han influido para posicionar mejor los vinos de Coviñas?

- Unas más que otras, pero todas tienen una sensibilidad especial con el producto local. En lo referente a Coviñas lo cierto es que nos sentimos bien tratados y posicionados. Hace unos años hablar de un vino cooperativo era poco menos que hablar de un vino de segunda, pero hoy los vinos cooperativos están demostrando lo que son. Son verdad, son garantía de calidad, son los que tienen un compromiso social real, equitativo, que respetan a las personas, socios y trabajadores, que tienen un compromiso medioambiental. Esos valores cada día los tenemos que enseñar y demostrar al consumidor que cuando coge un producto cooperativo, no se equivoca. Es trabajo de todos poner en valor los vinos cooperativos y por supuesto es nuestra obligación dar al consumidor mejores vinos.

Una década en la presidencia

«Han sido diez años cargados de ilusión, de trabajo y compromiso de todos los que forman el grupo Coviñas. El presidente no es más que el portavoz y desde luego el éxito se debe al equipo humano de este gran grupo. Desde el viticultor, los técnicos y bodegueros, así como todo el personal de Bodegas Coviñas, representados por el consejo rector, han conseguido posicionar la cooperativa donde debe estar, a la cabeza de la DOP Utiel Requena, siendo reconocida no solo a nivel de Comunitat Valenciana, sino además participando en foros a nivel nacional. Nuestra visión era ser la bodega líder de la DOP y lo hemos conseguido, más del 40% del vino embotellado lo comercializa el Grupo Coviñas. Somos un referente a nivel local queremos implicarnos al máximo en el desarrollo de nuestro territorio, por eso de manera solidaria y cooperativa formamos primero la sección de granel de Coviñas y posteriormente la Bobal Wine Cellars S.L. junto con el resto de cooperativas socias. Invertimos para garantizar un futuro. Aplicamos las máximas de responsabilidad social corporativa siendo consecuentes con lo que representamos a nivel local y comarcal, potenciando la rentabilidad de todos los que formamos parte de esta cooperativa, socios y trabajadores, que regida con los principios cooperativos demuestra su total compromiso social y medioambiental. Pero somos ambiciosos, estamos en medio de un nuevo plan estratégico que nos exige seguir creciendo, buscando nuevos mercados y posicionando nuestro producto, garantía de calidad, en las casas de nuestros clientes. Vamos a invertir en una nueva línea de embotellado porque nuestro objetivo es incrementar el embotellado y por ende el valor añadido de nuestro producto».