Entrevista

«Vila-real no sería hoy la misma sin su Caixa Rural»

El presidente de Caixa Rural Vila-real, Enric Portalés, en la puerta de la entidad./LP
El presidente de Caixa Rural Vila-real, Enric Portalés, en la puerta de la entidad. / LP
Enric Portalés Llop, presidente de Caixa Rural Vila-real
E. G. M.

Caixa Rural Vila-real inicia este mes de enero los actos de celebración con motivo del centenario del origen su actividad, que se remonta a 1919. El principal acto tendrá lugar el 30 de enero, fecha en la que hace cien años se creó el Sindicato Agrícola Católico, que en 1944 pasó a denominarse Cooperativa Católica Agraria. Su sección de crédito, hoy Caixa Rural Vila-real, «ha sido en este siglo decisiva en el progreso y desarrollo de la economía, la sociedad y la cultura local», según nos explica su presidente, Enric Portalés.

- No todos los días se cumplen cien años. ¿Qué valoración le merece este aniversario?

- Así es. Hacer cien años no es fácil. Y durante este tiempo han ocurrido muchas cosas, en nuestro país y en nuestro entorno más cercano. Las circunstancias que hicieron nacer esta cooperativa no son hoy las mismas. Recordamos que la entidad aparece por la necesidad de ayudar a los villarrealenses que no tenían las mismas oportunidades para acceder a los servicios que ofrecían las otras instituciones bancarias. Esta misión y este compromiso local nos ha diferenciado del resto de entidades que a lo largo de los años han ido llegando a la ciudad, llamadas por el desarrollo y crecimiento económico al cual nuestra Caixa Rural Vila-real ha contribuido de manera tan destacada.

Si echamos la mirada atrás y hacemos un breve repaso a momentos y lugares que han marcado la historia de Vila-real, enseguida se pone de manifiesto el protagonismo de la Caixa y la Cooperativa en el desarrollo económico, cultural y social de una ciudad que, seguramente, hoy no sería la misma: la plaza del Ayuntamiento, las escuelas de la calle Sant Antoni, el Instituto Francesc Tàrrega, el Centro de Experimentación Agraria, la Guardería, la Residencia de ancianos, y tantas y tantas iniciativas que no habrían sido posibles sin la visión y el compromiso de los responsables de ambas entidades.

- Si tuviese que resumir en qué se diferencia Caixa Rural Vila-real de la competencia, ¿qué subrayaría?

- Una entidad financiera que reinvierte los beneficios que obtiene entre aquellos que los han hecho posibles no es hoy en día común. Es verdad que muchos bancos también colaboran en actividades sociales y culturales, pero no exclusivamente en la ciudad de Vila-real. Y esto es lo que nos hace diferentes a nosotros, y es bueno recordarlo, sobre todo, coincidiendo con la celebración del centenario.

Por otro lado, el mapa de actividad bancario ha cambiado radicalmente desde la crisis que sufrimos ahora hace diez años. En este sentido debemos reivindicar en primer lugar que continuamos aquí, al servicio de nuestros socios y clientes, cuando tantas y tantas otras entidades han dejado de existir. Y en segundo lugar, que lo estamos porque, conforme a nuestros principios y valores, tomamos la decisión de formar parte del grupo financiero cooperativo que lidera el sector de las cajas rurales españolas. Un grupo que nos ha permitido adaptarnos a los nuevos tiempos bancarios y a la feroz competencia de las nuevas empresas que están irrumpiendo sin que nunca antes hubieran tenido relación alguna con la actividad crediticia o inversora.

Con esta visión de futuro, y con responsabilidad, los socios de Caixa Rural Vila-real decidieron unirse al Grupo Cooperativo Cajamar, que asegura una mayor fortaleza y una decidida voluntad de continuar muchos años más contribuyendo al crecimiento de la ciudad de Vila-real.

- Con todo lo ocurrido durante estos años, ¿a quién o a qué se ha debido la evolución tan positiva de la entidad y de la propia ciudad?

- A todos, y lo digo con total sinceridad. Creo que tanto los socios de esta Caixa Rural y de la Cooperativa como todos los ciudadanos de Vila-real tendrían que felicitarse de este hito. Que una institución como la nuestra haga cien años tiene que ser motivo de orgullo y de celebración. Por eso, los responsables actuales queremos hacer partícipes a todos de esta conmemoración.

En lo que a mí respecta, tengo muy claro que ser presidente de Caixa Rural Vila-real y coincidir con la celebración del centenario es una pura casualidad. El cargo podría haber recaído en cualquier otra persona de las que me han acompañado en los sucesivos consejos rectores de estos últimos años. Me ha tocado a mí, pero sé que aquello que celebramos no habría sido posible sin la voluntad, el esfuerzo, y muchas veces el sacrificio, de todos los que me han precedido y de todas y todos los consejeros que han formado parte de la Junta a lo largo de estos cien años.

- Entre todas las actuaciones que tienen previsto realizar durante este año, ¿cuáles destacaría?

- El mayor reto es poder ofrecer a la ciudad un Centro Social totalmente renovado y adecuado a las nuevas exigencias de seguridad y accesibilidad. Es el lugar de reunión por excelencia de la ciudad, el núcleo cultural, social y festivo que nos identifica como socios de la Caixa Rural y también como ciudadanos de Vila-real. Y con las reformas que hemos iniciado, podremos acoger todos aquellos actos que ya se hacían y muchos más que a buen seguro facilitarán las actividades que tantas y tantas asociaciones llevan a cabo a lo largo del año.

El diseño y nueva distribución del espacio permitirá acoger también otras actividades formativas dirigidas a nuestros socios, además de aquellas que ya se llevaban a cabo (aula méntor, cursos de idiomas, cursos de iniciación a la informática, etc.). Otra satisfacción ha sido comenzar el nuevo año con la remodelación de la oficina principal, que ofrece un espacio mucho más personalizado, más moderna en el diseño, dispuesto para atender y dar respuesta a las necesidades actuales de nuestros clientes.

En definitiva, queremos transmitir la idea que los cien años pasados nos alientan a seguir en el camino, adaptándonos a la realidad actual y con la mirada puesta en el futuro, pensando en las próximas generaciones. Ciertamente nadie puede prever el futuro, pero seguro que los esfuerzos que hemos hecho en estos últimos años servirán para encararlo con mayor ilusión y compromiso. Desde nuestra incondicional voluntad de atender las necesidades de los colectivos menos favorecidos de nuestra sociedad y adecuando nuestro servicio financiero a las exigencias de los socios y clientes, con la atención personalizada que ofrecemos y nos caracteriza en nuestras oficinas y con el desarrollo de nuevas plataformas digitales. Porque cuanto más sencilla, cercana y ágil sea nuestra actividad, mejor.

- Entendemos que como presidente, para usted debe ser gratificante celebrar este aniversario.

- Así es, naturalmente. Pero lo es más el hecho de contar con gente tan comprometida con el proyecto como son los consejeros y consejeras, trabajadores y trabajadoras con los cuales vengo compartiendo estos años y los que me quedan en el cargo. Personalmente, aquello que más valoro es poder celebrar el centenario después de los tiempos de incertidumbre que sufrimos en el reciente periodo de crisis. Han sido unos años duros y muy difíciles. El sector financiero español y europeo ha vivido momentos de mucha incertidumbre y las autoridades supervisoras, tanto el Banco de España como el Banco Central Europeo, han exigido la adopción de una serie de medidas de control que han cambiado las reglas del juego.

- Y a partir de ahora, ¿cómo vislumbra el futuro de la entidad?

- Ahora ya sabemos con claridad cuáles son los requerimientos de los supervisores, que cada vez son más exigentes con el buen gobierno y las buenas prácticas, la solvencia, la seguridad de responder a hipotéticos escenarios críticos y tantos otros aspectos. Y estoy tranquilo que en Caixa Rural Vila-real las cumpliremos todas, porque nuestros controles internos son ahora más estrictos que nunca. Entiendo que todos los controles afectan a la celeridad en la concesión de las operaciones, pero también es bien cierto que la tranquilidad que ofrecen ayuda a la confianza de los miles de socios y clientes de nuestra entidad. Así es que hay mucho para celebrar y mucho para agradecer a todos aquellos que han hecho posibles estos cien años y a los que vendrán y harán posible nuevos centenarios.

En enero comienzan las celebraciones

Caixa Rural Vila-real inicia este mes de enero los actos de celebración de su centenario. El próximo 30 de enero tendrá lugar un acto institucional en el que se rendirá homenaje a las personas que han sido una parte de su quehacer en estos cien años. Además, el salón de actos del renovado Centro Social de la Fundació Caixa Rural acogerá el estreno del Himno del Centenario, con música compuesta por Rafael Beltrán y letra creada por el historiador Jacinto Heredia.

La celebración, en la que participarán entidades, asociaciones y personas vinculadas a Caixa Rural Vila-real y a la Cooperativa, continuará con la inauguración y visita a la reforma integral del Centro Social. Una chocolatada popular en la plaza de la Vila y un espectáculo piromusical a cargo de la Pirotecnia Reyes Martí pondrán el punto final a la jornada. Asimismo, el día 3 de febrero el obispo de la diócesis Segorbe - Castellón, Casimiro López, oficiará una eucaristía en la iglesia Arciprestal acompañado por el Cor Ciutat de Vila-real, que interpretará la 'Missa del Llaurador'. Seguidamente, la Fundació Caixa Rural Vila-real cederá a la ciudad la 'Escultura del Llaurador', una réplica en bronce de la obra hecha por el artista Llorens Poy. Finalmente, la jornada festiva concluirá con un concierto de la Unió Musical La Lira en el salón de actos y una paella monumental en la plaza de la Vila para todos los asistentes.

Caixa Rural Vila-real programará durante 2019 exposiciones, conferencias, eventos deportivos, actividades infantiles, culturales y sociales para conmemorar sus cien años de existencia.