Entrevista

«Uno de cada dos valencianos es cooperativista»

Emili Villaescusa, presidente de la Confederació de Cooperatives de la Comunitat Valenciana./LP
Emili Villaescusa, presidente de la Confederació de Cooperatives de la Comunitat Valenciana. / LP
Emili Villaescusa. Presidente de Cooperatives de la Comunitat Valenciana
REDACCIÓN.

Con motivo del Día Mundial del Cooperativismo, el presidente de Cooperatives de la Comunitat Valenciana hace un balance de la situación de las cooperativas en la Comunitat y de cuál es el futuro de las mismas.

- ¿Cómo valora la situación de las cooperativas en la Comunitat Valenciana?

Estamos viviendo un buen momento. Lideramos sectores económicos con vocación exportadora, tenemos empresas referentes entre las principales de la Comunitat y actuamos en todo el abanico de actividades económicas. El cooperativismo valenciano destaca por su variedad porque tenemos de todos los tamaños, en todos los sectores económicos y están presentes en todo el territorio. El peso del cooperativismo en la economía valenciana no se discute.

Actualmente en la Comunitat hay 2.435 cooperativas y hablamos de una facturación que representan el 6,2% del PIB; y dos millones y medio de personas forman parte de alguna cooperativa en la Comunitat, lo que equivale al 50% de loa población de este territorio; es decir: uno de cada dos valencianos es cooperativista. Con estos datos, sólo podemos añadir que la valoración es positiva.

- ¿Por qué son tan importantes las cooperativas para un sistema económico como el implantado en la Comunitat?

Desde nuestro sector acostumbramos a decir que las cooperativas son más que empresas. Es evidente que los valores éticos y principios que tienen las cooperativas no son patrimonio de nadie, pero también lo es que la cooperativa es la fórmula empresarial que mejor compagina con ellos, con la solidaridad, la igualdad, la participación, el compromiso, entre otros.

Las cooperativas persiguen, desde lo local, un mundo más digno y lleno de oportunidades; practican desde hace mucho tiempo el desarrollo sostenible cada día a través de su actividad empresarial, ya sea agrícola, de servicios, enseñanza, crédito, industria, viviendas, consumo, transportes o distribución alimentaria o eléctrica. Pero, que nadie se lleve a engaño, no hay que parar; hay que seguir trabajando para contribuir a mejorar el presente y preparar mejor el futuro.

Y estamos en el buen camino. Generamos empleo neto positivo y no cabe duda que el cooperativismo es un actor clave en el desarrollo económico de la Comunitat porque es una fórmula empresarial que ha demostrado que aguanta mejor en tiempos de crisis y además participa de los crecimientos en tiempos de recuperación.

En definitiva, el cooperativismo es una fórmula empresarial comprometida con el territorio, generadora de empleo estable y de calidad y socialmente responsable.

- ¿Cómo ve el futuro de las cooperativas en la Comunitat?

Gracias a actos conmemorativos como el que hemos celebrado del Día Mundial del Cooperativismo se puede dar a conocer de qué manera las cooperativas contribuyen a la creación de sociedades más dignas, sostenibles y resilientes.

El futuro pasa por conseguir una mejora de la competitividad de las cooperativas valencianas, una competitividad basada en cuatro ejes fundamentales: el crecimiento sostenible, tanto social, económico como medioambiental; el incremento del empleo de calidad, que sea estable y productivo; el avance en la presencia igualitaria de mujeres y jóvenes en los ámbitos empresariales de responsabilidad y la extensión de los valores y principios propios del modelo cooperativo en el resto de tejido empresarial valenciano.

Por otra parte, nuestra intención es que, en el escenario económico de la Comunitat, las cooperativas tengan el protagonismo que se merecen, consolidando el camino que ya hemos empezado con la Administración de impulso cooperativo que nos situará en un referente para el resto de España.

Es justo reconocer que el cooperativismo valenciano ha contribuido a la mejora de la economía, con avances importantes pero hay que seguir avanzando y, por eso, las cooperativas esperamos del Botànic II el impulso que nos ayude a dar un nuevo salto de protagonismo en la agenda política.

Las cooperativas estamos presentes cada vez en más plataformas de participación institucional, pero ningún gobierno ha tenido todavía la valentía suficiente como para abrir un debate serio sobre la necesidad de repensar las bases del diálogo social.