Trayecto

Soex-2 de Moncofa, valor seguro para los cítricos

Campo de naranjos dentro del proyecto de cesión de tierras./LP
Campo de naranjos dentro del proyecto de cesión de tierras. / LP
La entidad, con más de medio siglo, la forman unos 200 socios, todos ellos pequeños agricultores
ADRIÁN BACHEROCastellón

Soex-2 fue constituida en febrero de 1964 bajo el nombre de Cooperativa Sociedad de Exportación número 2 de la Cooperativa La Prosperidad de Moncofa. Se creó después de que un grupo de 22 agricultores se reunieran tras una serie de heladas y problemas en las cosechas en la localidad. De esta forma, es una de las cooperativas con mayor trayectoria en la provincia y es que hace cuatro años celebraron el 50 aniversario.

Desde sus inicios y hasta la actualidad, la actividad principal de Soex-2 ha sido la recolección y el manipulado de cítricos. No obstante, la entidad que preside Manuel Torres ha ido complementando e incorporando otros productos como el caqui y la granada, «debido a que se han dado diferentes circunstancias en el mercado para decantarse por estos productos», destaca Torres. Con el transcurso de los años, además, la cooperativa ha extendido sus posibilidades a otros ámbitos, como la gestión de un supermercado Charter, que supone un servicio más al municipio y creación de puestos de trabajo, y la puesta en marcha de la estación de servicio Carburantes Cooperativos. «Se ha hecho necesario apostar por la exportación y diversificación de productos y servicios para rentabilizar las explotaciones».

La dirección de la cooperativa corresponde a los 10 socios que conforman el consejo rector. Sus decisiones son delegadas en el gerente que es el responsable de que se ejecuten y siempre están comprometidos en la defensa de los intereses de los agricultores de la comarca. El principal producto de Soex-2 es, sin duda, la clementina y en concreto la variedad clemenules. «Tenemos que seguir potenciando y apostando por la calidad, aprovechando al máximo nuestra fruta para estar abiertos a cambios externos, debido a la fuerte concentración de los mercados» destaca Torres.

Pequeños agricultores

Soex-2 cuenta con alrededor de l200 socios, todos ellos pequeños agricultores. «En la época de bonanza del ladrillo tuvimos una disminución del número de socios, llegando a contabilizarse alrededor de 1.000 hanegadas de baja; todo ello motivado por la presión urbanística. En la actualidad existen muchas fincas abandonadas en España que se van recuperando con cultivos alternativos como granadas, caquis, melocotones, almendras y, lógicamente, naranjos», apunta Torres. En la actualidad, la cooperativa Soex2 está llevando a cabo un proyecto de cesión de tierras, con el objetivo de dotar de un fondo de comercio a la cooperativa y al mismo tiempo luchar por mantener dichas tierras en activo el máximo tiempo, con la creación de riqueza que ello conlleva (trabajo, materiales, etc.). «Consiste en recuperar fincas abandonadas de socios, plantando variedades que ayudan a alargar el calendario comercial de la cooperativa; tras un periodo de tiempo, el socio puede hacerse cargo de sus fincas y continuar con el proyecto». dice.

La coyuntura, por otra parte, les llevó a fundar a finales del 2014 la empresa Carburantes Cooperativos, una estación de servicio que se dedica a la venta de combustibles. «La gasolinera se pone en marcha pensando, fundamentalmente, en los socios de ambas cooperativas. Pero también se sirve a terceros», señala Torres. «Los beneficios que conlleva la condición de socio a la hora de repostar aquí es que, además de tener productos de primera calidad, suministrados por los principales operadores nacionales, los combustibles van enriquecidos con el producto aderco. En cuanto a descuentos directos, el socio obtiene una rebaja de seis céntimos de euro por litro. En el poste se diferencian en todo momento los precios para socios y terceros», destaca Torres.

La cooperativa de Moncofa dispone de un almacén de confección que consta de dos naves de 3.000 metros cuadrados, que sirve para almacenar los materiales necesarios para el envasado de los frutos cítricos. Además, cuenta con otro almacén, de 1.800 metros, que sirve como parking para la flota de camiones, así como para almacenar elementos útiles como son las cajas de campo.

Cuatro millones de euros

La facturación media ronda los cuatro millones de euros anuales, siendo su producción de alrededor de las 8.000 toneladas, con más de 3.000 hanegadas socias. «Pese a no ser unas cifras muy acentuadas, sí que destacamos en el ranking de solvencia, en tesorería saneada, en rentabilidad y, sobre todo, en el trabajo bien hecho», agrega.

Finalmente, Manuel Torres destaca que «encaramos el futuro con ilusión y esperanza», y añade que «el objetivo es que todo este patrimonio creado con el esfuerzo de tres generaciones pueda mantenerse y aumentarse para las futuras generaciones. Tenemos mucha esperanza en que estas nuevas generaciones den el paso y se produzca un relevo generacional. La agricultura ha sido, es y será siempre un modo de vida que de todos va a depender dignificarlo lo máximo posible».