Quesos de Catí representa la marca de identidad de la localidad

La Cooperativa trabaja, principalmente, en dos proyectos que son Quesos de Catí y El Pastor de Morella. /LP
La Cooperativa trabaja, principalmente, en dos proyectos que son Quesos de Catí y El Pastor de Morella. / LP
La cooperativa, que se creó hace más de dos décadas, cuenta con más de 50 profesionales implicados en el proyecto
ADRIÁN BACHEROCastellón

«Quesos de Catí es la marca, la seña de identidad del municipio, porque llevamos el nombre de la localidad por todo el mundo y nuestros éxitos contribuyen a reforzar su imagen. Es un activo del pueblo», resalta el gerente de la cooperativa, Miquel Vives.

La cooperativa, que se constituyó hace dos décadas, ha logrado construir un relato que refleja la evolución de la actividad industrial del municipio muy vinculada a las prácticas ganaderas y a la explotación de los recursos lácteos que genera. «Apostamos por mantener la tradición y es bueno que la gente sepa que cuando come uno de nuestros quesos contribuye a mantener la población», argumenta Vives.

Quesos de Catí dispone de dos ganaderías propias, con 1.500 cabras, pero contando con las de los socios y otros productores de la zona, llegan a un total de 8.000 cabezas, lo que les permite tener una producción anual de 1,6 millones de litros de leche de cabra y oveja. Con esa leche mantienen las tres líneas de producción: la de quesos de cabra, la de oveja y la de los quesos ecológicos de cabra. «Somos los únicos productores de este tipo de queso ecológico de cabra en toda la Comunitat y uno de los pocos en el ámbito nacional», argumenta el gerente de la mercantil. En total, generan 35 empleos directos, además de los ganaderos productores de leche. Eso sí, de forma directa o indirecta, hay 50 profesionales implicados.

La cooperativa cuenta con dos marcas de queso, fruto del deseo de mantener la tradición quesera en la zona. Por un lado está Quesos de Catí y por otro El Pastor de Morella. El proyecto de Morella, apunta Miquel Vives, «surgió en 2004 cuando se nos presentó la ocasión de poder adquirir la empresa. Dimos el paso y acometimos una renovación a fondo de la misma». La idea, añade, era buscar el circuito comercial corto, que «supone intentar llegar al consumidor final de forma directa».

Especialización

Uno de los valores añadidos de la empresa, que les ha hecho diferenciarse de otras, es su apuesta por el queso ecológico. «Buscamos un nicho de negocio que nos permita ofrecer un producto diferenciado. En todos los campos de la producción buscamos la calidad», indica.

Ello les ha permitido conseguir más de 50 premios nacionales e internacionales. «Los premios no son un apoyo directo, pero ayudan a relacionarte con el cliente final, que valora más tu producto y con la administración. El reconocimiento a la calidad de nuestros quesos nos ayuda mucho, porque nos da a conocer en el sector y facilita la relación con los compradores». No obstante, Vives aclara que «pese a todos estos reconocimientos, no es fácil emprender en el entorno rural».

«De hecho, estamos dando valor a productos que estaban abandonados. Hubo una época en la que la ganadería y la producción de leche de cabra estaban desprestigiadas, por lo que hemos tenido que dar una vuelta a todo esto. También es verdad que ahora hay mayor cultura gastronómica, lo que ha jugado a favor nuestro», argumenta el gerente.

Sector agroalimentario

Por otro lado, Vives lo tiene claro y augura un buen futuro en el sector agroalimentario. «Es un área muy madura, en el que hay mucha competencia, por lo que tienes que hacerlo bien y con el condicionante de que al apostar por la producción artesana no podemos manipular la producción de queso como ocurre en el campo de la fabricación industrial. Trabajamos en función de las características de la leche, que no es la misma en primavera e invierno».

Además, añade que «limitar la producción y apostar por la calidad son nuestro sello. Una calidad que abarca todo el proceso, lo que supone cuidar la materia prima hasta la transformación y la comercialización. Nuestros valores son el territorio, la calidad del producto y la búsqueda del consumidor que aprecie esos valores», finaliza Vives.