Debate

La mujer en la nueva realidad del siglo XXI: una mirada de futuro

La Universitat de València acogió en el Salón de Grados de su sede de ADEIT esta jornada vespertina que congregó a un numeroso auditorio./Juan J. Monzó
La Universitat de València acogió en el Salón de Grados de su sede de ADEIT esta jornada vespertina que congregó a un numeroso auditorio. / Juan J. Monzó
Profesionales de empresas y cooperativas participan en el encuentro con motivo del Día Internacional de la Mujer
COOPERA.

El Grupo Cooperativo Cajamar se ha sumado a la celebración del Día Internacional de la Mujer con un encuentro en el que seis mujeres referentes en el sector agroalimentario y representantes de los distintos eslabones de la cadena alimentaria, contaron su visión y experiencia personal dentro del sector, así como el futuro de la mujer en el mismo.

Para ello, la jornada titulada 'La mujer en el sector agroalimentario del siglo XXI: una mirada hacia el futuro' celebrada en el Salón de Grados de la sede de ADEIT reunió a María Teresa Cháfer Nácher, directora general de Desarrollo Rural y Política Agraria Común de la Conselleria de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural; Teresa Morell, gerente de la cooperativa agrícola de Pego, Coopego, que cuenta en la actualidad con 1.842 socios, de los cuales cerca de 590 son mujeres; Pepa Torres, CEO desde hace catorce años de Walker's, partner logístico de la planta Ford de Almussafes y socia fundadora de EcologiVal, un proyecto innovador con el que tratan de recuperar parte de la huerta de Alcácer y los municipios cercanos, abandonada por la escasa rentabilidad; María R. Albiach, CEO Valgenetics y Doctora en Ciencias Químicas, Especialidad Bioquímica con una larga trayectoria como científica de más de veintiocho años de experiencia enmarcada en los campos de la Bacteriología y la Virología molecular; Mercedes Iborra, tercera generación de agricultores e Ingeniero agrónomo, cuya actividad profesional la ha desarrollado combinando diversas experiencias empresariales; y, finalmente, Carmina Cárcel, secretaria técnica de la DO Utiel-Requena, e Ingeniera Técnica Agrícola, Ingeniera Agrónoma y licenciada en Ciencias y Tecnología de Alimentos.

El encuentro, moderado por María Gloria Collado, del área de Igualdad y Conciliación del Grupo Cooperativo Cajamar, fue inaugurado por Mª. Teresa Cháfer, quien, en su intervención titulada 'Desafíos de la mujer en el siglo XXI', contextualizó la realidad de la mujer en el sector agroalimentario de la Comunitat Valenciana y destacó la importancia de ésta en el mismo al considerar que «su importancia en el mundo rural es esencial ya que puede ser la que vertebre, recupere y fije la población en las zonas rurales actualmente despobladas ya que asentar la familia y procurar su bienestar en estos territorios conllevará necesariamente proveer de servicios fundamentales en estas poblaciones lo que tiene como consecuencia un desarrollo y una evolución de las mismas».

La responsable de la Conselleria también destacó la necesidad de llegar a una colaboración entre hombres y mujeres dado que «el futuro de las zonas rurales pasa por establecer entendimiento compartido entre hombres y mujeres y planes de desarrollo de largo plazo con los que consolidar estos territorios y hacerlos atractivos para que se recuperan con la llegada de gente que se ilusione con una nueva forma de vida como es la rural».

La jornada también abordó, con la exposición de Pepa Torres, socia de Ecologicval y CEO de Walker`s, la importancia de la agricultura en la Comunitat Valenciana, así como a través de la ponencia impartida por Teresa Morell, gerente de Coopego, Coop. V. y Carmina Cárcel. secretaria técnica de la DO Utiel-Requena, el talento que la mujer está sumando al desarrollo del sector. En este sentido, Morell destacó la necesidad de que «los hombres comprendan que es preciso dar un paso al lado en los órganos de gestión de las cooperativas para poder dar cabida a la mujer, la cual junto con ellos puede emprender un nuevo futuro del sector incluyendo en él el talento femenino y también las habilidades y competencias adquiridas por mujeres que actualmente están ya muy preparadas en esta materia». Al hilo de lo expuesto por Morell, Carmina Cárcel destacó también la importancia de innovar e investigar en el sector de agroalimentarias, un punto de vista que vino reforzado por la ponencia impartida por María R. Albiach, quien junto a Mercedes Iborra, defendió en su exposición la necesidad de incluir la formación especializada y científica en el sector. Con ello se lograría el objetivo de lograr aunar la experiencia de los años heredada y adquirida por el mundo rural primario con los avances tecnológicos que desde el ámbito de la Universidad se están llevando a cabo para el desarrollo del sector.

Mª. Teresa Cháfer.
Mª. Teresa Cháfer.
Entrevista. Mª. Teresa Cháfer. Directora General de Desarrollo Rural y Política Agraria «Los roles de género deben ir desapareciendo»

María Teresa Cháfer Nácher, directora general de Desarrollo Rural y Política Agraria Común de la Consellería de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural, destacó en su intervención los ejes fundamentales sobre los que se asienta el futuro de la mujer en el sector.

- ¿El futuro de la huerta y del mundo rural pasa por la mujer?

- La mujer es estratégica y en torno a ella gira la formación de la familia. En la nueva ruralidad debe encontrar su espacio y éste se dará cuando garantice para la mujer un trabajo estable y unos servicios que son parte esencial para el desarrollo de la familia, como la educación, la sanidad y la comunicación, la conectividad. Si estos tres pilares existen, la familia que es la base de la población en el mundo rural podrá desarrollarse y con ello, la mujer puede decidirse con más facilidad a participar en este tipo de vida, totalmente distinta a la urbana, a la de la ciudad.

- ¿Cuál es el nuevo modelo de ruralidad que se está dibujando?

-Yo estoy viviendo en el mundo rural y vivir en él implica hacerlo asumiendo las diferencias que hay entre la ciudad y el campo. Esto hay que tenerlo en cuenta y debe conocerlo quien decide vivir en el mundo o entorno rural. Pero, después, nos ofrece muchas oportunidades de cambiar la manera de vivir, de alimentarnos, de gestionar el pueblo donde vivimos. En este sentido se vive un modo distinto de gestionar el día a día y de mejorar el entorno en el que vivimos pudiendo tener la posibilidad de impulsar cambios cuyo inicio y objetivos finales disfrutas.

- ¿Es difícil impulsar el desarrollo en el mundo rural?

-Yo creo que es más complicado en la ciudad. En el entorno rural el seguimiento de las iniciativas es más cercano y esta es una cuestión a destacar. Se recupera la voluntad de crear y mejorar el entorno vital, y se está logrando una sinergía entre la experiencia de los mayores y los más jóvenes que está creando una convivencia extraordinaria, en la que todos ganan. Estar en un entorno rural es asumir una filosofía de vida distinta a la ciudad en la que la planificación a largo plazo es importante y donde todos están muy interconectados.

- ¿Existe un hecho diferencial que aporta la mujer a esa evolución?

- Actualmente, los roles creo que están más asociados a las personas mayores, ya que compruebo cómo en las generaciones jóvenes se ha producido una evolución muy positiva en la que no existe tanta diferencia. La mujer está aportando en este sector mirada de largo plazo, sostenibilidad, mayor reflexión, respeto, diálogo aunque en realidad a lo que creo que debemos tender es a lograr un trabajo compartido y enriquecedor entre hombres y mujeres y hacer más visible el trabajo de ellas logrando así una mayor igualdad. Todos tenemos que aceptar que los roles de género deben ir desapareciendo por el bien de todos, por el bien de la sociedad.

Elena Meliá.
Elena Meliá.
Entrevista. Elena Meliá. Subdirectora del Departamento de Economía en CEGEA «Las mujeres tienen mucho que aportar al sector agroalimentario»

La doctora ingeniero agrónomo Elena Meliá es la subdirectora de investigación del Departamento de Economía y Ciencias Sociales del Centro de Investigación en Gestión de Empresas (CEGEA). Ella es una de las últimas investigadoras que analiza el papel de la mujer en el sector agroalimentario.

En este sentido, Meliá no duda en destacar que en la actualidad «el papel de la mujer en el mundo agroalimentario está en una senda de mejora, pero aún por debajo de lo que le correspondería, si atendemos a la presencia real de socias en las cooperativas».

El trabajo mas importante realizado en esta línea por Cooperativas Agroalimentarias arrojaba que en la actualidad en España el 25% de los socios en las cooperativas son mujeres, pero en cambio, el porcentaje de mujeres que acude a las asambleas es sólo de un 15%. Además, en la gestión de las cooperativas este porcentaje este es aún más reducido, ya que desciende al 3,5%.

También destaca que en el estudio realizado dentro de la Cátedra Cajamar-UPV sobre gobierno de cooperativas agroalimentarias, en aquellas cooperativas de más de diez millones de euros de facturación, la participación en la toma de decisiones reflejaba una muy por debajo de lo establecido desde Europa en lo que respecta a la presencia de la mujer en los Consejos de Administración que para 2020 esta fijado en un 40%.

Meliá afirma que en las empresas agroalimentarias el problemas es que no hay desarrollados programas de conciliación que les ayuden a embarcarse en trabajos de una mayor responsabilidad y que pueden a la vez compaginarlo con el hecho de ser madres si es que así lo desean. Existe una falta de flexibilidad horaria, los permisos por maternidad no están bien vistos y en el sector agroalimentario falta una evolución cultural que supere determinados roles heredados en el que el papel del varón aún es prevalente cuando está claro que todo está cambiando. Después, también hay que impulsar la formación, ya que observamos que hay pocas ingenieras, técnicas, y muchas profesionales dedicadas al cuidado, a la medicina, a la enseñanza. Los últimos informes destacan que se está reduciendo el número de mujeres en ingenierías y esta es una cuestión que habrá que impulsar también culturalmente».

En torno al futuro de sector y de la mujer dentro de él, esta especialista valenciana en Economía Social destaca que «yo creo que el sector agroalimentario tienen un gran futuro. Se está invirtiendo, generando riqueza; es un sector estratégico donde la mujer puede aportar mucho por la perspectiva que tiene de ver la vida y la forma de gestionar. Lo lógico es que en una entidad se aproveche lo mejor de cada uno, lo mejor del hombre y de la mujer. En la medida en que la mujer se vaya incorporando a los puestos de decisión se enriquecerá el sector, las cooperativas y las empresas en general y esto se reflejará en los resultados. Es preciso la colaboración de todos, hombres y mujeres para lograr una evolución y avance del sector agroalimentario».