?
ESTÁ PASANDO

Los clubes de LaLiga golean por un planeta limpio

Leganés, Zaragoza, Deportivo y Celta son pioneros en combatir los problemas medioambientales con iniciativas que involucran a sus aficionados

Miguel Olmeda

Compartir

Cierra 2018 y la lucha medioambiental sigue más candente que nunca. El año pasado, sin ir más lejos, el mundo perdió casi 16 millones de hectáreas de bosque tropical, una cifra sin comparación en tres lustros. Las emisiones de CO2 a la atmósfera se dispararon hasta 41.000 millones de toneladas mientras que el número de muertes por contaminación del aire se elevó por encima de cuatro millones. En cuanto a los residuos, un informe del Banco Mundial calcula que se produjeron más de 2.000 millones de toneladas de basura. Expuestos los problemas, turno para las soluciones. La más efectiva, concienciar a la población en materia medioambiental. Y en ello anda LaLiga, consciente del papel ejemplarizante del fútbol, fenómeno de masas donde los haya, aplaudiendo y apoyando a sus clubes en la consecución de proyectos de responsabilidad social corporativa.

Un 'pichichi' croata para animar a reciclar

El pasado 21 de septiembre, cinco días antes de recibir al FC Barcelona en Butarque, el CD Leganés presentaba a Recyclàdoric. De nombre croata, “por aquello del éxito de la selección balcánica en el último Mundial”, el flamante fichaje del conjunto madrileño confiaba en marcar goles no en el césped, sino en la grada, apoyando a la afición pepinera a reciclar en el estadio.

“Apostamos por este proyecto porque era algo que no habíamos hecho antes, relacionado con el medio ambiente”, explica Dani Abanda, responsable de comunicación del Leganés. “Creímos que iba a aportar a la sociedad algo que necesita: una mayor concienciación sobre la reutilización de envases”, añade sobre una campaña que comenzó en aquel duelo ante el Barça y se prolongará a lo largo de toda la temporada en Butarque.

En Twitter, bajo el ‘hashtag’ #TodosSomosRecyclàdoric, el Leganés animaba a sus aficionados a reciclar en los 68 contenedores amarillos que el club situó en el perímetro superior y en los vomitorios del estadio. Además, el club, en colaboración Ecoembes y el Ayuntamiento de la localidad del sur de Madrid, colocó pegatinas en los accesos y puntos de información en las entradas; y durante el descanso se celebró un concurso de lanzamientos desde el centro del campo y un espectáculo de animadores, con una camiseta hinchable del nuevo ‘galáctico’ croata.

Bajo el ‘hashtag’ #TodosSomosRecyclàdoric, el Leganés animaba a sus aficionados a reciclar en los 68 contenedores amarillos que el club situó en el perímetro superior y en los vomitorios del estadio

“La aceptación de los aficionados fue muy positiva, la gente ha reciclado desde el primer momento”, asegura Abanda. “Hemos conseguido fomentar esa concienciación tan necesaria para cuidar el medio ambiente y también que en cada partido se recicle una cantidad de basura importante”, añade el responsable comunicativo del club. El fichaje de Recycládoric fue un éxito rotundo.

“Fue un éxito porque conseguimos que todo el mundo del fútbol, que ese día estaba viendo al Barça en Butarque, viera que cuesta muy poco reciclar”, apuntan desde el Leganés. También porque, como parte del acuerdo, y gracias a la cantidad de residuos reciclados durante el Leganés-Barça, Ecoembes hizo una donación a la Asociación Española del Síndrome de Prader Willi, una enfermedad rara y muy compleja que afecta a uno de cada 15.000 nacidos.

La iniciativa fue la primera que realizaba el Leganés de ese estilo, pero no será la última. “Nuestra idea es ir detectando circunstancias en el ámbito medioambiental donde podamos aportar nuestro granito de arena, y como equipo de LaLiga podemos poner al servicio de causas sociales nuestro megáfono”, señala Dani Abanda, y revela que el Leganés ha ofrecido a LaLiga el proyecto para que pueda ponerse de ejemplo a otros clubes de la competición. “Sería genial que esto que hemos hecho en Butarque se viera en otros estadios de LaLiga”, confiesan desde un club, ante todo, comprometido con la sociedad. Y es que, desde hace una década, el Leganés tiene como premisa que los vecinos de la localidad se sientan orgullosos del equipo de su ciudad.

Kilómetros en autocar por árboles en Nicaragua

Casi 9.000 kilómetros separan Zaragoza y Nicaragua. Y sin embargo, la ciudad aragonesa y el país centroamericano llevan hermanados desde hace 16 años –con la localidad de León-, en un compromiso que se extiende al ámbito deportivo. Porque el Real Zaragoza, uno de los clubes con más solera del fútbol español, ahora en LaLiga 1|2|3, mira al otro lado del charco a la hora de apoyar en la lucha medioambiental.

A través de la plataforma ‘CeroCO2’, un grupo de pequeños agricultores recuperó 1.170 hectáreas de selva en cinco años, el equivalente 1.500 campos de fútbol

“Queremos devolver a la sociedad un poquito de lo que ésta nos da”, apunta Pedro Suñén, responsable de la Fundación Real Zaragoza, para explicar el porqué de ‘CommuniTree Carbon Program’, una iniciativa comunitaria en la que participa activamente el club maño.

“Dado que hacemos la mayoría de nuestros desplazamientos en autocar, queríamos compensar de alguna manera todo el CO2 que emitimos a lo largo de la temporada”, señala Suñén. Así, el Zaragoza se puso en manos de la Fundación Ecología y Desarrollo (Ecodes), para estimar la huella de carbono que deja en cada salida.

“Calculan los kilómetros que recorremos, el dióxido de carbono que producimos y el coste monetario que tendría”, explica, y luego el club destina esa cantidad de dinero a reforestar árboles en San Juan de Limay, Nicaragua. Lo hace a través de la plataforma de compensación de ‘CeroCO2’, que agrupa a pequeños agricultores para repoblar sus tierras en desuso. Un proyecto que, desde 2010 hasta 2015, recuperó 1.170 hectáreas de selva, el equivalente a más de 1.500 campos de fútbol.

Esta iniciativa del Real Zaragoza, pionera a nivel mundial, no estará sola en un futuro. “Tenemos que ser un ejemplo para 27.000 socios y muchos más aficionados zaragocistas”, recuerda Suñén.

Trajes de etiqueta… ecológica

El Real Club Deportivo ha llevado la idea de reciclaje un paso más allá que el resto de clubes, no sólo de LaLiga, sino de todo el planeta. No se trata únicamente de separar residuos, que también lo hace en el estadio de Abanca-Riazor, apoyado por Ecoembes, sino que ha dado una vuelta de tuerca más a la reutilización de basura… Para convertirla en ropa de etiqueta.

“Nos gusta alinearnos con marcas que, como nosotros, tengan ese compromiso con la gente y con el planeta, y Ecoalf es un referente nacional e internacional”, señala Gelines Romero, directora del Área Social del Deportivo, explicando la alianza de su club con Ecoalf.

Esta empresa ha convertido al conjunto blanquiazul en el primer equipo del mundo en lucir un traje de calle hecho con materiales 100% reciclados, mayoritariamente basura marina. “Es un proyecto que se llama ‘Upcycling the Oceans’, a través del cual ellos recuperan toda la basura que hay en los océanos y la convierten primero en tejido y después en producto”, detalla Romero, apuntando que el Dépor ha renovado el patrocinio con Ecoalf una temporada más.

El Real Club Deportivo, junto a Ecoalf, apuesta por la reutilización de basura marina para convertirla en ropa de etiqueta

Riazor al alcance de toda Galicia

El trabajo del Deportivo con el medioambiente no queda ahí. La masa social del equipo blanquiazul, repartida por los más de 29.000 kilómetros cuadrados de toda Galicia, acude puntual cada quince días al estadio de Abanca-Riazor y el club, consciente del impacto atmosférico que tanto desplazamiento supone, ha puesto en marcha ‘Destino Dépor’, una iniciativa para reducir la contaminación los días de partido.

¿Cómo? Poniendo a disposición de sus socios una serie de autobuses gratuitos que llegan a toda la región y, al término del encuentro, les lleva de vuelta a casa. “Tenemos mucha afición que no está en A Coruña y se desplaza a nuestro estadio cada dos semanas produciendo una determinada huella de carbono”, apunta Gelines Romero. ‘Destino Dépor’ también mejora la movilidad y la densidad del tráfico, y reduce los accidentes en carretera al desplazarse un menor número de vehículos: “En una fiesta como es el fútbol, lo que menos queremos es que se convierta en un día de tragedia”.

El éxito de la iniciativa es tal entre la masa social deportivista que el club herculino la ha ampliado con ‘Destino Abegondo’, habilitando autocares para que los socios acudan a ver al Fabril o al Depor Abanca, equipo femenino del Club. En total, al Deportivo apenas le supone un desembolso anual de 80.000 euros, ni siquiera un 0,25% de su presupuesto para la temporada 2018/19 en LaLiga 1|2|3. “Para nosotros es una inversión positiva, no sólo en la economía del socio, sino en la ciudad, porque se va a consumir más en hostelería”, destacan desde el club.

Reciclando desde niños

El RC Celta es la otra cara futbolística de Galicia, el lado celeste de una región donde el respeto por el medio ambiente viene casi desde la cuna. En Abanca Balaídos, precisamente, creen que un futuro saludable en materia medioambiental pasa por educar en el reciclaje desde niños. Así, a través de un convenio con Ecoembes, el RC Celta instalará a principios de 2019 una serie de papeleras y contenedores en todas las instalaciones del club.

“Buscamos maneras de colaborar con acciones que además de ser buenas para el Celta, tengan un beneficio social o medioambiental”, señala Roberto Barreras, asistente de dirección en la Fundación del club vigués. Desde la sede social del RC Celta hasta Abanca Balaídos, pasando por A Madroa (la Ciudad Deportiva), contarán con papeleras para separar los residuos. “Es algo para toda la gente que acude a ver los partidos, el estadio, a entrenar… Allí se gastan muchas botellas pequeñas de plástico y es necesario reciclar todo eso”, destaca Barreras.

Roberto Barreras, señala que: “Ya estamos educando en la cantera, concienciándoles y enseñándoles a recoger los plásticos y tirarlos en sus contenedores después de cada entrenamiento, en los vestuarios…”

La misión del RC Celta, además, será la de concienciar a los aficionados y jugadores de todas las categorías del club de la utilidad de estos contenedores. “Antes de los partidos recordaremos que los hemos instalado, qué función tienen, para qué sirve cada color…”, añade Barreras. “Parece una tontería, pero al final mucha gente no sabe exactamente qué va en cada papelera”.

En todo caso, el papel del RC Celta con el medio ambiente no queda ahí, ya que el club de LaLiga Santander está trabajando en varias acciones en las que el reciclaje esté presente. “Intentaremos meter la gestión de residuos y la educación medioambiental siempre que se pueda”, indican desde un club respetuoso con la naturaleza, empezando por la base. “Ya estamos educando en la cantera, concienciándoles y enseñándoles a recoger los plásticos y tirarlos en sus contenedores después de cada entrenamiento, en los vestuarios…”

Leganés, Zaragoza, Deportivo y RC Celta son apenas unos ejemplos, pioneros e innovadores, de clubes que proponen iniciativas para proteger el medio ambiente. El resto de equipos de LaLiga Santander y LaLiga 1|2|3 también trabajan para dar ejemplo desde su posición: un altavoz que llega a millones de aficionados no sólo en España, sino en todo el planeta.

Compartir

Este contenido ha sido desarrollado por Content Factory, la unidad de contenidos de marca de Vocento, con LaLiga. En su elaboración no ha intervenido la redacción de este medio.