?
GRADA

El sueño del novato, la ilusión de una ciudad

El CF Fuenlabrada marcha tercero en su temporada de estreno en LaLiga SmartBank. Meses después del histórico ascenso en Huelva, los aficionados del club disfrutan de un presente impensable hasta hace poco

Javier Brizuela

Compartir

Para nosotros es un sueño. Todavía estoy asimilando el hecho de jugar en LaLiga SmartBank”. Estas palabras pertenecen a Nicolás González, aficionado del Fuenlabrada de 40 años, pero las podría suscribir cualquier seguidor de un club que mantiene en una nube futbolística a una ciudad de casi 200.000 habitantes. Una localidad madrileña que no quiere despertar de ese sueño. Porque la realidad no le deja hacerlo. 

Menos de medio siglo después de su fundación y tras un ascenso inolvidable en Huelva, el Fuenlabrada compite esta temporada en LaLiga SmartBank por primera vez en su historia. Una condición de novato que, a la luz de los resultados, no es fácil de creer. “Está claro que nadie se esperaba este comienzo: terceros en la clasificación, con 20 puntos, los mismos que un equipo como la UD Almería, y por delante de tantos clubes históricos que están en esta competición”, afirma Joaquín Urrea (37 años). 

El Fuenlabrada de Mere Hermoso se estrenó en la categoría de plata el pasado 17 de agosto con un 0-2 en Elche (goles de Hugo Fraile y David Prieto). En la tercera jornada disputó su primer choque en el Estadio Fernando Torres (venció 2-1 al Oviedo). En el mismo escenario se impuso la semana pasada al Real Zaragoza en partido aplazado (2-1). Los clubes históricos que pueblan LaLiga SmartBank están avisados. El Fuenlabrada puede ganar a cualquiera. Y lo está haciendo.

El Fuenlabrada nació en junio de 1975, fruto de la unión del CD San Esteban y la Agrupación Deportiva Fuenlabrada, dos conjuntos de la localidad madrileña.

El desempeño de los futbolistas sobre el césped encuentra su reflejo en la grada del Fernando Torres. “La respuesta de la afición está siendo excelente. En partidos que se han puesto cuesta arriba no ha parado de animar. El ambiente es espectacular, con cánticos que sigue todo el estadio”, comenta Nicolás, que sigue los choques del Fuenlabrada desde la Tribuna. 

Un crecimiento constante desde su fundación

“Somos un club muy humilde, con solo 44 años de vida”, señala Joaquín Urrea. En una categoría de equipos con toneladas de historia detrás, el dato adquiere una connotación especial. El Fuenlabrada nació en junio de 1975, fruto de la unión del CD San Esteban y la Agrupación Deportiva Fuenlabrada, dos conjuntos de la localidad madrileña. Una asociación promovida por Regino Benítez, alcalde de Fuenlabrada en ese momento. Su historia es la de un club modesto con un crecimiento sostenible. Una institución por la que han pasado hombres como David Barral, José Luis Morales, Cata Díaz o Sergio Pachón. Un plantel que en los últimos años ha recogido los frutos de un trabajo tan eficaz como constante. 

Nicolás González se hizo socio hace cinco años, pero su afición viene de lejos: “Mi padre era preparador físico del equipo cuando el Fuenlabrada estaba en Regional y en Tercera. Me llevaba a los entrenamientos. En los partidos en el campo de La Aldehuela me ponía detrás del banquillo, y el acabar él me recogía para volver a casa”. En la actualidad su padre trabaja en el Ayuntamiento de Fuenlabrada, el lugar donde se gestó el único club de LaLiga SmartBank que nunca había militado en la categoría.

“Sinceramente, no me imaginaba que pudiésemos llegar algún año a la categoría de plata, así que imagínate la ilusión con la que estamos viviendo esta temporada”, cuenta Ascensión Juárez, de 52 años. Llegó a Fuenlabrada hace seis años. Buscaba un cambio de aires y encontró, al calor del Estadio Fernando Torres, un lugar para soñar. 

El impulso del nuevo estadio

La inauguración del campo actual (septiembre de 2011, en un partido contra el Atlético de Madrid) supuso un momento clave en esta trayectoria ascendente. Atrás quedó el recordado recinto de La Aldehuela. Los años dorados se iban a desarrollar en un estadio con el nombre del mejor embajador que tiene la ciudad en el mundo. 

Cuatro años después del estreno del Fernando Torres, Jonathan Praena comenzó su etapa de presidente del Fuenlabrada. “Cabeza, Corazón y Alma” fueron las palabras que articularon la esencia de un proyecto que comenzó a mirar al fútbol profesional como un objetivo al alcance de sus ambiciones. El plan conectó muy bien con la afición. “Llevo cuatro años de socio. Desde el principio me llamó la atención el proyecto de Jonathan Praena”, apunta Joaquín. Nicolás incide en este punto: “Llevamos cuatro años en los que el trabajo del club ha sido muy bueno. Eso nos ha permitido crecer”. 

El hijo de Nicolás, de 3 años, apenas tenía una semana cuando le inscribieron como socio del Fuenlabrada. Le encanta ir al campo y cantar, tocar el bombo y ondear su bandera.

Era cuestión de tiempo que los resultados colocasen al Fuenlabrada a las puertas de LaLiga SmartBank. Las temporadas 2016/17 y 2017/18 se cerraron con sendas fases de ascenso que no acabaron de manera satisfactoria, pero pusieron los cimientos de lo que vendría meses después.

Llegada de Mere y un ascenso inolvidable

Para el curso 2018/19 se produjo un cambio en el banquillo. Mere Hermoso cogió las riendas de la plantilla a las puertas de una campaña histórica. El Fuenlabrada acabó el campeonato en primera posición del Grupo 1. “Hasta los últimos partidos de la competición regular no vi claro que tuviésemos opciones de subir”, recuerda Ascensión. La prudencia lógica fue dejando paso a la ilusión. Solo una eliminatoria separaba al Fuenlabrada de LaLiga SmartBank. El sorteo de los cruces le emparejó con el Recreativo de Huelva, primero del Grupo 4. 

En el Fernando Torres, Hugo Fraile, Randy y José Fran pusieron un 3-0 que encarrilaba el ascenso. La afición se movilizó para el desplazamiento a Huelva. “El 2 de junio en el Estadio Nuevo Colombino. Esa fecha se me quedará marcada. Fuimos 200 personas desde Fuenlabrada en varios autobuses”, relata Joaquín. “Pensaba que nos tocaría sufrir en Huelva, pero fue una experiencia alucinante. Fuimos y volvimos el mismo día del partido. Lo que viví en esa jornada no se me va a olvidar en la vida”, continúa Nicolás. 

Más allá de los resultados y el rendimiento sobre el césped, el CF Fuenlabrada ha conseguido algo todavía más importante: crear comunidad con sus aficionados.

En el encuentro de vuelta, ese 2 de junio en el Nuevo Colombino, un tanto de Juanma Marrero sentenció la eliminatoria. El 1-1 con el que acabó el choque ante el Recreativo certificó un logro histórico. El mayor éxito en la historia del Fuenlabrada tras 18 temporadas en Segunda B y 14 en Tercera División. Una gesta que se redondeó con el triunfo frente al Real Racing Club de Santander (vencedor del otro cruce entre campeones de grupo) para coronarse como campeón de Segunda B. La temporada 2018/19 será inolvidable durante varias generaciones. 

Unos cuantos partidos para seguir soñando

Quedan muchas jornadas por delante. Demasiadas para hacer un pronóstico sobre la posición en la que terminará el Fuenlabrada. Nicolás tiene clara la receta que los ha llevado hasta aquí. La que deberán aplicar para seguir peleando con los mejores: “La clave es que los once jugadores que saltan al campo tienen una actitud muy solidaria. Todos trabajan por el bien del equipo”. 

“En una región en la que la mayoría sigue al Real Madrid o al Atlético se ha generado un sentimiento de pertenencia al Fuenlabrada dentro de su masa social”

Más allá de los resultados y el rendimiento sobre el césped, el Fuenlabrada ha conseguido algo todavía más importante. Crear comunidad con sus aficionados y fortalecer esa unión en un contexto especial. “En una región en la que la mayoría sigue al Real Madrid o al Atlético se ha generado un sentimiento de pertenencia al Fuenlabrada dentro de su masa social”, destaca Nicolás. 

Ese sentimiento de pertenencia ha desbordado hace tiempo las gradas del Fernando Torres y los bares de la localidad. “Me gusta viajar con el Fuenlabrada. A veces no es fácil porque tengo un niño que juega al fútbol los fines de semana, pero tengo intención de ir esta temporada a Cádiz, La Coruña o Zaragoza”, dice Ascensión. 

“Estamos todos muy ilusionados, pero el objetivo primero es llegar a 50 puntos y asegurar la permanencia en la categoría”, responde Joaquín cuando se le pregunta si a alguien se le han escapado ya las palabras “ascenso a LaLiga Santander”. La máxima de ir paso a paso cobra mayor sentido en el caso de un club como el Fuenlabrada. Nadie sabe cuáles serán las notas de junio, pero el primer parcial en LaLiga SmartBank ha sido de sobresaliente. 

Compartir

Este contenido ha sido desarrollado por Content Factory, la unidad de contenidos de marca de Vocento, con LaLiga. En su elaboración no ha intervenido la redacción de este medio.