«Aprobaríamos el contrato único laboral en los primeros cien días de Gobierno»

Luis Garicano, en la sede de Ciudadanos. / Virginia Carrasco

Han descartado la indemnización creciente y dejarían una única de 20 días por año, que es la que tiene ahora el despido objetivo

Amparo Estrada
AMPARO ESTRADAMadrid

El responsable de Economía de Ciudadanos y su cabeza de lista al Parlamento Europeo, Luis Garicano, es partidario de mantener casi toda la reforma laboral, de no subir el salario mínimo salvo con el IPC y de que los presidentes de las empresas públicas sean seleccionados por un 'head hunter'.

-La elevada deuda pública y el paro siguen siendo nuestros puntos débiles.

-Se está acercando una desaceleración de la economía europea muy profunda, pero ni España ni Europa están preparadas para hacerle frente. En España tenemos una deuda muy alta y un déficit estructural creciente. Todas las medidas que está tomando el Gobierno de Sánchez incrementan el déficit estructural. No se está haciendo nada para corregir los desequilibrios y nos deja sin colchón para asumir una crisis.

-Siguen defendiendo el contrato único frente a la temporalidad.

-El contrato único va en el programa y lo haríamos en los primeros cien días. Hay que eliminar el recurso a los contratos temporales que es la causa de tanta dualidad. La indemnización del contrato único sería de 20 días por año, como está ahora el despido objetivo. Ya no hablamos de una escala creciente de indemnización como en el pasado. Y proponemos una mochila de 500 euros anuales para cada trabajador para formarse cuando quiera.

-Critica a los reguladores.

-Queremos una ley de independencia de los reguladores de mercados. Ahora hay mucho amiguismo y clientelismo en su elección. No debería haber ningún representante de partido. Y la CNMC tiene que imponer sanciones serias, que hasta ahora son de risa. Las multas que están poniendo a las eléctricas por manipulaciones de mercado son irrisorias; no es disuasorio.

-¿Cómo bajaría el precio de la luz?

-Aumentando la competencia. Una forma de conseguirlo es que las concesiones futuras hidráulicas y de otras formas de energía no vayan a los que ya las tienen, sino a uno nuevo.

Las cinco medidas prioritarias para ciudadanos

Ley de simplificación administrativa.
El objetivo es que todos los trámites con la Administración Pública sean electrónicos y que se pueda crear una empresa en 24 horas y hacer la convalidación notarial por el móvil.
Ley contra la despoblación y la familia.
Rebaja fiscal del 60% del IRPF a los que vivan en pueblos y banda ancha en todo el territorio. Las familias con dos hijos y monoparentales con uno serían familias numerosas y accederían al cobro de 1.200 euros al año.
Contrato único y mochilade formación.
Un único contrato con indemnización de 20 días por año, que es la que tiene ahora el despido objetivo. Sólo se permitiría contrato temporal para sustituciones. Cada trabajador recibirá al año 500 euros para formación.
Ley omnibús contrala corrupción.
Plantea protección de los denunciantes, que haya un canal anónimo, incluso que se dé una compensación de gasto y apoyo jurídico a estos denunciantes. Prohibición de indultos a los condenados por corrupción. Independencia del fiscal general del Estado.
Ley de independencia de los reguladores.
Una comisión integrada por representantes del Banco de España y otros organismos filtraría los curriculums y la Comisión de Economía del Congreso los elegiría.

-También critican los nombramientos en las empresas públicas. ¿Cómo lo haría Ciudadanos?

-Por concurso público, de forma meritocrática.

-¿Y quién elige?

-Para las cúpulas de los reguladores, una comisión con los principales cargos de organismos independientes, como Banco de España, seleccionaría los curriculums y se les examinaría en las Cortes. Y para las empresas públicas, un 'head hunter' podría hacer la primera selección.

-¿Mantendrían la reforma laboral?

-Sí. La reforma de los contratos hay que cambiarla en la línea del contrato único, pero la reforma de la negociación colectiva que se hizo en 2012, con el fin de la ultraactividad, la posibilidad de los descuelgues, la preeminencia del convenio de empresa, nos parecen esenciales.

Fiscalidad

-Ciudadanos no confía en las rebajas fiscales que promete Pablo Casado.

-Las hemos criticado porque el PP no ha dado ninguna pista sobre cómo piensa pagarlas. De hecho, sugiere que se pagan solas, lo cual es completamente absurdo y pondría a la economía española en una situación peligrosa si no van acompañadas de recortes de gastos.

-¿Hay o no margen para bajar los impuestos significativamente?

-Hay margen para rebajas ligadas a la natalidad o a luchar contra la despoblación. No hay margen para hacer rebajas un poco a lo loco, esperando que se paguen solas.

-¿A cuánto ascienden sus rebajas fiscales?

-Entre reducción de ingresos impositivos y mayores gastos estamos pensando en un punto del PIB (unos 10.000 millones de euros), de los cuales algo más de la mitad sería reducción de impuestos.

«El PP sugiere que las rebajas fiscales se pagan solas, lo que es completamente absurdo»

-Las pensiones preocupan a los ciudadanos ante la incertidumbre de qué va a pasar con ellas.

-Está claro que las pensiones es un problema que no se puede resolver sin más inmigración, más natalidad o mucha más productividad. Estamos comprometidos a subir las pensiones con el IPC. A medio plazo creemos que se puede combinar el empleo con la pensión al 100% y lograr mayor transparencia del sistema en la línea de las cartas que Montoro no mandó o de las cuentas nocionales suecas, en las que uno sabe cuánto ha contribuido y cuánto va a recibir.

-¿Hay que incentivar los planes de pensiones privados?

-Hay que incentivar el ahorro privado. No vamos a disminuir los incentivos fiscales. Lo que no nos gusta nada son las comisiones tan elevadas que hay en España. Aquí, la comisión puede ser del 2% mientras que en Estados Unidos es del 0,15%. Con una comisión del 2% no hay rentabilidad que aguante. Al final estás pagando para que te lo roben.

-¿Qué proponen en financiación autonómica?

-Tiene que haber una cartera de servicios comunes, que se tiene que financiar de forma solidaria y que garantice la igualdad. El sistema de ahora no está hecho con un principio de justicia o de equidad, sino con un criterio político, de negociación, en particular todo el tema del cupo vasco. Aceptamos el cupo, pero lo podría calcular la Airef y sería mucho más transparente.

-¿Seguirían subiendo el salario mínimo?

-Lo dejaríamos donde está, con los ajustes del coste de la vida. Queremos que la gente gane más dinero, pero si sube el SMI se prescindirá de trabajadores.