El PSOE busca protagonismo en Europa tras su claro triunfo

El candidato socialista Josep Borrell.

La lista de Borrell alcanza los 20 eurodiputados y el PP evita el 'sorpasso' de Ciudadanos, mientras Junqueras y Puigdemont tendrán escaño

Álvaro Soto
ÁLVARO SOTOMadrid

Hasta ayer, Josep Borrell había sido el último candidato socialista en ganar unas elecciones europeas. Sucedió en 2004 y la historia, con pocos cambios, se repitió este 26 de mayo. El PSOE, con Borrell otra vez como número uno de la lista, ganó las elecciones europeas de 2019 con 20 eurodiputados y el 32% de los votos. El PP mantuvo la segunda plaza, con 12 escaños y el 20% de los sufragios, y evitó el 'sorpasso' de Ciudadanos, que pinchó con siete escaños y el 12% de los votos. Por detrás quedaron Unidas Podemos, con seis eurodiputados (10%) y Vox, con tres representantes y el 6% de los votos.

La coalición de Oriol Junqueras, Ahora Repúblicas (ERC, EH Bildu y BNG) consiguió tres representantes, de manera que el exvicepresidente de la Generalitat tendrá escaño en Bruselas, igual que el expresidente catalán Carles Puigdemont, que con JxCAT-Lliures alcanzará los dos escaños. El último eurodiputado español será para la Coalición por una Europa Solidaria (PNV y CC).

La participación en las elecciones europeas se disparó hasta el 64,25%, 18,42 puntos más que en 2014, cuando se quedó en el 45,83%. Sin embargo, fue once puntos inferior a la de las generales del pasado 28 de abril, cuando se alcanzó el 75,7%.

El triunfo europeo del PSOE es incontestable. Encabezados por Josep Borrell, los socialistas han crecido seis escaños y han pasado de 14 a 20. Casi lo contrario le ocurrió al PP de Dolors Montserrat, que ha perdido cuatro representantes, de 16 a 12. Podemos, cuya irrupción en unos comicios nacionales ocurrió precisamente en los comicios europeos de 2014, gana un escaño con María Eugenia Rodríguez Palop y pasa de cinco a seis, mientras que Ciudadanos, cuya candidatura estaba encabezada por Luis Garicano, que también se presentó al conjunto de España (antes sólo tenían representantes en Cataluña) hace cinco años aumenta desde dos eurodiputados hasta siete, aunque lejos de su aspiración de vencer a los populares.

La victoria de Borrell fue también una de las pocas alegrías de los socialistas europeos: España fue el único país de los seis grandes del continente en el que ganó la socialdemocracia. El buen resultado del PSOE servirá a Pedro Sánchez para reclamar más poder en Europa para España. Fuentes diplomáticas citadas por AFP apuntaban anoche a que el presidente del Gobierno intentará que Borrell sea el próximo responsable de la diplomacia europea.

La batalla por la hegemonía del nacionalismo en Cataluña era una de las luchas más interesantes de la noche electoral. Y el triunfo fue para Puigdemont, que alcanzó el 28% de los votos, frente a Junqueras, que se quedó con el 21% e incluso fue superado por el PSC, que fue la segunda fuerza política en Cataluña, con el 22%.

En votos, Puigdemont superó a Junqueras en 250.000 sufragios y la suma de las formaciones nacionalistas alcanzó el 49,74% de los sufragios, es decir, tampoco consiguió alcanzar una hipotética mayoría absoluta en esa comunidad autónoma.

Más información: