«Los acuerdos europeos no pueden ir en contra de los agricultores valencianos»

Inmaculada Rodríguez Piñero, candidata del PSOE al Parlamento Europeo. / I. Marsilla
Inmaculada Rodríguez Piñero, candidata del PSOE al Parlamento Europeo. / I. Marsilla

Inmaculada Rodríguez Piñero, candidata del PSOE al Parlamento Europeo, destaca que la Comunitat «ha dejado de mentir» a Bruselas con los datos del déficit y que ha mejorado su reputación

ARTURO CERVELLERAVALENCIA.

Inmaculada Rodríguez Piñero nació en Madrid pero se siente valenciana. Piñero ha tratado de defender los intereses de la autonomía donde ha pasado la mayor parte de su vida los últimos cinco años como eurodiputada socialista y su objetivo es continuar con su labor otra legislatura más. Todo parece indicar que lo logrará.

-Brexit, guerra comercial con China, crisis migratoria... ¿Nos espera una legislatura convulsa en la Unión Europea?

-Sí. Nos esperan unos cinco años complicados si no evitamos que, igual que en España y la Comunitat, la extrema derecha consiga una minoría de bloqueo que frene el proyecto europeo. Frente a todos estos retos es necesario una Unión Europea fuerte y unida, que se pueda sentar con EEUU y China como iguales y defender los principios fundacionales. El Brexit ha sido como una vacuna para el resto de estados ya que se podía pensar que alguno podía seguir su camino pero la unidad ha permanecido.

-¿Por qué existe tan poco interés sobre las instituciones comunitarias pese a su importancia?

-Decisiones tan trascendentales como la normativa del aire que respiramos, los móviles que utilizamos o los productos alimenticios que consumimos están sometidos a controles europeos y no siempre somos conscientes. Necesitamos un gran compromiso de las instituciones europeas, los estados miembros, las regiones, sociedad civil y medios de comunicación para que Europa deje de ser noticia solo para lo malo y también esté en la agenda mediática lo bueno.

-¿Cómo afronta el PSOE esta cita con las urnas en las que parte como favorito pese a tener una socialdemocracia europea a la baja?

-Muchos pensaban que la socialdemocracia era parte del pasado pero el resultado de las elecciones en Suecia, Finlandia y España han demostrado que no. Yo confío en que los ciudadanos piensen qué Europa quieren antes de votar porque necesitamos un cambio de rumbo, fortalecer la proximidad a los ciudadanos y una apuesta social. Algo que solo es posible con la socialdemocracia. Somos el único grupo que tiene presencia en todos los estados miembros y esa unidad nos hace mucho más fuertes.

-¿Qué medidas habría que llevar a cabo los próximos cinco años?

-Pedimos tener una mayor capacidad de ingresos para aplicar mejores políticas. No puede ser que al no existir una armonización fiscal determinadas corporaciones paguen menos impuestos. Está estimado que se dejan de recaudar cada año 850.000 millones por esta evasión y es inaceptable porque se podrían aplicar muchas mejores política sociales y de crecimiento. Europa necesita ser más competitiva e invertir más para crear empleo. También es necesario un salario mínimo europeo, un subsidio de desempleo comunitario complementario, una renta mínima social y una reforma de la Política Agraria Comunitaria (PAC) que beneficie al Mediterráneo y a pequeños productores. Además, es prioritaria una política migratoria común ya que tenemos una sociedad envejecida y apostar por una defensa unitaria.

-¿Se ha actuado bien con la crisis migratoria?

-No. La falta de política migratoria es una de las causas de desafección de los ciudadanos pero hay que poner la culpa quien lo tiene. La propuesta de la Comisión que respaldamos la mayoría del Parlamento Europeo fue impedida por países como Polonia, Hungría, Austria o Italia gracias a tener en sus gobiernos a la extrema derecha. Por eso es importante que las personas sean conscientes de eso porque votar a la extrema derecha es votar por aquellos que quieren terminar con la UE. Yo me siento orgullosa de la política migratoria española y valenciana que se evidenció con la llegada del Aquarius y que es un ejemplo para todos.

-¿Qué puede aportar una valenciana en Bruselas?

-Mucho. Se puede poner en la agenda mediática de Bruselas los intereses valencianos. Los últimos años yo he trabajado para que así sea con una apuesta por el Corredor Mediterráneo y poniendo encima de la mesa la crisis citrícola. Lo importante también es que hayan más lobbies valencianos que puedan influir. Ahora, tenemos una mejor imagen porque la Comunitat ha dejado de mentir con los datos del déficit y hemos soltado el lastre de la corrupción.

-¿Se ha hecho todo lo posible para evitar la crisis citrícola? ¿Es bueno el tratado con Sudáfrica que ha tenido estas consecuencias?

-El acuerdo con Sudáfrica fue negociado con el Gobierno de Mariano Rajoy a espaldas del sector y de los eurodiputados. Este es un ejemplo que tenemos que evitar en el futuro porque es necesario una mayor transparencia. Pero no podemos tener el foco en este acuerdo ya que el problema lo tenemos en nuestro hemisferio con Egipto, Marruecos o Turquía y ahí estamos trabajando para saber como nos afecta y tomar medidas. No podemos consentir que estos acuerdos vayan en contra de nuestros agricultores

-¿Cómo puede influir la irrupción de Vox en el Parlamento Europeo?

-Vox va a sumar votos a la extrema derecha y lo importante es no pactar con ellos. Los populistas están intentando volver a un pasado que nunca va a llegar y ese es el gran mensaje que debemos trasladar. Se ha conseguido frenar a Vox en España y la Comunitat pero también es necesario frenarles en Europa.