Rajoy pide votar al PP frente a partidos de «parlanchines» y «bisagristas»

Rajoy y Bonig saludan a los asistentes al mitin de ayer en Valencia. / jesús signes
Rajoy y Bonig saludan a los asistentes al mitin de ayer en Valencia. / jesús signes

El expresidente asegura que España «no puede estar en manos de aficionados» y Bonig apela a la buena gestión de los populares

JUAN SANCHIS VALENCIA.

En una de sus contadas apariciones en la campaña electoral, Mariano Rajoy protagonizó ayer dos actos en la Comunitat cuando apenas quedan cinco días para las elecciones. En La Nucia y en Valencia, acompañado por Isabel Bonig, el expresidente del Gobierno volvió a remarcar dos de las ideas que está machacando el PP durante estas jornadas: la necesidad de votar al PP frente a Ciudadanos y Vox y la capacidad de gestión de los populares que en dos ocasiones han sacado a España de la crisis.

«¿Y qué quieren, que pidamos el voto inútil», aseguró Rajoy ante los cerca de 800 asistentes al acto de ayer en un conocido local de Valencia en el que los populares valencianos han celebrado numerosos triunfos electorales y que María José Catalá, la candidata a la alcaldía de Valencia, calificó de «talismán». El expresidente insistió que en este momento «hay más razones que nunca para votar al PP» por la necesidad de conservar lo obtenido ante «la perseverancia rocosa» de los socialistas «en estropear la economía de los españoles». Rajoy rechazó así «el voto inútil, que divide, quita votos y evita el cambio».

Al igual que había hecho en La Nucia, Rajoy cargó contra Vox, aunque sin referirse expresamente a este partido, a los que tildó de «parlanchines» que hablan de todo «a toro pasado». Para el expresidente, «algunos se creen que todo se arregla haciendo un titular o con una frase supuestamente ingeniosa o con una imagen». Pero, añadió, «esto no es gobernar. Gobernar es tomar decisiones difíciles». En esta línea, afirmó que «discursos los puede hacer cualquiera, incluso vibrantes y encendidos, pero luego hay que hacer de las cosas».

Rajoy recurrió al aval de la gestión de los gobiernos del PP para asegurar que su partido es una formación seria porque España «no puede quedar en manos de aficionados» en unos momentos que calificó de incertidumbre económica.

El expresidente también tuvo duras palabras para Ciudadanos, aunque también sin citarlo. Aseguró que el PP es un partido «moderado, serio, de gobierno» y no es «bisagrista», en referencia a la formación naranja. «Hay mucho listo en política que no se equivoca nunca (...) Nosotros sí, y precisamente por eso nos han votado: la gente es normal y se equivoca», recalcó en una referencia que algunos dirigentes del PP entendieron dirigida a Albert Rivera.

El expresidente del Gobierno, que en el acto recibió numerosas muestras de afecto, alertó de que las del domingo son «las elecciones más abiertas» en los 40 años que lleva en política ante el elevado número de indecisos y aseguró que si se han ganado muchas convocatorias anteriores, ahora, ante un gobierno «de absoluta incertidumbre y grandes problemas, podemos hacerlo».

Animó a los valencianos a dar su confianza a Pablo Casado, al que definió como «hombre curtido», a Isabel Bonig y a María José Catalá.

Por su lado, Isabel Bonig dio las gracias a Rajoy por su labor al frente del gobierno de España. Durante el acto, en el que se encontraban antiguos dirigentes como Alberto Fabra, Pedro Agramunt o Fernando Mut, Bonig apeló a la buena gestión de los populares para renovarles el apoyo.