Ribó ya acumula dieciocho apercibimientos de la Junta Electoral por hacer propaganda

Joan Ribó, ayer ante la estación de autobuses de Campanar./Compromís
Joan Ribó, ayer ante la estación de autobuses de Campanar. / Compromís

El Consistorio se compromete a eliminar informaciones sobre nuevos equipamientos o subvenciones de su web y sus redes sociales

Álex Serrano
ÁLEX SERRANO

El tripartito del Ayuntamiento de Valencia acumula ya 18 apercibimientos de la Junta Electoral de Zona por hacer propaganda en las redes sociales y en la propia página web del Consistorio. Las últimas diez han llegado en apenas una semana y hacen referencia a informaciones del tripartito sobre nuevos equipamientos como aparcabicis o subvenciones y ayudas para innovación, así como programas de atención a mujeres maltratadas. El Ayuntamiento se ha comprometido a retirar estas piezas de sus medios de comunicación, tal como pudo saber LAS PROVINCIAS ayer de fuentes del PP.

La candidata del PP, formación que ha presentado las quejas ante la junta, María José Catalá, lamentó ayer que Ribó y el PSPV «sigan utilizando de manera escandalosa los medios públicos del Ayuntamiento para beneficio propio incumpliendo la Ley Electoral». «Están haciendo trampas saltándose la LOREG hasta en dieciocho ocasiones como les ha dicho la Junta Electoral», indicó Catalá, que exigió «que eliminen de inmediato todas las informaciones que están publicando en la web del Ayuntamiento y en las redes sociales en las que se hacen propaganda».

Desde el Consistorio, fuentes municipales insistieron en que todas las quejas planteadas por el PP han sido archivadas, aunque la decisión de archivarlas ha sido tomada por la junta después de que el Ayuntamiento aceptara eliminar las informaciones de sus plataformas de comunicación. «La Junta Electoral les ha sacado tarjeta amarilla por su falta de juego limpio y jugar fuera del reglamento hasta 18 veces de manera reiterada. Los valencianos les sacarán la tarjeta roja el próximo 26 de mayo», adelantó Catalá.

El tripartito no lo pondrá fácil. La campaña continúa a toda mecha y ayer el alcalde de Valencia, Joan Ribó, se dejó ver por la estación de autobuses situada en la avenida Menéndez Pidal y por el barrio de Campanar. Por la mañana, ante una infraestructura del siglo pasado que cada año recibe 35 millones de viajeros, el candidato a la alcaldía por Compromís exigió a la Generalitat que arregle la estación, «que no parece la de la tercera ciudad de España», señaló.

Mientras, desde la conselleria de Obras Públicas explicaron que la concesión de la estación de autobuses llega hasta 2038. Alsa compró la concesión en 1999, por lo que es la encargada de su mantenimiento. Las mismas fuentes comentaron que Alsa está elaborando un plan de mejoras para la estación «que pretende la reparación de desperfectos, mejora de la seguridad, limpieza o iluminación y la reforma de los locales comerciales y los baños».