María José Catalá: «Nunca he conocido a un alcalde que dedique tan poco tiempo a su ciudad como Ribó»

María José Catalá: «Nunca he conocido a un alcalde que dedique tan poco tiempo a su ciudad como Ribó»

La candidata del Partido Popular a la alcaldía de Valencia afirma que le gustaría que los vecinos sintieran por ella lo mismo que con Rita Barberá en cuanto a la defensa del cap i casal

Paco Moreno
PACO MORENOValencia

Le queda bien el rojo», señala una camarera a María José Catalá al pagar las consumiciones tras la entrevista. La candidata del Partido Popular (Valencia, 1981) al Ayuntamiento sonríe por lo que implica el comentario. El rojo alcaldesa fue un color talismán para Rita Barberá y las últimas encuestas señalan al PP como un valor en alza.

-¿Por qué cree que sería una buena alcaldesa de Valencia?

-Creo sinceramente que puedo aportar experiencia a la gestión municipal y conocimiento de la autonómica. Soy la única candidata que no se va a amilanar ni frente a su partido ni frente a otros sobre lo que necesita Valencia. También porque el PP, después de todo el proceso de renovación que ha hecho, puede afrontar una segunda gran transformación de Valencia.

-Lucha contra las encuestas, ¿cuál es su mensaje principal en la recta final de la campaña?

-Tenemos que visualizar que la tendencia marca que o Ribó sigue siendo alcalde o que por el alza del PP, soy alcaldesa al frente de un bloque de centro derecha. Con toda humildad soy la alternativa, y quiero pedir que no ocurra lo del 28A, es decir, que un fraccionamiento de voto haga como en aquel momento sucedió con Pedro Sánchez; que haga a Joan Ribó alcalde de Valencia.

«La prioridad en movilidad debe ser el peatón, que ahora no lo es»

-Sea como sea vamos a un gobierno de coalición ¿Pone condiciones a sus posibles socios?

-Sentido común, trellat. Creo que es lo que necesita la gestión municipal. Lo que no voy a hacer es traicionarme a mí misma ni a mi moderación y mis prioridades en política educativa y social. Lo que quiero ofrecer son soluciones, no como este mandato donde la falta de coordinación ha provocado ineficiencia y perjudicado a los ciudadanos, sobre todo con batallitas de egos y protagonismos absurdos.

-¿Qué diferencia al PP de Cs y Vox?

-Experiencia en la gestión, es una gran diferencia. La segunda son las prioridades. Yo no titubeo cuando hablo de educación porque tengo muy clara mi defensa de libertad de centros y de la educación concertada. En tercer lugar, el autonomismo, somos el único partido del bloque de centro derecha que cree en una comunidad histórica, con autogobierno y que la defiende.

-¿Con Vox también hay diferencias en cuanto a valores sociales?

-La primera es que apostamos por la defensa de la igualdad sin ningún titubeo; mi candidatura es la única que tiene tres mujeres al frente. Después hay determinados asuntos como la conquista de los valores sociales que merecen respeto y no vamos a dar ni un paso atrás.

-¿Llegaría a acuerdos con el PSPV de gobierno o en el pleno?

-Es difícil con este Partido Socialista que se ha rendido a los nacionalistas de Compromís, adoptado un papel secundario todo el mandato, que no ha frenado la mala gestión de la ciudad, que ha tolerado la falta de respeto a la Policía Local, las locuras de Grezzi, que permite que Ribó pase su apisonadora ideológica sobre nuestras tradiciones.

-¿En un gobierno de coalición cuál sería la concejalía más deseada?

-Plantearía no hablar de concejalías, sino de grandes áreas de gestión. Lo contrario sería caer en las mismas trampas que la Nau, es decir, delegaciones sin coordinación pese a que deben ir de la mano.

-¿Su candidatura es de derechas o de centro derecha?

-Responde a la persona que la lidera y no tengo que demostrar quién soy. Llevo doce años en política con ideas moderadas, reformista y liberal, de centro derecha, que ha peleado por los derechos sociales, la educación y la infancia.

-En una entrevista, Ribó dijo que conoce Valencia mejor que usted.

-Habría que demostrarlo, es una pena que no me haya concedido un debate cara a cara para ver quién conocer mejor esta ciudad. Como queda tiempo, le invito a ese debate.

«El PSPV ha tolerado la falta de respeto a la Policía Local y las locuras de Grezzi»

-¿Fallos del tripartito?

-Falta de experiencia que ha hecho ineficaz el Ayuntamiento, con colapso de licencias. Excesivo ánimo de ideologización, como ha ocurrido con las Fallas. Han intentado pasar la apisonadora sobre la cultura y las costumbres de la ciudad. Han hecho algo que debe ser muy castigado, lo contrario de lo que dijeron que iban a hacer. Han destinado mucho más dinero a asesores, a enchufados. No se han preocupado por las personas y la muestra es que la pobreza ha aumentado.

-¿Algo que hayan hecho bien y usted no cambiará?

-Abrir al balcón del Ayuntamiento, lo único bueno que ha hecho Ribó.

-¿El punto débil de Ribó es...?

-Que trabaja poco. Denoto que tiene poca pasión por Valencia, lo veo desganado, que no está involucrado con la ciudad.

-Entonces la imagen de dejar la vara de mando sobre la mesa usted la interpreta de otra manera.

-Sí, básicamente de ser un alcalde a tiempo parcial, no a tiempo completo. Nunca he conocido a un alcalde que no asista a los actos más importantes de la ciudad, como el día de la Virgen, que trabaje de nueve a dos y de lunes a viernes, que no lo haga por las tardes. Nunca he conocido a un alcalde que dedique tan poco tiempo a su ciudad como Joan Ribó y llevo muchos años en esto.

-¿Qué es lo que le piden más los vecinos?

-Mejorar la limpieza y la seguridad. Hemos perdido cien agentes en cuatro años y no estamos ni en la media de dos agentes por cada mil habitantes, que serían unos 1.700 policías. Estamos en 1.512. Se ha perdido policía de barrio, han desaparecido los GOE. Tenemos medio centenar de lugares habituales de botellón y un gobierno tolerante con las ventas irregulares. Me piden que resuelva el problema del tráfico y que el Ayuntamiento sea el dique de contención contra la política educativa de Compromis.

-¿Virtudes de su candidatura?

-Pone en valor el papel de la mujer solvente. En los tres primeros puestos hay cinco licenciaturas, dos doctorados y mucha formación de postgrado. También gente comprometida, renovada, limpia y fresca.

-La reducción de la deuda es innegable, está ahí. ¿Qué hacer para mejorar las inversiones acabadas?

-Invertir en la ciudad. Este gobierno se ha dejado una media de 75 millones cada año sin gastar. Se reduce la deuda porque no han invertido nada, en 17 barrios cero. La Hacienda pública puede permitirse trabajar más para los barrios y al mismo tiempo bajar los impuestos, que es lo que propongo.

-Reivindica el legado de Barberá y ahora hay familiares de la exalcaldesa investigados. ¿Le pesa la mochila de la corrupción?

-Creo que Rita Barberá fue una líder indiscutible del municipalismo, la mujer que transformó esta ciudad con sus errores y sus aciertos, teniendo en cuenta que tuvo mucho más de lo primero. Las investigaciones siguen su camino y en mi lista no hay ningún imputado. No pueden decir lo mismo ni el PSPV, ni Podemos ni Compromís. Lecciones de renovación y honestidad no aceptamos de nadie.

-¿Qué elementos de ella le gustaría recuperar?

-Me gustaría que esta ciudad sintiera conmigo lo mismo que con Rita en cuanto a la defensa de sus necesidades y sus ciudadanos. Aunque no la votaran, todo el mundo sentía con ella que defendía esta ciudad con uñas y dientes.

-¿Cuáles serían sus señas propias respecto a aquellos mandatos?

-Ella hizo una gran transformación, pero faltan inversiones como centros de mayores, instalaciones deportivas o ampliación de zonas verdes. Echo en falta muchos juegos infantiles. Me gustaría que esta ciudad fuera más sensible con la infancia. Y echo en falta las inversiones del Estado y la Generalitat, como los 2.200 millones de euros que se comprometió el Gobierno de Rajoy para el Parque Central y los grandes accesos.

-Ribó sostiene que para ser el alcalde de todos no debe ir actos religiosos ¿Verdadero o falso?

-A nadie se le pide que asista a un acto religioso, pero si hay una junta de vicentinos que hace un trabajo voluntario, el día de San Vicente, sin participar, el alcalde podría acercarse y darles las gracias por trabajar para esta ciudad. Si no da a entender que está de vacaciones.

-¿Y las subvenciones a entidades catalanistas? Sus adversarios dicen que usted también dio dinero a próximas al independentismo.

-Que digan a qué asociaciones, cuánto dinero y en qué concepto. Les reto a que lo hagan, esto de decir las cosas como mantras no resiste una pasadita de realismo.

-¿Qué criterio sería el suyo?

-Me ha gustado que Ciudadanos me copie la iniciativa. En el Gobierno autonómico aprobamos la Ley de Señas de Identidad en 2014, donde se decía que cualquier asociación que incumpla el Estatuto de la Comunitat no debe recibir ayudas públicas. Por ejemplo, la incorrecta denominación de nuestra autonomía.

-Ribó asegura que ejecuta el plan de tráfico que aprobó el PP en 2013.

-Lo que no dice es que dibujaba el anillo ciclista y otros carriles bici pero no lo detallaba. Cuando digan eso que lo saquen para que todos vean la gran mentira. Yo la modificaré porque la prioridad debe ser la protección del peatón, que en este momento no lo es. Por ejemplo, no tiene en cuenta a los mayores.

«El plan del Cabanyal hay que mejorarlo, no me gusta»

Hay temas inconclusos este mandato como el Plan del Cabanyal. La candidata del PP avanza que quiere reformularlo. «No quiero caer en el error de ellos de derogarlo porque ha supuesto que durante cuatro años no se haya avanzado por su obsesión de derogar. El plan no me gusta porque no aumenta la conexión con la ciudad, ni las edificaciones de cinco alturas más ático, que se convierten en una segunda barrera, ni tampoco que la idea sobre el Cabanyal era hacer hoteles».