Compromís suma distritos mientras el PSPV sólo logra ganar en uno

Compromís suma distritos mientras el PSPV sólo logra ganar en uno

La candidatura de Gómez únicamente se impone en Poblats de l'Oest y el PP retiene apoyos en el centro y el Ensanche

Isabel Domingo
ISABEL DOMINGOValencia

El cap i casal decidió anoche otorgar un voto de confianza a Joan Ribó, que retendrá la alcaldía de Valencia otros cuatro años tras haber logrado ser la fuerza más votada en Valencia. Así lo decidieron 13 de los 19 distritos y pedanías de la ciudad, que convirtieron a Compromís en el primer partido de la capital del Turia, con una ventaja claramente superior a la obtenida en las elecciones de 2015.

Si hace cuatro años fueron nueve las zonas de la ciudad que apostaron por la lista de Compromís, ahora se han sumado distritos que entonces se decantaron por el PP que lideraba Rita Barberá, como Camins al Grao, Quatre Carreres, Poblats al Sud, Zaidía y Olivereta. Ayer los vecinos de estos distritos optaron por dejar el sobre en la saca de la formación que encabeza el aspirante a revalidar la alcaldía, Joan Ribó.

Conquistados 13 distritos, apenas quedó pastel para repartir entre el PSPV, el PP y Ciudadanos (descartados Vox, con dos escaños, y Podem-EU, que apenas aglutinó el 4% de los votos en la ciudad y queda fuera del hemiciclo para la legislatura que arrancará a mediados de junio). Los populares de María José Catalá se impusieron en cinco distritos y el PSPV sólo logró uno.

Ciudadanos se afianza en Pla del Real, donde logra mantenerse como segundo más votado

Y es que la fotografía fija de la noche electoral debió dejar helados a los socialistas de Sandra Gómez, ya que en el listado de resumen de los distritos sus siglas únicamente aparecieron asociadas a Poblats de l'Oest (compuesto por las pedanías de Benimàmet y Beniferri), algo que ya hizo en las autonómicas del 28 de abril.

Curiosamente, estas pedanías fueron las que lideraron el ranking de la caída de la participación y del aumento de la abstención, en ambos casos, rozando el 10%. Los socialistas lograron aquí el 30,86% de los votos, mientras que Compromís -que se hizo con este distrito en 2015- se quedó como segunda fuerza más votada, con el 25,10%.

Poco más logró la candidatura de Gómez, que vio como se cumplió aquello que dicen los expertos en política de que no se deben comparar los resultados de unas generales y/o autonómicas con los de unas municipales. En el primer caso, el mapa de la ciudad se tiñó de rojo (a excepción del centro, Ensanche y Poblats del Nord, que fueron para los populares).

En el segundo, los vecinos de los distritos que votaron a los socialistas de Ximo Puig en las autonómicas, en esta ocasión, han derivado su confianza hacia Compromís en vez de decantarse por Sandra Gómez. Eso sí, con la excepción de Ciudadanos, que en abril se colocó como primera fuerza en Campanar, mientras que anoche quedó tercera frente a la victoria de Compromís y el segundo puesto del PP.

Por cierto, el partido de Fernando Giner sigue teniendo fuerza en Pla del Real, donde se ha afianzado como segundo. Lo hizo en las elecciones municipales de 2015 y ha repetido tanto en las recientes autonómicas como anoche, con cerca de 4.000 votos y a nueve votos del primer partido, que sigue siendo el PP.

También obtiene un buen resultado en Benicalap, un distrito donde Ciudadanos supera a los populares por apenas un punto de diferencia, suficiente para situarlos como tercera fuerza más votada. Igual que sucedió en las autonómicas.

No obstante, el trabajo realizado por la socialista Sandra Gómez y su equipo durante la campaña electoral ha hecho que en algunas zonas de Valencia, como Benicalap o Camins al Grao, haya logrado posicionarse como segundo partido más votado. Es el caso del ya mencionado distrito de Benicalap, donde Compromís repitió la victoria de los comicios de 2015 pero con los socialistas acortando distancias. Así, Ribó logró el 27% de los votos frente al 25% de Gómez, que mejora el 18% logrado hace cuatro años. También en Camins al Grao, donde el PSPV ha pasado a ser la segunda formación con más votos (el 20%). En 2015, quedaron cuartos.

Respecto a la candidatura popular encabezada por María José Catalá ha visto reducidos sus apoyos en varias zonas de la ciudad a favor de Compromís. Retienen los apoyos en cinco distritos: Ciutat Vella (que durante un tiempo del recuento de papeletas fue para la lista de Ribó), Extramurs, L'Eixample, Pla del Real y Poblats del Nord.

Ribó se impone a Gómez en la carrera por el Marítimo

Los barrios del Marítimo han sido, sin duda, los más fotografiados en esta campaña electoral y también los más visitados por la simbología que representan. De hecho, tres de los candidatos a la alcaldía de Valencia pisaron sus calles el penúltimo día de campaña (Joan Ribó, Sandra Gómez -que también arrancó el sprint electoral en la plaza de los Ángeles del Cabanyal- y María José Catalá), lo que daba una idea de su importancia y peso en las elecciones municipales.

Los vecinos hablaron ayer y, cuatro años después, Compromís volvió a imponerse en este distrito, lo que supone para Ribó no sólo una zona más donde la coalición cosechó más votos que otros partidos, sino también un triunfo moral sobre Sandra Gómez, que, tirando de refrán, no fue profeta en su tierra.

La candidata socialista tuvo la victoria cerca, pues su partido consiguió el 25,77% de los votos emitidos en el Marítimo. Pero Compromís sacó una ventaja de casi cuatro puntos y se anotó el 29,66% de las papeletas. Muy distinto a lo que sucedió en las elecciones del 28 de abril, donde las autonómicas dejaron a las dos formaciones a apenas un punto de distancia.

Ribó repite por segunda vez como fuerza más votada a pesar de las críticas vecinales por la inseguridad en las calles de estos barrios y por la falta de inversiones en la legislatura terminada. Carencias reprochadas hasta por asociaciones como Salvem el Cabanyal en el último debate del Estado de la Ciudad. Sin embargo, y a falta de ver el resultado por barrios, en conjunto el Marítimo ha dado su apoyo a Compromís, que incluso mejora los resultados de las elecciones de hace cuatro años (del 25,8% de los votos al actual 29,66%).

PP y Ciudadanos quedan como tercera y cuarta fuerza, respectivamente, en el Marítimo mientras que la formación de María Oliver (Podem-EU, que alegó contra el Plan del Cabanyal), se ve superada por Vox y cae a la sexta posición.

Fue éste el primer distrito en cerrar su escrutinio en la ciudad y donde se vio que el PP se imponía. También lo hicieron en las municipales de hace cuatro años y en las autonómicas del mes pasado. Siguen siendo la fuerza más votada con el partido de Ribó pisándoles los talones.

Sin embargo, a pesar de que la zona centro de la ciudad (más las siete pedanías del norte) se mantienen de color azul, el PP ve como sus apoyos se han reducido respecto a la convocatoria electoral de 2015, ya que ha perdido votos en estos cinco distritos.