Gil Lázaro: «Si gobierna Sánchez, sentará a la extrema izquierda en el Consejo de Ministros»

Gil Lázaro: «Si gobierna Sánchez, sentará a la extrema izquierda en el Consejo de Ministros»

Ignacio Gil Lázaro, parlamentario de amplia experiencia, es el fichaje estrella de Vox para encabezar la lista al Congreso de los Diputados. Advierte del riesgo que suponen los aliados del PSOE para el sistema de 1978

JUAN SANCHISVALENCIA.

Fundador de Alianza Popular en la Comunitat, ha sido diputado nacional y senador por el PP. Ahora vuelve a primera línea de la política como cabeza de lista de Vox al Congreso.

-¿Por qué ha decidido volver?

-Me lo pidió Santiago Abascal. Quiero ayudar a defender la democracia y la unidad nacional, lo que España ha sido y debe seguir siendo.

-¿Cree que está en riesgo el sistema de 1978?

-La izquierda radical y los independentistas, los que han sido apoyo de Sánchez y seguirán siéndolo, son los que lo ponen en riesgo. Se lo quieren cargar por algo que no se sabe lo que es, por algo que huele a tufo bolivariano. Y Pedro Sánchez los va a sentar en el Consejo de Ministros.

-Si es por Vox, ¿Sánchez volverá a ser presidente del Gobierno?

-En absoluto. Ni él ni su compañía gobernarán España. Hay que evitar que con Sánchez mande la extrema izquierda de Podemos, los independentistas, los proetarras de Bildu y los nacionalistas catalanistas de aquí, de Compromís.

-¿Es Vox de extrema derecha?

-Vox es una derecha nacional y democrática, constitucional. Quien dice que es de extrema derecha es la extrema izquierda que es, además, la que agrede a los militantes y sedes de Vox.

-¿Tienen programa de gobierno?

-Decir lo contrario forma parte del continuo intento de caricaturizar a Vox. Tenemos 100 medidas concretas, sin literatura, que articulan un programa y está en la web, al alcance de cualquiera.

-Ustedes proponen adelgazar la Administración.

-España necesita una reforma en profundidad de las administraciones. El Estado de las Autonomías no ha prestado a los españoles los servicios que debería en sentido de cohesión nacional e igualdad de oportunidades. Se ha preferido hacer de las autonomías 17 miniestados y es el momento de que alguien lo diga.

-¿Los votos de Vox son de descontentos del PP?

-No creo. Vox es un gran movimiento de opinión que no es que reciba votos de un sector del electorado que pueda estar descontenta con determinada formación. Recibe votos de caladeros muy diferentes: de la derecha, de nuevos votantes, de gente que hasta ahora se abstenía. Y también de la izquierda.

-¿Les pueden perjudicar las apelaciones al voto útil?

-En la situación actual no hay nada más útil que votar en conciencia con ilusión, esperanza y sin ninguna sensación de miedo. El mal llamado voto útil sólo conduce a la frustración personal.

-¿Qué es la derechita cobarde?

-La que durante mucho tiempo ha estado mirando más a lo que podrían decir de ella sus adversarios si defendía determinados principios en vez de defenderlos.

-Belén Hoyo insinuó que usted se ha cambiado de partido para tener un escaño.

-Cuando se afirman esas cosas probablemente es que no se tiene otra cosa que decir. Como soy más mayor que la señora Hoyo, en fin, puntos suspensivos. En cuanto a fiabilidad y trayectoria, puntos suspensivos.

-Usted votó la ley de violencia de género. Vox pide derogarla. ¿Cuál es ahora su posición?

-La ley ha fallado en su aplicación al estar subordinada a la ideología. Las leyes instrumentales no son buenas o malas por sí, pretenden combatir un determinado fenómeno. Y se ha demostrado que esta no es un instrumento eficaz.

-¿Qué le parece la propuesta de Abascal de levantar un muro en Ceuta y Melilla para combatir la emigración ilegal?

-Quizá el muro sea un instrumento más eficaz y menos cruel que las alumbradas y concertinas.

-El catalanismo, ¿es un riesgo?

-Claro. En la Comunitat hay formaciones que son sucursales de ERC y entidades que están en la órbita de las que han impulsado el independentismo catalán. Hay que evitar que se trate de convertir a la Comunitat en una plataforma de continuidad de un fenómeno como el catalán. Ese es el proyecto del independentismo que cuenta con fondos públicos de instituciones valencianas. El que no quiera reconocerlo es cómplice o bobo.

-Un pronóstico.

-No me atrevo a hacer conjeturas. Es obvio que Vox va a tener un gran apoyo de miles de valencianos que reclaman su derecho a poder expresarse libremente. En cualquier caso, sea cual sea el resultado, el éxito de Vox está más que garantizado porque partimos de cero.