El PP arremete contra la educación catalanista a los niños valencianos

El PP arremete contra la educación catalanista a los niños valencianos

Bonig asegura que su partido dará libertad a la gente para elegir entre los servicios públicos o concertados en cualquier materia

S. P. ALICANTE.

El modelo de gestión de los servicios públicos protagonizó ayer buena parte del discurso de los populares en el mitin central del PP en Alicante. Tanto Isabel Bonig, candidata a la Generalitat, como Pablo Casado, candidato a la presidencia del Gobierno central, cargaron contra las políticas del Consell por considerar que peca de intervencionismo y no otorga libertad al ciudadano para elegir.

Casado aseguró que, si su partido gobierna la Generalitat, recuperará una Comunitat «abierta» donde «nadie adoctrine a los niños valencianos con la educación pancatalanista».

«En la Comunitat no habrá unas oposiciones que permitan que se discrimine por la lengua valenciana, que encima llaman catalán», aseguró Casado, quien advirtió de que «detrás» de la defensa a ultranza de la lengua autóctona «siempre hay un proyecto de ingeniería social para dividir a los españoles». En un sentido similar se expresó Bonig. Los populares llenaron el Auditorio de la Diputación de Alicante.

«El PP dará libertad en sentido amplio, económica, a la hora de elegir y dar mejores servicios públicos. Vamos a dar libertad a la gente para elegir entre sanidad pública o cualquiera de la concertada. Nunca vamos a permitir que nuestro sectarismo nos impida dar los mejores servicios. Si hay un partido que ha defendido la libertad educativa en esta tierra es el PP, intentando llegar a un acuerdo que rechazó el PSOE y luego acudiendo a los tribunales», señaló Bonig, quien recordó que «más de 40 sentencias del TSJCV acreditan que la política lingüística implantada (en la Comunitat) cercena y coacciona la libertad y el derecho de los padres a elegir».

Bonig expresó su «compromiso» de que si gobierna en la Generalitat «instaurará la libertad absoluta de los padres para elegir el centro y la lengua en la que quieren educar a sus hijos».

La candidata de los populares indicó que «estamos a una semana de conseguir el cambio político más necesitado por esta tierra. Frente a la peor versión de un PSOE entregado a la extrema izquierda y a los independentistas, está el PP renovado que defiende la igualdad y la libertad de todos los españoles y valencianos».

Bonig trazó un paralelismo en la acción política de los presidentes socialistas del Gobierno central y de la Generalitat, Pedro Sánchez y Ximo Puig. Para la dirigente popular, Sánchez y Puig «son iguales» porque ambos «hablan mucho de democracia y regeneración, pero a la hora de ponerlas en práctica fracasan estrepitosamente. Los dos se han negado a tener un cara cara porque tienen miedo» al PP. Según Bonig, «cuando se trata de confrontar proyectos políticos, nada de nada, se asustan, salen huyendo». Además, a su juicio, «los dos utilizan todos los recursos públicos para su propio servicio partidista».