Fernando Giner: «Ribó no se ha tomado en serio el Cabanyal. Conmigo la rehabilitación dependerá de la alcaldía»

Fernando Giner, en la calle Padre Jofre, cerca de la sede de Ciudadanos en Valencia. /I. Marsilla
Fernando Giner, en la calle Padre Jofre, cerca de la sede de Ciudadanos en Valencia. / I. Marsilla

El candidato de Ciudadanos asegura que el tripartido no sabe qué hacer con la ciudad y que él llega con un proyecto claro porque ha hablado con todos los colectivos y sectores

Lola Soriano
LOLA SORIANO

Fernando Giner se define como muy valenciano, esposo y padre de cuatro hijos (tres niñas y un niño). Ha trabajado como empresario, autónomo, como profesor y consejero de empresas. Ha estado de vicepresidente de Casa Caridad y ha ayudado a cofundar la fundación Mamás en acción. Ahora lleva cuatro años en el mundo de la política.

-¿Por qué dio el salto a la política?

-Decidí entrar en política porque siempre me he considerado una persona de acción. Cuando vi que en Casa Caridad el número de comensales empezaba a multiplicarse por tres o por cuatro y todo el mundo criticaba la situación política de Valencia en 2013 y le dije a mi mujer, Merche, que o actuaba o dejaba de criticar, porque nunca me ha gustado criticar sin hacer.

-¿En casa hablaban de política?

-Siempre se ha hablado de política y de la crisis porque leíamos noticias de políticos que se gastaban grandes facturas en marisquerías y yo veía lo que pasaba en Casa Caridad y pensaba que esto no se podía permitir. De hecho, escribí un libro sobre la crisis en 2009 que se llamaba 'El reto' donde dije que nos íbamos a una crisis en forma de 'L'. Zapatero dijo que era crisis con forma de 'U' , pero yo ya vi que era en caída y se quedaba en la parte horizontal durante años.

-En plena campaña, usted ¿come de marisquería o de fiambrera?

-Intento comer en casa porque estar un rato con mi familia es mi descanso. Me gusta comer de cuchara. Si encadeno actos y no puedo acercarme, como menú del día con plato caliente, segundo y postre.

«No pactaré con partidos que no crean en la Constitución ni con nacionalistas»

-¿Qué cualidades tiene para ser el alcalde de Valencia?

-Me apasiona Valencia; tengo experiencia de gestión durante 25 años y experiencia política de cuatro años. Me he pateado la ciudad; he hablado con todos los colectivos y sectores y tengo un proyecto. Conozco muy bien lo que necesita Valencia.

-Si no saliera alcalde, ¿se queda o se va a la empresa?

-En el Ayuntamiento estaré, pero voy a ser alcalde.

-Dígame los principales errores del tripartido.

-Nace viciado porque es un contrato de poder y no existe coordinación. Les ha podido más la ideología que la gestión y no saben qué hacer con esta ciudad. Valencia para ellos es la moneda de cambio del acuerdo de la Generalitat.

-¿Y las virtudes?

-La virtud, es que plantearon una política social; una recuperación del Cabanyal; decían que hay que rescatar personas, y con ellos coincido, pero si me voy a los hechos, llegamos a los errores porque no han hecho nada. Se han quedado en el populismo. Han tenido la habilidad de ponerse detrás de una pancarta para luego no hacer absolutamente nada.

«Cuando revierta cuatro carriles bici bajará la contaminación»

-¿Va a criticar a los contrincantes o a ser prudentes por si pactan?

-Estoy acostumbrado a proponer, innovar, sacar un producto mejor que los demás. O la crítica es objetiva o no le veo sentido.

-¿Qué propone para el Cabanyal?

-Desde luego la apertura de la avenida de Blasco Ibáñez no. Rehabilitar y hacer una recuperación social.

-Las asociaciones del barrio han criticado que se ha hecho poco en el mandato. ¿Qué le parece?

-No se ha hecho nada. Y como no se hagan los proyectos de fondos Edusi, se van a tener que devolver.

-¿Tiene miedo a que eso pase?

-No porque estaré de alcalde y lo solucionaré. Lo primero que voy a hacer es que la rehabilitación del Cabanyal va a depender de alcaldía. E impulsaremos que los Poblados Marítimos sean patrimonio Unesco. Y tenemos que creer que Valencia puede ser capital Unesco. Ya tenemos la Lonja, el Tribunal de las Aguas y las Fallas.

-¿En qué ha fallado el gobierno en el Cabanyal?

-Le dijimos que si no se actuaba en los aspectos sociales no habría solución y prefirieron la foto de las brigadas expresas de limpieza que la gestión. Ribó no se ha tomado en serio el problema del Cabanyal.

-¿Volverá la mayoría absoluta?

-Salgo a ganar. Eso sí lo veo posible. En términos de mayoría absoluta, no me lo he planteado. Creo que estamos abocados al acuerdo y de una forma u otra tendremos que dialogar, igual que tiene que hacer un padre con su hijo o un empresario con el empleado. El diálogo y la horizontalidad se ha impuesto.

«El PSPV es cómplice necesario de la política de Grezzi»

-¿Cuál cree que debería de ser la estrategia de voto de una persona descontenta con el actual gobierno local?

-El centro moderado y valencianista que supone Ciudadanos y Fernando Giner.

-¿Con quién no pactaría?

-Con quien no respete el proyecto de Ciudadanos; con formaciones que no crean en la Constitución; con los nacionalistas y no voy a permitir que nadie me haga ceder ni un milímetro en derechos civiles y sociales alcanzados por los demócratas.

-¿Apuesta por un pacto a la andaluza?

-Me encantaría.

-Hay gente que aboga por un pacto PSPV-Ciudadanos. ¿Cómo lo ve?

-El problema es que el PSOE de la ciudad de Valencia ha perdido su esencia. Si viera un PSOE como en la época de Felipe González estaría a gusto, pero el que tenemos ahora es Zapatero, de Sánchez, de los radicalizados que quieren romper España y subyugado y sumiso a Compromís. El PSPV es cómplice necesario de las políticas de Grezzi.

-¿Cómo definiría la situación interna del PP en el Ayuntamiento?

-Nunca me ha gustado hablar de los demás partidos. Me ha sorprendido de María José Catalá haya prometido el distrito único en Educación,. Es competencia de Conselleria.

-¿El gobierno municipal ha dado cariño al catalanismo?

-Les ha dado dinero de los impuestos de los valencianos, algo que eliminaría nada más llegar.

«El tripartito se puso tras la pancarta para luego no hacer nada»

-¿El PSPV ha tenido mucho aguante con Compromís?

-Absolutamente. Se han hecho 3.000 votaciones y el PSPV no le ha dicho ningún 'no' a Compromís y tampoco se ha abstenido ante Ribó y eso que Grezzi les ha quitado la gestión del parking de Brujas; les ha obligado a modificar el trazado de Reino de Valencia y les ha cambiado la plaza de la Reina. Grezzi ha criticado abiertamente a la Policía Local y el PSPV ha agachado las orejas.

-¿Es sano que siga la fusión de la izquierda a pesar de conflictos que han tenido como la V-21 o la ZAL que han ventilado en público?

-No es una fusión, es un reparto de poder. Podemos ha marcado un criterio a Ribó en la V-21, él ha sido capaz de ceder y el PSPV se reamoldó.

-¿Qué medidas de empleo y educación impulsará si es alcalde?

-Crear la concejalía de Autónomos. Acortar la gestión de licencias. Crear la figura del defensor del autónomo y crear un turismo de cultura y congresual. En educación, voy a crear la concejalía de las Familias y el área de infancia con un cheque escolar universal de 0 a 3 años, incluyendo julio, y con mínimo de 200 euros y que se complemente con el bono de la conselleria. Y crear un programa de detección prematura de la diversidad en las capacidades de 0 a 3 años, sean por arriba o por abajo.

-¿Y en Urbanismo?

-No creo que el centro de Valencia sea un atajo. Hay que conservar la esencia de los Poblados Marítimos y quiero conservar la huerta.

-¿Qué entiende por conservar?

-Sentarnos a hablar con los agricultores y poner la huerta bonita. Igual que nos gastamos presupuesto en el cauce, con la huerta también. Hay que cotizar su trabajo porque es un entorno exclusivo de Europa.

-¿Las políticas de movilidad de Grezzi han creado caos?

-Sí y no se ha preocupado de lo más importante, el transporte público. Me comprometo a que ningún valenciano tenga que esperar más de diez minutos en las paradas en horarios matinales y quiero crear una lanzadera de cinco a siete minutos por el anillo. Las aceras son del peatón y hay que ensancharlas. Y hay que actualizar el plan de movilidad porque entonces no existía coche eléctrico, ni patinetes ni los vehículos de alquiler.

-¿Han escondido a Grezzi en plena campaña?

-Ha desaparecido. El problema no es que Grezzi esté o no en la campaña, es que ya ha hecho en la ciudad lo que le ha dado la gana. Ha puesto carriles bici en Reino de Valencia, Ruzafa, calle Alicante y avenida Burjassot que los voy a revertir porque no vienen de proceso participativo; no han tenido en cuenta de informe de Policía Local y el de Reino de Valencia no tiene el informe del plan de patrimonio del Ensanche. Cuando lo revierta ganaremos en seguridad y bajaremos los índices de contaminación que ha generado con los atascos.

-¿Qué le parece que haya policías regulando la calle Ruzafa tras su remodelación?

-El coste que tiene destinar seis agentes de un cuerpo deficitario no tiene nombre.

-¿Qué opina de la última compra de autobuses híbridos?

-Es un error. La entrega va a ser de 50 en 50. Los últimos llegarán en 2023 y llevan gasóleo. Al menos los últimos 100 serán tecnología trasnochada. Serán un trasto.

-El CIS da claro ganador a Compromís. ¿Se puede dar un vuelco?

-Yo me baso en la principal encuesta, la que votaron los ciudadanos el 28 de abril en dos ocasiones.

-Ha fichado a una fallera mayor de Valencia, Rocío Gil, en el equipo...

-Llevará dos áreas que son fundamentales: Juventud y la Igualdad. Son dos retos extraordinarios.

-El gobierno cobrará el IBI a la Iglesia. ¿Usted también?

-Ya dijimos que no. Hay un acuerdo supranacional y lo tiene que respetar. Lo primero que tenía que hacer el PSPV es pagar la plusvalía de la venta de su sede.

«Las oenegés han dado un repaso a Ribó»

Giner recuerda que el gobierno local dijo «que venía a rescatar personas pero su plan de choque ha sido un fracaso». «La renta de inclusión tardan meses en cobrarlas y las ayudas urgentes, más de un mes. No han puesto ni un ladrillo de vivienda social». Opina que usaron La Marina como imagen de la llegada de inmigrantes, «pero no han hecho nada. Las oenegés civiles y religiosas le han dado a Ribó un repaso de gestión, trabajo y humildad». Giner quiere crear 3.000 plazas de residencia para mayores.