Grimalt defiende la regeneración de la vida política y la participación en Dénia

La anécdota de la jornada la protagoniza el secretario municipal, que olvida llamar a los ediles de C’s y CET para tomar posesión de sus cargos

El socialista Vicent Grimalt ya es el alcalde de la ciudad tras obtener el apoyo de los siete ediles del PSPV y los cuatro de Compromís per Dénia. En las votaciones, los dos concejales de Canviem entre Tots (CET Podemos,) que participarán en el gobierno de socialistas y nacionalistas, se abstuvieron; mientras que el PP votó a Ana Kringe; Cs a Mari Martínez y GD-CU a Pepa Font.

El acto de investidura del nuevo alcalde transcurrió sin incidentes, tan sólo se escucharon algunos abucheos cuando Grimalt impuso la insignia a la exalcaldesa, Ana Kringe. La anécdota la protagonizó el secretario municipal al no llamar a los ediles de Cs y CET para que prometiesen o jurasen su cargo. Pidió perdón y se subsanó el despiste.

En los discursos, Grimalt incidió en que trabajarán por regenerar la vida política de la ciudad y abrir las instituciones públicas a la participación. Y recordó a su abuelo, que fue alcalde de Dénia en 1939, «cuando la defensa de la democracia podía costarte la vida y que ahora, 80 años después, es para mí un modelo a seguir». Su socio de gobierno, Rafa Carrió, pidió a los vecinos que sean críticos con el ejecutivo y CET defendió nuevas formas gestión municipal. Dede el PP se abogó por hacer una oposición constructiva y leal; Cs apostó por la honradez y transparencia y GD-CU ofreció su» apoyo incondicional» en políticas de ayuda a los más desfavorecidos. Desde el PSPV se recalcó que las personas serán el centro de su gestión.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos