«La Diputación, con el PP, actúa como el segundo ayuntamiento de Alicante»

G.M.

Uno de sus objetivos al ser investidos era que la ciudad recuperase peso en la provincia y la Comunitat. ¿Se ha avanzado en esa aspiración?

En ese terreno el cambio ha sido palmario. La recuperación del peso político de la ciudad y del papel que juega en la Comunidad como tercer municipio es manifiesta. El Consell cuenta con Elche, no solo porque hay una presencia habitual de los miembros del Gobierno valenciano y del propio presidente, algo que antes no pasaba, porque había incomunicación entre el gobierno del PP de Elche y los gobernantes del PP en la Comunidad. El hecho de que se cuente con la ciudad, a través de la figura de su alcalde, para hechos tan relevantes como el corredor mediterráneo o la financiación autonómica, eso antes no pasaba, Elche no estaba en las grandes decisiones de la Comunidad y ahora estamos junto a Valencia, Alicante y Castellón. Recuperar peso político es que el presidente de la Generalitat me reciba a mí como alcalde para abordar temas de futuro de la ciudad, y que reconozca el esfuerzo realizado por el Ayuntamiento en la compra de terrenos de la Universidad Miguel Hernández y entienda que tiene que compensar al municipio. Eso no ha pasado en 20 años de gobierno del PP en la Generalitat, pese a que se ha pedido, excepto en el gobierno del PP.

¿Como será esa compensación?

Creo que la fórmula que ha sugerido el propio presidente de que se realicen inversiones en la ciudad es buena. Además, dentro de esa recuperación del peso político, debemos aspirar a ser sede de algún tipo de institución u organismo oficial. Creo que el presidente y su gobierno tienen una visión no provincialista que favorece que Elche en el futuro sea receptora tanto de inversión como de ser sede de eventos, acontecimientos y organismos s instituciones.

No hay la misma sintonía con la Diputación. ¿Qué le pasa con su presidente, al que se ha enfrentado abiertamente por el último reparto de ayudas?

Quiero tener una buena relación institucional con el Gobierno de España, con la Generalitat y con la Diputación. Creo que es lo deseable y lo que nos reclaman los ciudadanos, y haré todo lo necesario para que así sea. Pero no voy a ceder un ápice en la defensa de los intereses de la ciudad. Y cuando se margina a la ciudad en un programa de ayudas como el aprobado recientemente por la Diputación, en una arbitrariedad manifiesta, debo exigir y hacer entender al presidente que Elche es la segunda ciudad de la provincia y no puede actuar de forma arbitraria, caprichosa e injustificada con nuestro municipio. Estoy seguro de que el presidente de la Diputación entiende que ha cometido un grave error con esta actuación y que sabrá buscar las fórmulas para resolver este agravio.

En cualquier caso no es nada nueva. El sentimiento de agravio de Elche respecto a la Diputación viene de largo.

La Diputación Provincial de Alicante bajo los gobiernos del PP se ha comportado siempre como el segundo Ayuntamiento de la ciudad de Alicante y ha beneficiado fundamentalmente al municipio alicantino. Eso ha significado que el resto de municipios de la provincia hayamos sufrido las consecuencias de una política errónea y equivocada de los dirigentes del PP. Eso en Elche es un clamor, se lo preguntes a quien se los preguntes. ¿Qué hace la Diputación haciendo el ADDA? No se justifica de ninguna forma que haya realizado una inversión tan extraordinaria en la ciudad de Alicante y que otros grandes municipios de la provincia, como Elche, no hayamos tenido ninguna inversión semejante. La Diputación debe reflexionar sobre cuál es su papel en la provincia.