El precio de la vivienda en la Comunitat se frena y agota un ciclo al alza de tres años

Vivienda en venta en Valencia este año. I/rene Marsilla
Vivienda en venta en Valencia este año. I / rene Marsilla

Las inmobiliarias achacan la contención en el mercado de segunda mano a la falta de poder adquisitivo

Elísabeth Rodríguez
ELÍSABETH RODRÍGUEZ

La subida de precios de la vivienda iniciada en la segunda mitad de 2016 en la Comunitat parece haber tocado techo. Así lo constatan los datos de los últimos meses y lo confirman las inmobiliarias valencianas, que apuntan a un agotamiento del ciclo tras casi tres años al alza en los que la evolución fue sostenida a partir de la caída registrada en el segundo trimestre de 2016. El motivo principal es que el encarecimiento se ha producido a un ritmo superior al de la mejora del poder adquisitivo de los compradores, lo que ha provocado que, llegado cierto punto, empezara a bajar el número de ventas y, por tanto, los precios comenzaran a resentirse.

«En este sector se dan muchas circunstancias. La demanda se ha frenado, se ha estancado la venta de pisos y por ello los precios van bajando. Incluso en algunas zonas de Valencia se empieza a notar un retroceso», explica la presidenta de la Asociación de Inmobiliarias de la Comunitat Valenciana (Asicval), Nora García, quien añade que desde hace unos meses detectan un «agotamiento del ciclo».

En concreto, los precios de la vivienda en la Comunitat en el primer trimestre de este año sólo crecieron un 0,7% respecto al último trimestre de 2018, según datos del INE. No obstante, fue en esos últimos tres meses del pasado año cuando se anotó un frenazo más notable, ya que sólo creció un 0,6% respecto al trimestre anterior. Pese a que los datos generales a nivel interanual de cada trimestre siguen registrando incrementos de entre el 3% y el 4%, lo cierto es que su ritmo se ha ido aminorando, sobre todo a finales del ejercicio pasado.

No obstante, el director de Estudios de pisos.com, Ferrán Font, explica que «la tendencia es de regulación de precios o normalización desde finales de 2017». En ese sentido, Font señala que la Comunitat lleva una tendencia «muy estable desde finales de 2017» al situarse en ritmos de en torno el 4% a nivel interanual -comparando con el mismo periodo del año anterior-. Sin embargo, indica que hay una evolución dispar entre ciudades y provincias. «Depende de cada mercado y cada plaza. El incremento en la provincia de Valencia es menor que en la capital», concreta.

Por su parte, la representante de los agentes inmobiliarios valencianos asegura que se puede llegar a producir una «ligera bajada de precios» en ciertas zonas debido a que los inmuebles no consiguen venderse pese a estar varios meses en el mercado. «A finales de 2018 empezamos a ver un ligero descenso en el número de contratos. Empezamos a notar que la demanda se va resistiendo porque los precios han subido mucho y la gente no los puede pagar», resume García.

A esto, Font añade que muchos compradores no encuentran el producto que están buscando en ciertas plazas debido a la escasez de oferta o bien que el producto no se ajusta a los precios deseados. «Lo que entendemos nosotros es quela recuperación desde 2014 ha sido muy importante. Ha sido fuerte durante los últimos años, ya que el precio se ha recuperado más de un 20% desde 2014. Es natural que esa recuperación, que se acerca a registros máximos, se modere», sintetiza el director de Estudios de pisos.com.

Precisamente, la subida de precios empezó a consolidarse en el segundo trimestre de 2014, cuando se incrementaron un 3,9% frente al abaratamiento del 1,9% del trimestre anterior. Desde entonces, el mayor salto se registró en el primer trimestre de 2016, cuando creció un 4,9%, aunque fue seguido por un frenazo en el crecimiento al subir sólo un 1% en los tres meses siguientes. A partir de entonces, la Comunitat -en sintonía con el resto del mercado nacional-, comenzó a crecer de manera sostenida, hasta finales de 2018, cuando se empezó a detectar la ralentización. Dentro de la serie histórica, el segundo trimestre de 2012 fue el periodo en el que la vivienda sufrió su mayor batacazo, en plena crisis, al desplomarse un 15,6%.

No obstante, la contención de precios no es algo general, como bien indican tanto García como Font. Alicante se sale de la tendencia, debido a la fuerte demanda por parte de extranjeros. «Alicante hace la guerra por su cuenta al tener un mercado con más presencia de extranjeros y lleva un ritmo frenético. Por contra, Castellón es mucho más tranquilo», sostiene García. Por su parte, Font señala que los datos de Alicante distorsionan el mercado general de la Comunitat, debido, precisamente, a esa mayor actividad por parte de inversores foráneos que buscan instalarse en la costa.

Prueba de ello, son algunas de las iniciativas impulsadas por el sector en la Costa Blanca. La última es de la promotora Taylor Wimpey España, que acaba de lanzar una campaña para dar a conocer las viviendas listas para vivir en sus tres zonas de influencia: Costa del Sol, Costa Blanca y Mallorca-Ibiza. «La vivienda residencial en la costa se consolida como un valor seguro de inversión para el turista extranjero», destaca.

Más noticias