El precio de la vivienda en la Comunitat sube un 4% en 2018, el mayor alza desde 2007

El precio de la vivienda en la Comunitat sube un 4% en 2018, el mayor alza desde 2007

La región casi dobla su ritmo de crecimiento respecto al año anterior, aunque es inferior al promedio nacional y queda muy lejos del 12% registrado hace once años

ELÍSABETH RODRÍGUEZValencia

El sector inmobiliario sigue creciendo a un ritmo cada vez mayor y parece no verse afectado por los tambores de la desaceleración. En el caso del precio de la vivienda libre, la Comunitat cerró 2018 con una subida del 4%, según ha publicado hoy el INE. Este dato es el mayor repunte desde 2007, justo antes del pinchazo, cuando el incremento fue del 12,1%. Así, el ejercicio anterior supuso cinco años consecutivos en los que los inmuebles han elevado su valor de compra.

La tasa de crecimiento del pasado año casi dobla el ritmo registrado en 2017, cuando el encarecimiento fue del 2,67%, lo que da cuenta del dinamismo que protagoniza el mercado inmobiliario valenciano. No obstante, la evolución sigue siendo menos intensa que la del conjunto nacional, que en 2018 subió un 6,7%, también su mayor repunte respecto a once años atrás. En ese sentido, destacan las subidas en Castilla–La Mancha, Aragón y Región de Murcia.

El encarecimiento de la vivienda nueva valenciana es más del doble que el de segunda mano

No obstante, destaca que el cuarto trimestre del pasado año en la Comunitat registró un aumento del precio del 4,2%, mientras que en el mismo periodo en 2017 fue de 4,1%. Es decir, el tirón fue superior respecto al ejercicio anterior pese a la ralentización económica que, según indican varias fuentes y organismos, se empezó a notar precisamente a finales del pasado año en el resto de indicadores macroeconómicos. Sin embargo, en el conjunto de España, la vivienda libre aumentó un 6,6% en relación al mismo trimestre de 2018, lo que supone una moderación de seis décimas respecto al mismo periodo en 2017.

En cuanto al tipo de vivienda, en el último trimestre de 2018, la vivienda nueva se elevó un 8,9% frente al crecimiento del 5,8% en el mismo periodo de 2017, por lo que registra un alza muy notable. Por contra, la subida del precio en la vivienda usada ha frenado su intensidad, ya que se elevó un 3,4% frente al 3,9% del cuarto trimestre del pasado año. Es decir, aparte de que los precios de segunda mano crecen menos de la mitad que los precios de la obra nueva, registran una tendencia a la baja, una moderación.

A nivel nacional, entre 2008 y 2013, el precio de la vivienda libre registró descensos anuales de distinta intensidad: del 1,5% en 2008, del 6,7% en 2009, del 2% en 2010, del 7,4% en 2011, del 13,7% en 2012 y del 10,6% en 2013. En 2007, cuando comenzó a elaborarse este índice, el precio de la vivienda libre experimentó un crecimiento del 9,8%. No fue hasta 2014 cuando el precio de la vivienda libre volvió a tasas positivas, con un repunte anual medio del 0,3%, que en 2015 se aceleró hasta el 3,6%, en 2016 hasta el 4,7%, en 2017 hasta el 6,2% y ahora hasta el 6,6%.

«El repunte de la vivienda libre el año pasado fue del 6,7%, casi medio punto más que en 2017. Es la diferencia más reducida entre un año y el precedente desde que se inició la recuperación de precios en 2014. Es por ello que auguramos que la moderación siga instalada en esta estadística en 2019. La segunda mano lidera la remontada, creciendo casi medio punto por encima de la obra nueva. Esta diferencia se va reduciendo trimestre a trimestre, lo que significa que la evolución de ambas tipologías cada vez está más igualada», explica Ferran Font, director de Estudios de pisos.com.

Por tipo de vivienda, el precio de la de segunda mano aumentó un 6,8% el año pasado, registrando su mayor crecimiento desde el ejercicio 2007. En el caso de las viviendas nuevas, su precio avanzó una media del 6,4% en 2018, acumulando cinco años al alza.

En el cuarto trimestre de 2017, el precio de la vivienda libre aumentó un 6,6% en relación al mismo trimestre de 2018, lo que supone una moderación de seis décimas. De esta forma, ya son 19 los trimestres consecutivos en los que los precios de la vivienda presentan tasas interanuales positivas.

El precio de la vivienda nueva subió un 8% en comparación con el cuarto trimestre de 2017, casi dos puntos superior a la del trimestre anterior y su mayor alza desde el segundo trimestre del año 2016. Por su parte, el precio de la vivienda usada se incrementó un 6,4% en tasa interanual, nueve décimas menos que en el trimestre anterior, registrando subidas desde el primer trimestre de 2014.

Aumento trimestral del 0,4%

En tasa intertrimestral (cuarto trimestre de 2018 sobre tercer trimestre del mismo año), el precio de la vivienda libre aumentó un 0,4%, 1,8 puntos porcentuales menos que en el trimestre anterior. Con este repunte trimestral, el precio de la vivienda encadena dos años consecutivos de avances.

Por tipo de vivienda, el precio de la vivienda nueva subió en el cuarto trimestre de 2018 un 1,2% en tasa intertrimestral, acumulando cuatro trimestres consecutivos de incrementos. Por su parte, el precio de la vivienda usada experimentó un aumento trimestral del 0,3%, 1,9 puntos porcentuales menos que en el trimestre anterior. Pese a esta moderación, el precio de la vivienda de segunda mano acumula acumula también 24 meses consecutivos de alzas trimestrales.

Todas las comunidades elevan precios

En 2018, todas las comunidades autónomas más las ciudades de Ceuta y Melilla registraron tasas medias positivas en el precio de la vivienda. Los aumentos más pronunciados de precios correspondieron a la Comunidad de Madrid (+10,2%), Cataluña (+8,8%) y Ceuta (+8,5%), mientras que los incrementos menos pronunciados se dieron en Extremadura (+1,9%) y Castilla-La Mancha (+2,4%).

En términos interanuales (cuarto trimestre de 2018 sobre igual trimestre de 2017), la tasa disminuyó en 9 CCAA, aumentó en siete y se mantuvo estable en la restante. Los mayores descensos se produjeron en Canarias (-1,3%), Comunidad de Madrid (-1,3%) y La Rioja (-1,2%).

Por su parte, Castilla-La Mancha, Aragón y Murcia registraron las mayores subidas, con incrementos de nueve, siete y seis décimas, respectivamente.

En valores trimestrales, el precio de la vivienda libre bajó en el cuarto trimestre de 2018 en ocho comunidades y subió en el resto y en Ceuta y Melilla. Los mayores aumentos se dieron en Ceuta (+1,9%), Melilla (1%), Andalucía (+1%) y Canarias (+0,9%) y los descensos correspondieron a Extremadura (-0,9%), Navarra (-0,6%), Murcia (-0,2%) y las regiones de Baleares, Castilla y León, Comunidad de Madrid, País Vasco y Castilla-La Mancha, que en todos los casos disminuyeron una décima.