La construcción en la costa de la Comunitat continúa al alza gracias al tirón extranjero

Los visados de obra nueva crecen un 17%, hasta los 7.292, y se concentran en Alicante, mientras que Valencia duplica los permisos

ELÍSABETH RODRÍGUEZVALENCIA.

Las grúas en zona de costa volvieron a formar parte del litoral valenciano hace apenas tres años con la reactivación del mercado inmobiliario y parece que seguirán teniendo bastante presencia, según el informe anual del mercado de vivienda vacacional elaborado por Tinsa. El estudio destaca que los inmuebles destinados a este fin protagonizan un crecimiento tanto en la obra nueva como en los precios y la demanda, sobre todo auspiciada por los turistas extranjeros. No obstante, estos movimientos no se producen en la misma intensidad en toda la Comunitat.

En concreto, el número de visados de obra nueva -tanto de primera como de segunda residencia- en los municipios de costa de la Comunitat con más de 10.000 habitantes aumentó en 2018 un 17,3%, hasta 7.292 visados, según los últimos datos del Ministerio de Fomento. Si se excluyen en el cómputo las capitales de provincia, este indicador adelantado de la actividad promotora arroja un total de 4.147 visados de obra nueva en la región.

Alicante es la provincia que aglutina el mayor número de licencias aprobadas en 2018 en localidades de costa, con 4.632 visados, un 6,4% menos que en 2017. Por su parte, los municipios del litoral de la provincia de Valencia duplicaron en 2018 el número de permisos de 2017, hasta 1.975 visados. También los enclaves costeros en la provincia de Castellón registraron el año pasado mucha más actividad, con 685 visados, un 132% más. Sin embargo, la costa castellonense dista mucho de la actividad de las otras dos provincias y destaca por tener más comprador nacional que internacional.

Detrás de estos nuevos permisos se encuentran, principalmente, promotores locales con fondos propios sobre todo en la zona de Alicante, según indica Tinsa en su informe. Por lo que respecta a la costa de Valencia, el suelo es escaso y el stock reducido, lo que contribuirá a ligeras subidas de precio.

En cuanto a la demanda, el 31% de todas las compraventas en la Comunitat fueron realizadas por extranjeros, frente al 16% de la media española, mientras que en Alicante ascienden al 45%. Además, el número de compras foráneas subió un 7% en Alicante, un 19% en Valencia y un 15% en Castellón.

Por lo que respecta a la obra nueva por municipios, Torrevieja destaca como la localidad con más visados de obra nueva en 2018 al alcanzar las 686 licencias, un 9% más. Le sigue Orihuela, la primera del ránking el año pasado, que redujo un 43% su número de visados en 2017, hasta 651 licencias.

Estos fueron las localidades costeras con mayor número de visados en el conjunto de España el pasado año si se dejan a un lado las capitales de provincia. Por su parte, Guardamar del Segura se disparó un 92%, hasta los 492 visados , por lo que se convierte en el tercer municipio costero de la Comunitat por número de visados y el cuarto de España, por detrás de la malagueña Mijas.

Otros municipios de la región que superaron la cota de 250 visados fueron los alicantinos de Pilar de la Horadada -283 licencias, un 22% menos- y Dènia -266, un 74% más-. También se incorpora a este grupo Oropesa del Mar, donde se ubica Marina d'Or, que pasó de tan solo 2 visados en 2017 a 292 en 2018.

El sur de la provincia de Castellón, entre Borriana y Playa de Almenara, es la única zona donde la red técnica de Tinsa apunta que no se ha iniciado la construcción de nuevos proyectos de vivienda vacacional en el último año.

Los efectos del Pativel

Por otro lado, el delegado de Tinsa en Valencia, Vicente Torres, aseguró durante la presentación de informe que la nueva norma que regula la urbanización en la costa (Pativel) está afectando al desarrollo de proyectos paralizados y pendientes. «El Pativel afecta a una serie de suelos que podrían ser urbanizables y no permitirá la construcción. No obstante, es una ley necesaria para regular y cuidar el litoral. Las consecuencias no se verán hasta medio plazo», indicó.

No obstante, señaló que si la oferta baja por las zonas declaradas como no urbanizables, los precios subirán. «Este plan ha calificado como no urbanizables varios proyectos que no se van a desarrollar»», añadió Torres, quien insistió en la necesidad de que haya una norma como el Pativel que establezca unas reglas claras. «El problema del sector es la falta de seguridad jurídica. Con esta ley la tenemos, aunque no sea del gusto de muchos», aseguró.

Más