La valenciana Genia desarrolla una de las mayores plantas de biogás del Reino Unido

Planta de biogás en Ucrania, obra de Genia Global Energy. / lp
Planta de biogás en Ucrania, obra de Genia Global Energy. / lp

La ingeniería prevé que la construcción del encargo de Qila Energy arranque a comienzos de 2019 y conlleve una inversión cercana a doce millones

INÉS HERRERO

valencia. La ingeniería valenciana Genia Global Energy afronta 2019 con dos grandes proyectos a la vista, que prevé empezar a construir a comienzos de año. Al desarrollo de la megaplanta solar fotovoltaica proyectada en Talayuela (Cáceres) tras seis años de tramitación, con una inversión prevista de 225 millones de euros, se suma ahora la construcción de una de las mayores plantas de biogás del Reino Unido.

Se trata de un encargo de la británica Qila Energy, líder en producción de biogás en Gran Bretaña con 27 plantas en operación. La futura instalación, ubicada en Evercreech, conlleva una inversión de unos doce millones de euros, según avanzan a LAS PROVINCIAS desde la firma.

Entre los hitos que motivaron la elección de Genia Global Energy, destaca el desarrollo en Ucrania de la segunda mayor planta de biogás de toda Europa. Construida para la compañía Astarta, se alimenta de los desechos de pulpa de remolacha de la industria azucarera y produce 56 millones de metros cúbicos de gas al año en cuatro biodigestores que, a su vez, se aprovechan como energía calórica en el proceso de obtención de azúcar de remolacha.

Para Qila Energy, ha proyectado una planta de producción de biogás mediante digestión anaerobia -en ausencia de oxígeno-, que se alimentará de residuos industriales y agrícolas de la zona. Según explican, será capaz de digerir más de 80.000 toneladas de residuos orgánicos al año, unas 35.000 toneladas de residuos agrícolas y 50.500 de residuos orgánicos de la industria alimentaria. Al día, unas 880 toneladas.

Estará compuesta de cinco biodigestores, cada uno especializado en procesar un tipo de residuo para obtener 2.700 metros cúbicos de gas cada hora y 184 metros cúbicos de fertilizante líquido orgánico al día.

La instalación tiene los permisos para inyectar a la red de distribución 900 metros cúbicos de biometano cada hora y usar el resto para producir electricidad de bajas emisiones, tres megavatios en total, mediante tres motores de cogeneración. Una de las claves del diseño fue la seguridad, al estar ubicada en un polígono industrial, en un espacio reducido y tener la necesidad de pasteurizar todo el material digerido en aras de una seguridad ambiental total, incluso en caso de vertido a cauce.

Además, prevé el aprovechamiento térmico de los gases de escape y las camisas de refrigeración de los motores de cogeneración durante esa pasteurización de materiales.

Desde Genia subrayan que este ambicioso proyecto «marca el camino de la generación sostenible y rentable de energía limpia», al tiempo que ayuda a «resolver el grave problema de la gestión de residuos de las industrias y ciudades volviendo a generar valor de los despojos que se consideraban basura y suponían un coste de gestión». Y, de ese modo, «acerca la producción de energía al concepto de economía circular».

En Talayuela, construirá un planta solar fotovoltaica de 300 megavatios, capaz de producir la energía suficiente para abastecer a 150.000 hogares. Promovida junto a Solarcentury, tiene todos los permisos previos a la construcción, que durará un año y generará 1.050 empleos.

 

Fotos

Vídeos