Valencia tiene 177 licencias de VTC a pesar de perder una decena por la nueva normativa

EP

valencia. Valencia perdió una decena de los VTC que dan servicio a plataformas como Uber y Cabify desde que el pasado mes de junio entrara en vigor la nueva normativa. Aun así, las 177 licencias con las que cuenta son cuatro más que a inicios de año.

Por su parte, Alicante multiplicó por más de tres el número de coches de VTC en lo que va de año. Así, dispone de 370 licencias a finales de junio, frente a las 108 con las que concluyó diciembre.

Al cierre de la primera mitad del año, Madrid sumaba un total de 8.033 licencias, una cifra que se ha disparado un 22,4% respecto a 2018. Esto implica que ya hay algo menos de dos VTC por cada taxi circulando por la ciudad. Madrid copa así más de la mitad del total licencias del país, con el 52%.

El crecimiento de este negocio no se debe a que las administraciones estén dando nuevas autorizaciones, sino a las resoluciones judiciales fruto del vacío legal que el sector registró entre los años 2009 y 2015. Asimismo, este aumento tiene lugar a pesar de que cinco comunidades autónomas aprobasen ya normas para regular a los VTC en sus respectivos territorios.

Las que optaron por hacerlo son Cataluña, la Comunitat, Baleares, País Vasco y Aragón. En todas ellas se obliga a pedir uno de estos coches con una antelación mínima para diferenciarlo del servicio de taxi.

En el caso de Barcelona, donde Uber dejó de operar cuando en febrero entró en vigor la nueva normativa, se mantiene como segunda ciudad de España con más VTC. En concreto, cuenta con 2.073 licencias, un 9,1% menos que en 2018.

Málaga, por su parte, roza las 1.500 licencias, un 25% más que a comienzos de año. De esta manera, se mantiene como tercera ciudad con más VTC. En el lado opuesto Soria, Tenerife y Las Palmas se mantienen como las únicas provincias sin ninguna licencia de VTC.