La Unió cifra en 700.000 toneladas los cítricos que se quedaron sin recolectar

EFEVALENCIA.

La Unió de Llauradors afirmó ayer que la campaña de cítricos 2018-2019 es «la peor de la historia citrícola reciente», con un balance que «no puede ser más desalentador».

De poco más de 4 millones de toneladas, La Unió cifra en casi 700.000 toneladas la producción que no se pudo comercializar por las lluvias torrenciales de octubre y noviembre, por calibres no comerciales y por la saturación de los mercados debido a las importaciones. Además, consideró que las medidas adoptadas para «paliar el desastre son ridículas».

Según el sindicato, los productores de cítricos de la Comunitat ingresaron 279 millones menos respecto a la campaña pasada, que ya fue «negativa», porque a pesar de obtener mejores precios, «la merma de producción incidió en la renta final».

El secretario general de La Unió, Carles Peris, manifestó que la campaña empezó «muy mal y acaba todavía peor», pues si se tiene en cuenta la fruta que no salió al mercado, el crecimiento de producción «sería como mucho un 6% superior» a la temporada 2017-2018, «una de las más bajas de las dos últimas décadas». Según el informe de La Unió, los ingresos en naranjas descendieron en 151 millones, 114 millones en mandarinas y 13 millones en limones.