Ana Ulloa: pionera al timón

Ana Ulloa: pionera al timón
LP

La nueva directora de la Autoridad Portuaria de Castellón es la primera mujer al mando de un puerto en la Comunitat, llega procedente de Vigo, donde ha sido jefa de explotación

Á. M. / E. RODRÍGUEZ

El denominado techo de cristal que impide a las mujeres a ascender a cargos directivos y puestos de responsabilidad parece resquebrajarse poco a poco. O, al menos, se pueden visualizar avances en ciertos ámbitos que, hasta ahora, han sido predominados por el género masculino.

Este es el caso del Puerto de Castellón, que por primera vez cuenta con una mujer al timón. El Consejo de Administración de la Autoridad Portuaria de Castellón acordó la semana pasada por unanimidad el nombramiento de Ana Ulloa Piñeiro como directora general de PortCastelló. Esta decisión se toma después de que el actual titular, Roberto Arzo Cubero, hiciera pública su renuncia el pasado mes de julio para incorporarse a una empresa privada en el ámbito de las renovables. En concreto, la profesional tomará las riendas de la dirección el 15 de octubre.

Y es que, la carrera de la nueva directora no sólo está plagada de títulos, sino de experiencia en el mundo portuario. En concreto, Ana Ulloa es ingeniera de Caminos, Canales y Puertos por la Universidad de A Coruña y tiene el Master en Gestión de infraestructuras, equipamientos y servicios por la Universidad Politécnica de Madrid. Además, Ulloa ha cursado el Programa de Desarrollo de Directivos del IESE Business School y ha estudiado en l'École Nationale des Ponts et Chaussées de París.

Por lo que respecta a su desarrollo en el mundo de la logística y el transporte marítimo, la nueva dirigente cuenta con una amplia experiencia profesional en el 'core business' -negocio principal- de un puerto, pues ha desempeñado la jefatura de dominio público y la de explotación en la Autoridad Portuaria de Vilagarcía de Arousa, así como la jefatura de explotación en la Autoridad Portuaria de Bilbao. A esto se suma el cargo que desempeñaba hasta ahora, la jefatura del área de explotación en la Autoridad Portuaria de Vigo, de la que dependen operaciones portuarias, explotación, seguridad, protección y la gestión comercial.

Además, en el extenso currículum de Ulloa también figura su participación en la redacción de diversos proyectos y ejecuciones de obras portuarias. Entre ellas, las redacciones del plan estratégico y del plan especial de la Autoridad Portuaria de Vilagarcía de Arousa, así como en los planes de empresa anuales y en el desarrollo de las terminales intermodales de los puertos de Bilbao, Vigo y Vilagarcía.

A sus conocimientos específicos en la materia, hay que añadir su dominio del gallego, francés e inglés, un elemento importante para un cargo marcado por las relaciones internacionales. Además de estudios y experiencia, Ulloa también cuenta con reconocimientos por su trabajo, como el premio Modesto Vigueras 2009, convocado anualmente por la Asociación Técnica de Puertos y Costas.

Con todo ello, Ana Ulloa llega a la dirección de un puerto de interés general en la Comunitat y, además, en un momento con grandes desafíos a nivel portuario y comercial debido al proceso de concentración de las navieras, a la mayor demanda de buques cada vez más grandes y con la necesidad de mejorar las conexiones ferroviarias para ganar competitividad. A todo esto se suma la ralentización del comercio global, un frente al que todas las entidades portuarias deben encarar.

Un sector masculinizado

En el ámbito portuario, las mujeres apenas ocupan el 19% de los empleos, lo que se traduce en 19.000 puestos en total. Dentro de esa cifra, sólo el 24% ocupa cargos de dirección. En concreto, se trata de un sector compuesto por 28 autoridades portuarias en España que administran los 46 puertos de interés general.

En este sentido, Elena Espinosa fue la primera mujer que presidió una Autoridad Portuaria en España, concretamente la de Vigo en 1988. Posteriormente fue ministra de Agricultura, Pesca y Alimentación en el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

Sin embargo, esta situación de desequilibrio no se da, o al menos al mismo nivel, en otros países europeos como es el caso de Noruega o Alemania, donde las mujeres ya ocupan el 40% de los puestos de los consejos de administración.

Fotos

Vídeos