Los transportistas proponen que se prohíba aparcar en carga y descarga a mediodía en Valencia

Zona de carga y descarga en la calle Colón de Valencia./Irene Marsilla
Zona de carga y descarga en la calle Colón de Valencia. / Irene Marsilla

FVET insta a que se amplíe el horario de distribución en zonas peatonales

EFE

La Federación Valenciana de Empresarios del Transporte (FVET) ha presentado los resultados de un estudio con propuestas para agilizar la logística en Valencia, con mejoras como ampliar el horario de distribución en zonas peatonales o implantar un intervalo temporal vespertino a la vez que se amplia el horario matutino.

El estudio, que ha sido presentado este lunes, se ha realizado durante el último año por la consultora especializada CPS Infraestructuras, Movilidad y Medio Ambiente y concreta propuestas «útiles» para abordar algunas de las principales cuestiones que afectan al desarrollo de la actividad de distribución urbana de mercancías en Valencia, según ha indicado la federación en un comunicado.

Así, el análisis ha propuesto revisar el horario de distribución en zonas peatonales y ampliarlo, así como implantar un intervalo temporal vespertino a la vez que se amplia el horario matutino. En cuanto a las zonas de carga y descarga, las mejoras incluyen la ampliación de los horarios de uso de las reservas de carga y descarga y la eliminación de la ventana temporal de mediodía, que posibilita el uso de estacionamiento en calzada a cualquier usuario.

El estudio ha sido promovido y financiado por la Asociación Provincial de Empresarios de Agencias, Operadores y demás Actividades Auxiliares y Complementarias del Transporte, que es la asociación de FVET, y ha considerado aspectos específicos relacionados con las actividades de las empresas de mudanzas y de grúas, teniendo en cuenta que los empresarios que desarrollan dichas actividades también tienen su representación en FVET a través de sus respectivas asociaciones sectoriales.

El objetivo del estudio, según ha indicado el presidente de FVET, Carlos Prades, ha sido realizar un análisis del papel y necesidades de la Distribución Urbana de Mercancías (DUM) para implantar un modelo que «garantice el imprescindible aprovisionamiento y distribución» de la ciudad de forma «eficiente, competitiva y sostenible» y esté alineado con las políticas y objetivos de movilidad urbana sostenible.

«Se ha contado con todos los agentes implicados para llegar a presentar una propuesta real y tangible que pueda facilitar el entorno en el que nos movemos», ha explicado Prades, por lo que han llevado a cabo entrevistas con empresas dedicadas fundamentalmente a paquetería, pallets, medicamentos, alimentación o bazar, entre otras, además de un análisis de la normativa actual y de la problemática en general.

Así, el informe incluye mejoras como ampliar el horario de distribución en zonas peatonales o implantar un intervalo temporal vespertino a la vez que se amplia el horario matutino. En cuanto a las zonas de carga y descarga, estas incluyen la ampliación de los horarios de uso de las reservas de carga y descarga y la eliminación de la ventana temporal de mediodía que posibilita en uso de estacionamiento en calzada a cualquier usuario.

En la misma línea, proponen la ampliación del tiempo máximo de permanencia en la carga y descarga de 20 minutos a 30, y que este sea ampliable en función del distintivo ambiental de la DGT del que dispongan los vehículos, aumentándolo para aquellos menos contaminantes, e incluye la posibilidad de crear reservas de carga y descarga exclusivas para vehículos industriales.

Una plaza por cada cien metros

Respecto a la oferta existente de plazas de carga y descarga, han apostado por un aumento de las plazas, estableciendo una dotación mínima de plazas en función de la longitud del viario, pudiendo ser una por cada cien metros de viario, «fundamentalmente donde se ubica el mayor número de comercios», y han añadido que se revisará el tamaño de las plazas, aumentándolas a una dotación mínima de doce metros, para que dos vehículos de reparto medios puedan realizar operaciones de carga y descarga a la vez.

En cuanto al tamaño de los vehículos que pueden circular por el casco urbano de Valencia entre las 7.00 y las 22.00 horas, han propuesto ampliar la restricción, que actualmente está en nueve, hasta doce toneladas.

Como prueba piloto, el estudio ha presentado la posibilidad de utilizar carriles multiuso, que servirían según las horas del día para circulación o para la Carga y Descarga, y crear Áreas de Reparto por Proximidad (ARP), que se crearían una en la Plaça de Baró de Cortés y otra en la plaza del Ayuntamiento.

Asimismo, el informe ha tenido en cuenta el «considerable aumento» del e-commerce, que provoca un «elevado ratio de entregas no exitosas», que los horarios de entrega exigen determinadas franjas horarias de actividad no coincidentes con los horarios habituales de distribución a comercios y el aumento de la fragmentación de pedidos y entregas, que genera un mayor número de viajes y desplazamientos.

En este sentido, se han decantado por la instalación de puntos de recepción/entrega en lugares públicos, creando convenios de colaboración entre el Ayuntamiento de València y las empresas.

Registro municipal

El estudio ha subrayado que Valencia no cuenta con un registro de vehículos que realizan operaciones de distribuciones urbana de mercancías ni con un sistema de acreditaciones ligado a tal registro, por lo que han expuesto la «necesidad« de implantar un registro municipal de vehículos para la DUM en la ciudad.

De esta forma, han considerado que la carencia de un sistema de gestión y control del uso de las zonas de carga y descarga deriva en una «ausencia de control de la ocupación de las reservas« por vehículos industriales y de las limitaciones temporales, ante lo que proponen opciones como aplicaciones para smartphones, sensorización de las plazas o disco horario.

Además, han recomendado simplificar los procedimientos y la creación de un registro municipal de empresas del sector grúas, entre otros, ya que los plazas de otorgamientos de licencias de operación son «muy elevados«, y apuestan por medidas específicas para el sector de las mudanzas, como mayor control de los vehículos, control del intrusismo y la posibilidad de permitir que las grúas de mudanzas participen en pequeños movimientos e materiales de obra de poca entidad.

 

Fotos

Vídeos